Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
19 de octubre de 2017

Movimiento Obrero

Libertad a Emilio Alí:

Represión a los piqueteros

08 Aug 2001   |   comentarios

El viernes 3 de agosto varios centenares de integrantes del Movimiento TERESA RODRIGUEZ" (MTR) de Florencio Varela se concentraron frente al Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires para reclamar el pago de planes "Barrios Bonaerenses" atrasados y otras cuestiones vinculadas a la supervivencia de los desocupados. Mientras el grueso de la columna permanecía en el exterior del edificio manifestándose, varias comisiones hablaron sucesivamente con el ministro Aníbal Fernández y otros funcionarios jerárquicos, profundizando los planteos que ya venían sosteniendo desde el comienzo de la semana, cuando 180 desocupados que debían percibir sus haberes por el trabajo del mes de julio en el marco de los planes de trabajo provinciales descubrieron que no se les pagaría, y otros, que debían cobrar $ 160 por planes de Obras recibieron sólo $ 120, monto correspondiente a planes de Apoyo Institucional.
Luego de varias reuniones a lo largo de la mañana, finalmente el ministro planteó a los desocupados que el lunes continuarían conversando y les daría una solución, pidiendo como muestra de buena voluntad que se retiraran del lugar sin divulgar los detalles del acuerdo "para no quemarse políticamente".
Fue así que el vocero del MTR, Roberto "Negro" Martino, en improvisada conferencia de prensa, informó a los medios que habían encontrado buena receptividad en el funcionario, que retornarían a Florencio Varela, y que continuarían conversando con el ministro en la cita prevista para el lunes
6.
La columna se dirigía hacia la estación de tren de La Plata cuando los compañeros advirtieron la presencia entre ellos de individuos armados con palos blancos y varillas de hierro que no pertenecían al Movimiento. Apenas tuvieron tiempo de hacerlo notar a los jefes del operativo policial que los rodeaba, cuando estas personas, de civil, provocaron incidentes destrozando elementos de la vía pública y agrediendo manifestantes. En segundos, policías de uniforme y de civil detuvieron a 58 compañeros, resultando muy evidente la forma en que un grupo de no uniformados cayó sobre el Negro Martino, procediendo a su detención.
El fiscal interviniente requirió del juez de garantías la indagatoria de los 58 por los delitos de coacción agravada y atentado a la autoridad, este último supuestamente cometido al momento de sus detenciones. La víctima de la coacción sería el ministro de trabajo Aníbal Fernández, quien declaró en el interín (antes e inmediatamente después de las detenciones) que en ningún
momento fue presionado ni amenazado, y que la conversación se manejó en términos amables. Como primera muestra del perfil de la instrucción, digamos que Fernández, la presunta víctima, sólo formuló la denuncia a las 15:30, cuando los compañeros fueron arrestados a las 13:00 hs. Es decir que la policía y el Fiscal fueron clarividentes para saber que debían detener a casi 60 personas dos horas y media antes de que hubiera cualquier denuncia en su contra.
En un acta policial suscripta mientras se realizaba la manifestación, el ministro declaró a la propia policía que estaba dialogando con los desocupados y expresamente admitió que nadie lo está amenazando. Igualmente los empleados optaron por permanecer en sus lugares de trabajo, sin que nadie les impidiera continuar con sus tareas.
El día sábado fueron indagadas las compañeras detenidas, y el domingo los hombres. La última declaración terminó cerca de las 2 de la mañana de hoy, lunes 6 de agosto, motivo por el cual demoramos el cierre de este Boletín para contar con toda la información.
La defensa de los compañeros fue asumida por CORREPI (María del Carmen Verdú y Claudio Pandolfi), HIJOS La Plata (M. Ester Alonso Morales y Sofía) y CEPRODH (Myriam Bregman e Ivana Dal Bianco).
El mismo sábado por la mañana se reclamó la excarcelación de los detenidos, lo que aún no fue resuelto por el Juez Atencio, ni siquiera respecto de cuatro personas que fueron arrestadas sin participar en la manifestación, pero que llamativamente son tan morochos y carenciados como los compañeros desocupados.
Todos los detenidos, incluso estos cuatro ajenos al movimiento, denunciaron que el Servicio Penitenciario Bonaerense los interrogó acerca de las características del movimiento, nombres y domicilios de los líderes, frecuencia y lugar de las reuniones, etc. También relataron los hombres que fueron vejados al ingresar al penal de Magdalena, al obligárselos a desnudarse por completo en el patio al aire libre alrededor de las dos de la mañana del sábado, con una temperatura gélida, con la excusa de una revisación médica, permaneciendo todos a la intemperie mientras los iban
revisando de a uno. Ya estamos preparando las pertinentes denuncias contra el servicio por realizar tareas de inteligencia presionando a los detenidos y por vejarlos. El negro Martino relató en su declaración que, al preguntar porqué hacían esas preguntas, el jefe de requisa le contestó "por curiosidad personal". ¿Tendrá miedo el milico de quedar desocupado, y quiere saber dónde conectarse con los compañeros?
El domingo por la tarde, en plenas indagatorias, la compañera Hebe de Bonafini se presentó en la fiscalía, causando el natural revuelo que su presencia desata en los poderes del estado, y exigió ver a los compañeros detenidos, a los que además de su solidaridad acercó ayuda material en forma de comida y abrigo. Mientras permaneció en el edificio, se desplegó un impresionante cerco policial con efectivos antimotines que fue disuelto apenas el pañuelo blanco dio la vuelta a la esquina.
Técnicamente no hay en la causa ninguna prueba para acusarlos, pero hay evidentemente una decisión política de escarmentar al Teresa Rodriguez, en el marco más amplio de la judicialización de la protesta. Este movimiento de desocupados, además, ha dado muestras de no disciplinarse frente a acuerdos de otros sectores con el poder político y ello les ha valido, incluso, recriminaciones por derecha de otros desocupados.
El equipo de trabajo conformado por CORREPI, CEPRODH e HIJOS está preparando un recurso de habeas corpus basado en las irregularidades detectadas en el expediente, y en la ausencia de fundamento para las detenciones. Sólo un ejemplo de lo que preocupa a los instructores: el fiscal Leandro Heredia le preguntó, a cada uno de los detenidos, sistemáticamente, si había banderas
rojas en la manifestación. Con picardía, Martino le respondió "¿Está prohibido el rojo?".

Temas Relacionados: Movimiento Obrero









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota