logo PTS

Nacional

Subte

Abajo el tarifazo contra los trabajadores y sectores populares

El tarifazo que acaba de anunciar el gobierno de Macri es una verdadera provocación contra los usuarios, en su inmensa mayoría trabajadores, muchos de ellos precarios y provenientes de sectores populares.
Artículo de La Verdad Obrera + entrevista a Claudio Dellecarbonara, delegado de la Línea B, en Pateando el Tablero + video de TVPTS

Claudio Dellecarbonara

5 de enero 2012

El tarifazo que acaba de anunciar el gobierno de Macri es una verdadera provocación contra los usuarios, en su inmensa mayoría trabajadores, muchos de ellos precarios y provenientes de sectores populares. Esta medida, a tono con los ataques del gobierno nacional en varias provincias y contra los estatales del país, es el resultado del reciente acta-acuerdo entre el gobierno de Macri y el de CFK para mantener las ganancias de la patronal parásita de los Roggio con el subsidio de casi 800 millones de pesos que se comprometieron a entregarle en partes iguales para este año.

Los trabajadores no tenemos porqué garantizar con nuestro sacrificio los millones que se vienen llevando año tras año. Su único interés es lucrar con el mal servicio de los usuarios y tanto el gobierno nacional como el de la Ciudad fueron sus garantes.

En la confusión generalizada de argumentos entre macristas y kirchneristas se cuelan algunas verdades. Son ciertas las acusaciones del gobierno nacional contra el de la Ciudad por haber tomado un crédito internacional para realizar extensiones y obras que nunca se iniciaron, y no es menos cierto que la continuidad de la concesión en manos de Metrovías, incluyendo la falta de control de las nulas inversiones y falta de mantenimiento, la complicidad en los negociados con los subsidios, es responsabilidad del gobierno nacional.
Si se dejara de subsidiar a los Roggio no sería necesario semejante tarifazo. Por eso hay que terminar con la privatización menemista, reestatizar el subte y ponerlo bajo el control de los únicos interesados y comprometidos con el buen servicio que son sus trabajadores y usuarios.

Es que el acuerdo entre ambos gobiernos, que Schiavi calificó en su momento como “un esfuerzo compartido” se basa en mantener los negociados de los grandes capitalistas haciendo pagar a los trabajadores los costos del fracaso de un sistema de subsidios heredados de la década menemista que les garantiza alta rentabilidad con baja inversión privada. Así la patronal de Metrovías incrementó sus ganancias sin preocuparse por la mejora del servicio pero sí por recibir mayores aportes estatales. Ahora, cuando el gobierno necesita más “caja” encontró el momento propicio para que “Macri sea Mauricio”: 24 horas después del acuerdo lanza el tarifazo aumentando un 127% el costo del pasaje. El único “esfuerzo compartido” que pretenden es el de los trabajadores y usuarios.

Que el Subte vuelva al Estado bajo control de los trabajadores y usuarios

Los trabajadores del subte rechazamos el tarifazo y cualquier pretensión de atacar las conquistas de los trabajadores. Es necesario organizar asambleas de emergencia para votar medidas de lucha que permitan unir a trabajadores y usuarios, como la apertura de molinetes en forma progresiva hasta que caiga el tarifazo. Es necesario, desde la CD del subte y las organizaciones obreras, estudiantiles y políticas comprometidas con la causa de los trabajadores y usuarios, poner en pie acciones y una campaña sistemática para que este objetivo se cumpla.

Contrariamente al acuerdo que tiene el gobierno nacional con el de la Ciudad, exigimos conocer los costos operativos reales del subte, para discutir cual es la verdadera necesidad de los valores tarifarios. Pero esto es imposible mientras Metrovías se encuentre a cargo del servicio. Por el contrario, el Estado, sin financiar a la patronal, debería garantizar un sistema de transporte controlado por los que hacemos funcionar a diario el subte, los que podemos lograr un servicio económico para la población y que pueda destinar los recursos comunes (ya sea de aportes estatales o de excedentes del costo del boleto) a una mejora de la infraestructura del servicio. La única salida favorable es la estatización definitiva del Subte con una administración directa por los trabajadores y usuarios.

Temas relacionados: