logo PTS

Wing izquierdo!

El aguante

17 de agosto 2006

El Fútbol durante la 2ª fecha levantó el nivel. Equipos que arriesgaron y lucieron, varios partidos con muchos goles, planteos arriesgados que apuestan al arco de enfrente. Por ahora los mejores vienen de Paraguay: sorprende ver jugar a los dos “guaraníes” de Newell`s. Mientras esperamos que el juego continúe igual, la jornada trajo otro tema: ¿qué significa la violencia en las canchas? 
La hinchada de Godoy Cruz protagonizó una gresca por la que se suspendió su partido ante Arsenal. Los gases lacrimógenos de la policía del “progresista” Cobos, invadieron la cancha y descompusieron hasta a los jugadores. Reapareció la peor de las barras bravas, la maldita policía que casi asesina a un jugador de San Martín de Mendoza el año pasado; que cuando no hay fútbol se entretiene con el gatillo fácil, como en el triste caso Bordón. Indignado, el gobernador radical transformado en kirchnerista declaró que lamenta los “daños y lesiones al personal policial”.
Hace algunas décadas, cuando el equipo perdía, rugían en la tribuna de socios, pidiendo la cabeza de jugadores y dirigentes. Rompían el carnet en señal de protesta y hasta se retiraban antes, ofendidos por el mal espectáculo. Aunque amenazaban con no volver a la cancha, el ritual se repetía cada domingo si el equipo no levantaba, y se olvidaba rápidamente si cambiaba la racha. Pero en los ´90 apareció la cultura del aguante: actitudes como aquéllas no se le ocurren a casi nadie; se corre el riesgo de ser tildado de “pechofrío”. Si el equipo pierde, si es humillado por el rival, más hay que gritar y demostrar que uno lo sigue en las buenas y en las malas. Hay que demostrar quién tiene más aguante. Esta costumbre algunas veces se desvía para otro lado, y termina en el enfrentamiento físico contra las otras hinchadas.
Los Barras bravas son la deformación del “aguante”. Tienen lazos con los dirigentes de los clubes, con burócratas sindicales y con punteros de los partidos patronales, tienen todas las facilidades para ir a los partidos y hasta se dieron el lujo de viajar al Mundial. Ante este panorama, la barra brava de Godoy Cruz no quiso ser menos; exigió un porcentaje de lo que ganan los jugadores y otro extra cuando jueguen de visitante. Prácticamente acordar los valores a cambio de los que brindarán el “aguante”. Si no lo consiguen, ¿le venderán el aguante a otro club? ¿Dónde está el aguante? ¿Lo de Godoy Cruz es una excepción?
–Las barras bravas casi siempre trabajan para los gobiernos, los patrones y la burocracia sindical en contra de los trabajadores si fuera necesario. Es sabido que Barrionuevo usa a la de Chaca como fuerza de choque, Moyano la del rojo o Sobisch que le pagó a la barra de Cipoletti de Río Negro en contra de los obreros de Zanón. –reflexiona Aurelio.
Para Aurelio, el verdadero aguante puede llegar a promover amistades entre hinchadas. Siempre recuerda una historia que sucedió en el año 1982. Jugaban Defensores Unidos de Zárate y Almagro. Antes de empezar el partido, las hinchadas celeste y de Almagro habían arreglado cantar canciones en contra del régimen militar que estaba a punto de retirarse y nada más. Cuando promediaba el partido, la hinchada local cantaba en contra la dictadura y empezó la represión policial contra ella; entonces la hinchada de Almagro “apoyó” a la celeste. Para la historia quedó el triunfo de CADU esa tarde. En el partido de vuelta en José Ingenieros, los de Almagro invitaron a los de Zárate a un asado. Así empezó esta amistad. Desde entonces fueron a alentarse mutuamente.
Hay miles de hinchas que, como Aurelio, viajan kilómetros de tren, subte, bondi, y hasta algunas cuadras a pata para ver al equipo de sus amores, bajo el calor más agobiante, la lluvia más pegajosa o el frío más helado. O como el laburante que sacrifica algunos pesitos para ir a una platea a ver mejor alguna jugada que incluya lujos, o por pagar la cuota del club para no perderse la campaña del equipo y de paso bancarlo. A ellos les rinde homenaje esta columna.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: