logo PTS

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

Neuquén: A un año de la represión en la Legislatura

Hace exactamente un año miles nos movilizamos en Neuquén contra la entrega a Chevron y el “fracking”. El gobierno nos recibió con palos, gases, balas y represión, incluyendo las balas de plomo que hirieron a un docente.

PTS

29 de agosto 2014

Neuquén: A un año de la represión en la Legislatura

Lo que empezó como un rechazo al método del fracking por el alto nivel de contaminación, fue transformándose también en un sentimiento antiimperialista por la entrega de los recursos naturales a esta multinacional norteamericana. Fue un punto de inflexión en la provincia, y a muchos se les cayó la careta de ‘nacionales y populares’ o de ‘progres’, porque se alinearon con Chevron, y eso lo vieron miles.

Los estatales enrolados en la CTA, los docentes de ATEN, los ceramistas, las comunidades mapuches, los estudiantes secundarios y universitarios paramos y nos movilizamos aquel día, junto a la comunidad, resistiendo incluso la represión del grupo especial de la policía durante ocho horas, lo cual generó un hecho político nacional mostrando una votación ilegítima. Pero como dijimos en ese momento, lo que faltó fue la alianza con los trabajadores petroleros y de los grandes sindicatos industriales y de servicios, que pudiera atraer a su vez el apoyo de amplios sectores de las clases medias neuquinas que se oponían pasivamente al acuerdo entreguista. Pero Pereyra, siendo Secretario General del Sindicato de Petroleros, se encargó de evitarlo. Habiéndose manifestado en contra por pura conveniencia electoral, no impulsó una sola medida contra este acuerdo. Si el Sindicato Petrolero se decidía a poner esa fuerza social en movimiento, a los miles de trabajadores que mueven todos los días los pozos, la historia hoy sería otra.

A un año de aquella represión, durante una votación que pasará a la historia de la provincia como una de las más vergonzantes, todavía no hay un solo policía ni funcionario imputado por los heridos, incluyendo a Rodrigo Barreiro, quien todavía lleva en su cuerpo una bala de plomo policial. Sin embargo, quienes estuvimos manifestándonos en contra del acuerdo estamos siendo citados en el marco de una escandalosa causa armada, acusados de haber querido interrumpir una sesión legislativa.

Quienes se unieron hace un año al servicio de Chevron, hoy se pelean por las migajas que quedan de esta entrega. Desde el PTS y el Frente de Izquierda, por el contrario, seguimos peleando por la nacionalización del petróleo y el gas bajo control de los trabajadores, para terminar con el saqueo, el fracking, la contaminación y el avasallamiento al pueblo mapuche.
 

Temas relacionados: