Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
19 de noviembre de 2017

Nacional

La burocracia K reprime a ambientalistas para defender a las multinacionales

28 Nov 2012   |   comentarios

En la tarde de este martes 27 de noviembre una patota de más de 50 integrantes de la burocracia sindical de la Uocra comandada por el mafioso de Mateo Suárez, reprimió salvajemente con palos, cadenas y piedras, entre otras cosas, a militantes ambientalistas en inmediaciones de la Legislatura Provincial, en la ciudad de Rawson. La burocracia para poder atacar realizó una “movilización” de más de 500 trabajadores ocupados y desocupados de la Uocra, que en arreglo con las patronales para no descontarles el día de laburo, bajo el amparo del gobierno nacional y provincial K y la liberación de la zona por parte de la policía, se hicieron presentes en el lugar con el propósito de formar un escudo humano para amedrentar y no dejar que los manifestantes por el “No a la mina” pudiesen ingresar a la sesión de la Legislatura Provincial, donde se corría el rumor que se trataría el marco regulatorio para aprobar la actividad megaminera y contaminante en la provincia.

Desde ya, este desenlace era previsible desde tempranas horas de la mañana. Incluso anoche llegó una delegación de personas de algunas localidades del interior de la provincia, pagas por las empresas megamineras, para acampar en apoyo al marco regulatorio minero. Hoy por la mañana movilizó la Uocra provincial siguiendo órdenes nacionales del buchón de la última dictadura militar Gerardo Martínez, quien días atrás se reunió con el gobernador Martín Buzzi para acordar esta alianza pro minera. Cabe recordar que tanto la Uocra provincial como la nacional, Karnearon la huelga general del pasado 20N, y en la provincia cuentan con cientos y cientos de trabajadores tercerizados en Aluar y el petróleo, y nunca pararon o efectuaron acciones de lucha para pasarlos a planta permanente. Además es por lejos el gremio con mayor cantidad de trabajadores desocupados. Es decir, esta burocracia que nunca se movilizó a favor de los trabajadores, sí lo hizo este martes para reprimir un legítimo reclamo contra la mega minería contaminante.

Sin embargo, es evidente que los responsables ideológicos de la tercerización de la represión los debemos buscar en quienes realmente están más interesados en la aprobación del marco regulatorio: gobiernos nacional y provincial y las empresas multinacionales expoliadoras y contaminantes.

LAS VOCES PATOTEADAS NO CALLAN
Las víctimas de esta brutal represión lejos de desmoralizarse, han incrementado el odio y la revulsión contra las megamineras y los gobiernos que las amparan. En ese sentido, pudimos conversar con Matías, ambientalista que en este momento se está haciendo conocido a nivel nacional en las redes sociales por aparecer con una campera blanca toda ensangrentada, luego de la golpiza. Respecto a cómo sucedieron los hechos, nos decía: “nos vinieron a amedrentar, a causar miedo. Nosotros simplemente queríamos ir a participar de la sesión. Teníamos garantizado que íbamos a poder participar. Los matones se avasallaron contra nosotros en la plaza. Recibo un palo en la cabeza desde atrás. Me desvanezco y me levanto. Nosotros éramos alrededor de 20 o 30 y comenzamos a retroceder cuando ellos empezaron a avanzar. Tratamos de retroceder. No había dispositivo de seguridad, había zona liberada. Hubo complicicidad del aparato político”.

Marcela, otra reconocida ambientalista de la zona, nos daba más detalles de lo sucedido: “convocamos a todo Rawson, Playa Unión, Dolavon, Trelew, Puerto Madryn, Gaiman, etc. Concurrió bastante gente. Se votó y se decidió ir todos juntos, pacíficamente. Dimos 5 o 6 pasos y nos salen 500 tipos con palos y pistolas porque tiraban tiros al aire. Algunos pudimos escapar y a otros compañeros los lastimaron mucho. También le pegaron a la policía”. Sin embargo, Marcela nos agrega que no fue la primera vez que un sector pro minero recurre a la intimidación y la violencia para defender sus intereses: “Después de una de las primeras sesiones me llamaron de un teléfono característica 011, atendí y me dijeron ‘a vos te la vamos a dar´. Luego hubo otra amenaza con mensaje de texto. En el desfile por el día del aniversario de Rawson, estábamos toda la asamblea por el ‘No a la mina´ y Buzzi mandó a Goméz, jefe de infantería, a Momberg y a Araujo, que son 3 policías, a que me tapen para que no saliera en los canales porque estaba con la bandera y remera del ‘No a la mina´. Entonces Gómez me pegó. Yo hago responsable directo a este gobierno nacional y popular y al señor gobernador Buzzi, a Yauhar y a los diputados del FPV”.

