Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
20 de noviembre de 2019

La Verdad Obrera N° 394

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

BESTIARIO

Días de gala

30 Sep 2010   |   comentarios

FRIVOLITE. El blog de Alicia de Arteaga, la semana pasada, no ahorra detalles. “Fue en el Alvear Palace la memorable velada organizada por los Amigos del Bellas Artes, con su presidenta Nelly Arrieta de Blaquier al mando. Moda, arte y poco de frivolité mundana subrayada por la consigna de la gala, como es tradición en estos saraos: vestirse con look 1910. Discreta, cola de caballo y punto, la colorada Viviana Canosa fue seguida de cerca por un perserverante Cristiano Ratazzi” (La Nación, 17/9).

El hombre de la Fiat en Argentina no se pierde una. Combina las noches de gala de la decadente burguesía, que se disfraza con nostalgia “look 1910”, con las rondas de “negocios 2010”. Entonces dice, ante los 400 empresarios que lo escucharon esta semana en el encuentro Idea Pyme: “actualmente estamos en 420 unidades por día , pero nuestras proyecciones son las de llegar a 1.000 a 1.200 vehículos por día, en dos años” (Clarín, 29/09).
Los asistentes se miran, impresionados. Mil doscientos autos por día. Se ponen de pie para aplaudir la ambición de Ratazzi, la ambición de la Fiat.

NUMERO. Mil doscientos autos por día. A 700 kilómetros, las palabras de Cristiano retumban en la cabeza de un contratado de la Fiat Córdoba. “Las condiciones de laburo, 12 o 13 horas adentro, son totalmente esclavizantes. No es sólo un problema de la cantidad de horas, sino el esfuerzo. Cuando entré hace más de un año, ‘tirábamos’ 270 autos por día, 3000 operarios, después ‘tiramos’ 350, con un poco más de gente y – siempre hablando de las 8 horas de trabajo - hoy tiramos 420. Pasamos a producir 80 autos más sin extras, sin que tomen más gente. Esto es Fiat, donde te accidentás y te mandan a laburar de vuelta ...¿en qué fabrica te hacen eso?”. (LVO 387)
En la planta de camiones de Fiat, la Iveco, a los duros ritmos de trabajo se suman pésimas condiciones de seguridad laboral. La seguidilla de accidentes amenazan la vida de los trabajadores, rostro evidente de cómo se sostiene el ‘boom automotriz’ de Cristiano y Cristina.

CERDOS. Alejado de semejantes ‘daños colaterales’, el gerente de la Fiat prefiere cenar en La Bourgogne, el exclusivo restaurante del Alvear Palace Hotel. No importa que el menú degustación de siete pasos - con selecta colección de vinos argentinos y franceses - valga $ 550 por persona.
Y brinda por los mil doscientos autos por día.

¿Cómo lo iba a imaginar, cuando entró a trabajar como recomendado de la familia Agnelli a la Fiat Concord, en 1969?
Eran épocas bravas.

En Argentina, los sindicatos clasistas cordobeses le cuestionaban a la empresa los golpes de la máquina e invertían el tiempo ganado en hacer política.

En Italia, el otoño caliente también amenazaba los lujos de los Agnelli. Como decía un militante obrero de esa época, “somos los 150 mil obreros de Fiat los que hemos creado toda esta riqueza y de la que no nos dejan más que las migajas. Porque hemos creado toda esta riqueza dejándonos la vida en el trabajo o muriéndonos de hambre en el Sur. Pero ahora que somos la gran mayoría del proletariado ya no tenemos ganas de trabajar y de dejarnos la vida por el progreso del capital y de su Estado. Estamos hartos de mantener a estos cerdos”. (Nanni Balestrini, Lo queremos todo)
Llegará el momento de cortar con tanta gala.

Temas Relacionados: Nacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota