logo PTS

NACIONAL

DEUDA EXTERNA: SIGUE EL LITIGIO CON LOS FONDOS BUITRES

A las órdenes de los jueces de Nueva York

El 27 de febrero se realizó la audiencia en los tribunales de Nueva York por el litigio de los fondos buitres que no entraron a los canjes de deuda.

Pablo Anino

7 de marzo 2013

El 27 de febrero se realizó la audiencia en los tribunales de Nueva York por el litigio de los fondos buitres que no entraron a los canjes de deuda. Luego de dos días de malos augurios por parte del establishment financiero compungido por un posible resultado adverso para Argentina y caída de los bonos de deuda, llegó la “buena” noticia: el 1° de marzo la Corte de Apelaciones solicitó una propuesta de pago. El gobierno se encamina a un acuerdo con los especuladores.

Son todos buitres

El vicepresidente Amado Boudou y el ministro de Economía Hernán Lorenzino salieron firmes como granaderos de la audiencia ante la Corte de Nueva York, como si de una gesta por la independencia se tratara. En esa Corte los intereses nacionales fueron “defendidos” por el estudio Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton que intentó convencer a los jueces de la posición argentina. Lo que el gobierno presenta como un posible resultado favorable implicaría que, previa aceptación de la Corte, se reabra el canje y se ofrezca a los fondos buitres pagar “no en mejores condiciones que el 93% que entró al canje” anterior. Es decir, que los K retroceden de su planteo original, que recontra aseguraba que a los buitres no les pagarían un centavo.

El aumento del hostigamiento verbal contra los fondos buitres de CKF es proporcional a las concesiones que hace en Nueva York. Según trascendidos, al pedido de la Corte para que Argentina presente una propuesta de pago, el gobierno respondería con un ofrecimiento de un bono par (sin quita) con plazos largos para acercar posiciones al dictamen del juez Thomas Griesa, que establecía un tratamiento igualitario (“pari passu”) y el pago del 100% del valor de los bonos. En tal caso, los fondos buitres también se verían obligados a retroceder parcialmente de su ambición de cobrar en efectivo, lo cual no niega que de todos modos obtendrían fabulosas ganancias por unos bonos que compraron a precios de remate.

Esos bonos par fueron una de las alternativas que se ofrecieron en los canjes de 2005 y 2010, junto con otras de bonos con quita, pero que incluían jugosos premios como el cupón PBI. El canje de 2010 lo orquestaron Barclays, el Citibank y el Deutsche. Además, contó con la aceptación de otros fondos buitres como Marathon y Gramercy. Nunca hubo “renegociación soberana” ni “quita histórica” como dicen los K. Gran parte del 93% de los bonistas que aceptaron los canjes previos, son también buitres que compraron los bonos por centavos e hicieron grandes ganancias. Esto marca el tenor de la estafa que se gestiona en Nueva York contra los intereses nacionales.

El lobby de los “amigos” imperialistas

El FMI hizo lobby a favor de Argentina. El Banco de Nueva York y otros buitres que hoy cobran puntualmente se presentaron en la audiencia. Por su parte, el Tesoro de los EE.UU. realizó dos “amicus curiae” (presentaciones como amigo del tribunal). En todos los casos buscaron fortalecer la posición Argentina. Estos “amigos” obviamente no defienden la soberanía nacional. Por el contrario, saben bien que una resolución adversa al país pone en crisis a la plaza de Nueva York como centro mundial de pagos a los especuladores financieros y podría afectar futuras reestructuraciones de deuda con quita, tan necesarias en el medio de la crisis económica mundial.
 
“Dólares para todos” los buitres

 La pose soberana de los funcionarios que se pasearon por Nueva York es ridícula. En diciembre último Argentina pagó en esa plaza cerca de 3.500 millones de dólares a los buitres que sí entraron al canje. En realidad defienden la soberanía de Nueva York como plaza financiera internacional a la que todos los gobiernos desde Menem hasta Kirchner entregaron la jurisdicción de los bonos de deuda. Además que buscan garantías para seguir honrando la ilegítima deuda externa. Es que si la Corte neoyorquina ordena un embargo de los fondos que el gobierno entrega al Banco de Nueva York regularmente para que efectúe los pagos de la deuda podría decretarse un default (no pago) técnico.

Por su parte, la oposición mediática y patronal, junto al establishment financiero, no sale de su desconcierto. Luego de la audiencia del 27 de febrero auguraron un debilitamiento de la posición argentina. En su afán entreguista no advierten que los K profesan una fe férrea hacia los compromisos con el capital imperialista que ya se llevó 100 mil millones de dólares por deuda externa desde 2003. Mientras, la deuda pública aumenta y sus pagos se hacen cada vez más pesados y se realizan sustrayendo recursos del Banco Central y la Anses, en lugar de utilizarlos para atender las necesidades de los trabajadores y el pueblo pobre. Para acabar con el saqueo imperialista hay que dejar de pagar la deuda externa y nacionalizar toda la banca para ponerla al servicio de las necesidades sociales.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: