logo PTS

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

Por un movimiento independiente del Estado y de la Iglesia

Marcha del Orgullo LGTBI: organizamos una columna combativa

El sábado 9 más de quinientos compañeras y compañeros, militantes de la Juventud del PTS, de Pan y Rosas e independientes nutrimos la columna del FIT en la XXII edición de la marcha del orgullo LGTBI.

PTS

14 de noviembre 2013

Marcha del Orgullo LGTBI: organizamos una columna combativa

El sábado 9 más de quinientos compañeras y compañeros, militantes de la Juventud del PTS, de Pan y Rosas e independientes nutrimos la columna del FIT en la XXII edición de la marcha del orgullo LGTBI.

Entre el negocio “gay friendly” y los despachos del Estado
Como cada año, miles participaron de la marcha. Pero su carácter se definió entre cuatro paredes. Mientras las empresas que lucran con nuestra sexualidad coparon el recorrido con camiones “festivos” de bares y boliches (abriéndose paso con “patovicas”) la comisión organizadora, encabezada por las direcciones de la FALGTB[1] y la CHA[2], una vez más organizó un acto k en el Congreso. Pero ni los premios a CFK y al ministro de Educación Sileoni, ni el festejo por la Ley de Medios ni la marcha peronista a todo volumen pudieron ocultar el retroceso del kirchnerismo en la marcha. Un sector de la comunidad LGTBI que veía con buenos ojos al gobierno “de la igualdad y los derechos humanos” hoy ve cómo ese gobierno militariza los barrios por “seguridad” y se abraza con el Papa Francisco, quien en 2010 nos declaró la “guerra de Dios”. 

Realidad LGTBI en el país del Papa
Las leyes de Matrimonio Igualitario y de Identidad de Género (conquistadas tras años de militancia LGTBI y no por voluntad del Gobierno) son un gran avance. Pero no todo es color de rosa… La violencia homolesbotransfóbica continúa. Y si bien sólo algunos casos salen a la luz, éstos no fueron pocos en el último año. Como el del joven atacado mientras le decían “con Papa argentino no hay putos argentinos”, o la feroz golpiza a la activista trans Diana Sacayán por parte de “civiles” y también de Gendarmería, o las razzias en bares de Buenos Aires.
En los barrios populares continúa el acoso y la represión policial a las y los trans, en su mayoría empujadxs por la discriminación laboral a ejercer la prostitución. En la marcha una bandera gritaba “la prostitución no es trabajo”. La ley de identidad no se aplica en los hospitales, no se garantizan los tratamientos necesarios. Y los docentes son perseguidos si quieren implementar una educación sexual no heteronormativa, como pasó hace poco en San Luis.
La mayor fuente de homolesbotransfobia es la Iglesia Católica, que opera para mantener el aborto clandestino. En pleno siglo XXI, por decretos de la dictadura aún vigentes, sigue recibiendo millonarios subsidios para sostener su aparato oscurantista. Y desde que Bergoglio llegó al Vaticano los obispos influyen cada vez más en la política nacional. Ahora negocian con Cristina enmiendas a la reforma del Código Civil. El gobierno y la oposición patronal compiten por la foto con “Francisco”, pero Bergoglio fue de los más abucheados en el acto.

Por un movimiento independiente de los patrones, la Iglesia y el Estado
El Frente de Izquierda es el único que sostiene una posición homogénea, apoyando las leyes de MI y de IG, exigiendo el aborto legal y la separación definitiva de la Iglesia del Estado. Eso impulsó a muchos a sumarse espontáneamente a nuestra columna, incluyendo activistas LGTBI históricos.
Pero como la igualdad ante la ley no es igualdad ante la vida, luchamos por organizarnos junto a compañeras y compañeros docentes, de las industrias y los servicios, amas de casa y estudiantes. Nuestra columna, enérgica y combativa, expresó infinidad de peleas que damos diariamente en cada lugar de trabajo o estudio, y en el espacio público, contra el oscurantismo.
Queremos poner en pie un movimiento LGTBI independiente de los gobiernos y la oposición patronal, que luche por nuestras demandas. Contra la discriminación, por trabajo genuino, la aplicación de la LIG en los hospitales, educación sexual integral, laica y de calidad en todos los niveles. Nuestra lucha por la libertad sexual y contra el patriarcado debe ir de la mano del movimiento obrero, las mujeres, inmigrantes y demás sectores oprimidos. Esas banderas son las que levantamos con orgullo cada día.

[1] Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Trans y Bisexuales.
[2] Comunidad Homosexual Argentina.