logo PTS

Comunicados de prensa

Duro cruce de Nicolás del Caño con la bancada del FPV

El diputado nacional del PTS en el Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, hizo hoy una encendida denuncia al Gobierno nacional por su actuación durante el conflicto de la fábrica Gestamp, lo que motivó un duro cruce con varios integrantes de la bancada oficialista y una respuesta del diputado sindical del SMATA Oscar Romero, durante el informe de gestión de Jorge Capitanich. "Usted y la ministra (Débora) Giorgi actuaron como voceros y agentes de una multinacional como Gestamp, ¡y después dicen que se enfrentan a las corporaciones!", increpó Del Caño al Jefe de Gabinete. "Amparan a una burocracia sindical como la del SMATA que actúa como una fuerza de choque paraestatal contra los trabajadores que luchan para recuperar su empleo", y denunció a la vez "la militarización por parte de la Gendarmería Nacional enviada por su (Capitanich) gobierno como si los trabajadores que luchan fueran peor que delincuentes".

Duro cruce de Nicolás del Caño con la bancada del FPV
4 de junio 2014

El diputado nacional del PTS en el Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, hizo hoy una encendida denuncia al Gobierno nacional por su actuación durante el conflicto de la fábrica Gestamp, lo que motivó un duro cruce con varios integrantes de la bancada oficialista y una respuesta del diputado sindical del SMATA Oscar Romero, durante el informe de gestión de Jorge Capitanich. "Usted y la ministra (Débora) Giorgi actuaron como voceros y agentes de una multinacional como Gestamp, ¡y después dicen que se enfrentan a las corporaciones!", increpó Del Caño al Jefe de Gabinete. "Amparan a una burocracia sindical como la del SMATA que actúa como una fuerza de choque paraestatal contra los trabajadores que luchan para recuperar su empleo", y denunció a la vez "la militarización por parte de la Gendarmería Nacional enviada por su (Capitanich) Gobierno como si los trabajadores que luchan fueran peor que delincuentes".

Al finalizar su alocución el diputado por Mendoza se aprestaba a leer un pequeño párrafo del escritor detenido-desaparecido Rodolfo Walsh referido a la burocracia sindical (ver abajo), y la diputada Diana Conti, en ese momento ejerciendo la presidencia de la sesión, planteó que "no nos va a venir a leer a Walsh a nosotros" y, pese a la insistencia del diputado trotskista, le cortó el micrófono, mientras otros miembros de la bancada del FPV como Carlos Kunkel y Oscar Romero le gritaban.
Al finalizar la sesión la presidenta del bloque del Frente para la Victoria le dio la palabra al diputado Oscar Romero, dirigente nacional del SMATA. Este hizo una reivindicación del sindicalismo peronista y de la actuación del SMATA durante el conflicto de Gestamp, haciendo responsable a los trabajadores de los despidos.

Del Caño, junto con el resto de los diputados del Frente de Izquierda (Néstor Pitrola y Pablo López), decidieron entrar en la sesión informativa del jefe de Gabinete, pese a la posición contraria de los principales bloques opositores. "La oposición que no entró resulta que le votó al Gobierno todas las leyes que le viene pidiendo, como el increíble pago a los vaciadores de Repsol, la exención de impuestos a las aceiteras sojeras y una baja de aportes patronales en beneficio de los empresarios. Nosotros utilizamos nuestra intervención en el recinto para denunciar la escandalosa actuación del Gobierno antiobrero”, finalizó Nicolás del Caño.

Contacto:

Nicolás del Caño: (011) 15 2309 1046 / (0261) 470 6345 | @NicolasDelCano | www.facebook.com/NicolasDelCano.PTS

Cita de Rodolfo Walsh

Pero al suceder actuaron todos o casi todos los factores que configuran el vandorismo: la organización gangsteril; el macartismo (“Son trotskistas”); el oportunismo literal que permite eliminar del propio bando al caudillo en ascenso; la negociación de la impunidad en cada uno de los niveles del régimen; el silencio del grupo solo quebrado por conflictos de intereses; el aprovechamiento del episodio para aplastar a la fracción sindical adversa; y sobre todo la identidad del grupo atacado, compuesto por auténticos militantes de base.
El asesinato de Blajaquis y Zalazar adquiere entonces una singular coherencia con los despidos de activistas de las fábricas concertados entre la Unión Obrera Metalúrgica y las cámaras empresarias; con la quiniela organizada y los negocios de venta de chatarra que los patrones facilitan a los dirigentes dóciles; con el cierre de empresas pactado mediante la compra de comisiones internas; con las elecciones fraguadas o suspendidas en complicidad con la secretaría de trabajo. (Rodolfo Walsh, ¿Quién mató a Rosendo? Ediciones de la Flor.)