Miguel, otro de los que sufrió fuertes lesiones, nos amplía el panorama: “al encontrarse a mitad de la avenida la gente de la Uocra empezó directamente a avanzar. Cuando los chicos se dieron en cuenta que venía mal la cosa retrocedieron y ellos atacaron con palos, mangueras, botellas y piedras. Yo veo que estaban mis hijos adelante, a uno le alcancé a pegar y se me vino otro encima a decirme si era malo y le dije que sí, y nos agarramos. Y me pegaron en la espalda con una garrote de madera, piedras, patadas”.

Para finalizar, Lucas nos cuenta el intercambio que mantuvo con la fiscal de la causa: “la fiscal nos dice que ella va actuar como fiscal. Pero Mac Karthy (vice gobernador) pidió en términos de ciudadano que no vayamos a legislatura y que si la tratan en extraordinaria va a garantizar que 50 personas entremos de cada lado. Nos están diciendo indirectamente que la van a tratar en otro momento. Esto es una represión organizada contra el pueblo”.

¿SE ABRE UNA CRISIS POLÍTICA PROVINCIAL?
Tratando de no pecar de impresionistas, consideramos que el planteamiento de la pregunta es pertinente. Y no sólo por lo grave de los incidentes, sino también por la feroz interna peronista que echa más leña al fuego en la coyuntura provincial. Todo aquel con un mínimo de perspicacia política sabe muy bien lo sensible que es el tema de la megaminería en nuestra provincia, que le costase casi la gobernación al radical José Luis Lizurume cuando el movimiento “No a la mina” de Esquel le asestó una durá derrota en un plebiscito en la localidad. Esa lucha derivó en la promulgación de la ley 5001 que prohíbe la extracción con los métodos de la megaminería a cielo abierto en toda la provincia. Desde aquel entonces, los dos gobiernos de Mario Das Neves se cuidaron bien de avanzar a pasos lentos en este tema, principalmente enviando profesionales a las localidades de la meseta a tratar de crear un clima a favor de la megaminería, aprovechando la gran necesidad de trabajo en una región que se encuentra aislada de las grandes urbes donde se deciden sus destinos. A ello se agrega las inclemencias climáticas, con varios años de sequía. Fue así que se creó un razonamiento que se intenta sea sentido común en la población de la zona y del resto de la provincia: la única salida para esos pueblos es la megaminería.

Por ello cuando escuchamos hoy a los dasnevistas del Modelo Chubut despotricar contra el gobierno debemos ser conscientes que es más una expresión oportunista, producto de encontrarse en la oposición, que de convicciones profundas al respecto. El gobierno provincial de Martín Buzzi y Gustavo Mac Karthy, que llegó de la mano del dasnevismo, prontamente se pasó de vereda y ahora se encuentra bajo la batuta K. Sin embargo, ello no es suficiente para calmar aguas turbulentas, que desde comienzos de año se hicieron sentir con la crisis en la policía provincial, el conflicto con Los Dragones y una proliferación de reclamos gremiales como hacía mucho no conocía la provincia.

En definitiva las próximas horas serán clave para saber en qué derivará todo esto. Más clave será aun la organización y movilización popular por este reclamo legítimo contra las multinacionales mineras y sus políticos. En plena crisis económica internacional, y la “sintonía fina” nacional, el gobierno provincial se encuentra corto de caja. Todo parece indicar que intentará ir hasta el final con la aprobación del marco regulatorio. Nada será igual al final de esta lucha. Debemos organizarnos y luchar. Como venimos diciendo desde el Partido de Trabajadores Socialistas (PTS): “Por sindicatos sin burócratas; por un partido de trabajadores sin patrones; que la crisis la paguen los explotadores; no a la megaminería a cielo abierto y contaminante”.

Temas Relacionados: Nacional , Chubut , Represión K a Ambientalistas









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota