logo PTS

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

ENTREVISTA A DALMA, TRANSEXUAL Y VALERIA, TRAVESTI, ENFERMERAS DE LA PLATA

"No soy conflictiva, soy combativa"

A fines del año pasado, la Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto de ley de identidad de género que reconoce el derecho a las personas a desarrollarse conforme con su identidad.

Rosa D'Alesio

22 de marzo 2012

¿Cómo se vive en una sociedad que discrimina a las mujeres trans?

Dalma: Mal, nos quitan los derechos a conseguir el trabajo que queremos, tener el documento que corresponde a nuestra identidad. Tuve que cursar mi carrera soportando eso.

Valeria: Cuando conocí a Dalma la tomé como referente, las chicas trans que conocía trabajaban en la calle, yo no quería eso para mí, pero me fue difícil conseguir un trabajo, o me tomaban y cuando les daba el documento me decían “ah, pero vos no sos este que dice acá”. Este lunes presenté con los abogados del CeProDH el pedido de cambio de DNI, espero que cuando me lo otorguen esto cambie.

¿Por qué creen que existe la discriminación?

V: El Estado es el responsable. Estoy estudiando para auxiliar de enfermería, muchas compañeras que estudian conmigo ya consiguieron algún trabajo, ¿por qué no me lo dan a mí? 
 
D: Te discriminan para darte un trabajo y cuando lo tenés, como yo que hace años que trabajo como enfermera profesional en un hospital, te siguen discriminando. Cuando me presento a un concurso para obtener un ascenso me lo niegan porque tengo que tener una postura de varón o mujer. Tendrían que evaluar mi capacidad profesional, no lo que hago en mi vida personal. Juzgan mi sexualidad pero en los años que llevo trabajando jamás pudieron cuestionar mi desempeño. Tampoco encajo en el sistema de salud donde no se atienden bien a los pacientes, molesto porque quiero humanizar el lugar donde trabajo, por eso me acusan de ser conflictiva, pero yo no soy conflictiva, soy combativa.

No cabe duda que Dalma no sólo humaniza la práctica profesional del sistema de salud dando una buena calidad de atención a los pacientes, también lo hace cuando se muestra tal cual es y desafía al sistema reaccionario y opresivo de “normas” sexuales. La sexualidad expresada tal cual es, colabora en desenmascarar que la “heteronormalidad” es algo impuesto que sirve a los fines de someter.

¿Por qué creen que pese a sus capacidades profesionales se insiste en discriminarlas por su sexualidad?

D: Usan mi sexualidad para descalificarme porque trabajo como me enseñaron en la Facultad. Pero en el hospital eso no se cumple, los pacientes son un número, hay un trato despersonalizado, no hay insumos.

V: El ser humano ataca todo lo que no entiende. Yo quisiera que me evalúen por mi capacidad.

D: Un jefe me dijo “sos un buen elemento, lástima que no sos varón” ¿Cómo explico que yo no uso pechos, pelo y uñas largas sólo porque me gusta? Que no es que un día estuve con un hombre y me gustó, yo siento ser así, ¿qué tengo que explicar?

Se indigna Dalma, deja en claro que la opresión sexual en los lugares de trabajo es un arma para avergonzar, someter y disciplinar.

¿Qué piensan sobre la ley de identidad que cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados?

D: Es contradictorio, por un lado me parece que es un avance que te den el DNI que corresponde a tu identidad, esto va a facilitar mucho que las chicas que quieran buscar trabajo puedan hacerlo. Lo que no creo es que termine con la discriminación. En el hospital hay una disposición que exige que se atiendan a las personas con el nombre de su identidad y no el del DNI, e internar en servicios que corresponda a esa identidad, sin embargo, esto no se cumple.

¿Por qué comenzaron a impulsar el petitorio?

D: Desde que asumí mi identidad peleé mucho por ser aceptada como soy, cursé mis estudios universitarios vestida de mujer, con un DNI que dice lo contrario, viví cosas desagradables, pese al apoyo de mi familia, estuve sola cada vez que tuve que enfrentar esto. Hoy, cuando veo que en mi lugar de trabajo, no sólo me discriminan a mí, sino a las chicas trans que vienen a atenderse, al igual que a mis compañeras mujeres, dijimos basta, por eso empezamos a impulsar el petitorio.

Dalma y Valeria eligen un camino para defender sus derechos e identidades, ya no solas, sino junto a los sectores vulnerados: las personas discriminadas por su orientación sexual, las mujeres, que entre otras cosas les niegan el derecho irrestricto al aborto libre y gratuito, y las y los trabajadores. Si la clase obrera toma en sus manos la lucha contra la opresión, puede avanzar pasos en el respeto y el trato igualitario entre todas y todos los trabajadores. 


Valeria solicitó el cambio del DNI

El CeProDH presentó ante los tribunales de La Plata, la solicitud del cambio de nombre de Valeria. El abogado, Luciano Sívori, afirmó que esta presentación podría sentar jurisprudencia en el ámbito provincial por su carácter virtualmente inédito. A la hora de solicitar el cambio de nombre, la mayoría de la jurisprudencia está vinculada con transexuales; en cuanto a travestis, el caso más emblemático es el de Florencia de la V, pero en Provincia no se conocen antecedentes. Valeria sostiene que esta demanda obedece a que, si bien la Ley de Identidad de Género tiene media sanción, el tiempo transcurrido desde ese momento se ha extendido, postergando así en los hechos, un derecho elemental.


Charla - Debate: Basta de violencia y discriminación

Por el derecho de la salud integral de la población - Contra la violencia laboral y sexual hacia las mujeres y colectivos LGTTBIQ

Martes 27 de marzo, 18.30 hs. - Aula Magna, Facultad de Trabajo Social - LA PLATA


PETITORIO

Basta de violencia y discriminación en los hospitales públicos

En el marco de la media sanción de la Ley de Identidad de Género, obtenida con la persistente lucha de la población LGTTTBI (lesbianas, gays, travestis, transexuales, transgénero, bisexuales e intersexuales), el Ministro de Salud de la Provincia de Bs. As. anunció una resolución en la que se establece con carácter de obligatorio que “el personal de los Hospitales Públicos respetará en las historias clínicas el nombre que el paciente elija en su vida cotidiana, más allá de lo que exprese su documento de identidad”. Esto evidencia la violencia y discriminación que esta población sufre, en particular en el ámbito de la Salud, situación que no deja por fuera a los/as propios/as trabajadores/as del sector.

Los abajo firmantes nos pronunciamos por:

• Identificar como violencia de género todas las prácticas médicas que avasallen la atención integral por la condición de género u orientación sexual. Por el respeto a la identidad de género autopercibida por los/as pacientes trans/travestis que acceden al hospital público.

• Por el respeto a la identidad de género de los/as propios/as trabajadores/as de la Salud.

• Exigimos que el Estado garantice los derechos universales a todas las personas: educación, salud y trabajo.

• Igualdad efectiva en el acceso a los cargos y concursos habilitantes del sector sin sufrir discriminación por nacionalidad, identidad de género, orientación sexual, etc.

• Exigimos terminar con la discriminación, acoso psicológico y violencia que sufrimos permanentemente las mujeres (y que lleva a muchas a la muerte) por el sólo hecho de nuestra condición de género.

• Combatir la discriminación por razones de nacionalidad, identidad de género y sexualidad, nos fortalece como trabajadores/as de la salud para todas las peleas que debemos dar. En la defensa de un hospital público que dé respuestas a los problemas de salud de toda la población, que respete las identidades y garantice un trato igualitario. Sólo los trabajadores, junto a los sectores oprimidos y discriminados, podemos en nuestros lugares de trabajo terminar con esta situación.

Enviar adhesiones a: [email protected]

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: