logo PTS

INTERNACIONAL

Venezuela: Hay que poner en pie la poderosa fuerza de los trabajadores

La manera de evitar que la derecha cobre más fuerza y peso social, es poniendo en pie la fuerza clasista de los trabajadores con demandas contrapuestas a las que levantan estas movilizaciones.

Venezuela: Hay que poner en pie la poderosa fuerza de los trabajadores
20 de febrero 2014

La manera de evitar que la derecha cobre más fuerza y peso social, es poniendo en pie la fuerza clasista de los trabajadores con demandas contrapuestas a las que levantan estas movilizaciones.

Parte de esta lucha es por ganarse a la juventud a una salida del lado de la clase obrera, luchando por poner en pie una juventud pro obrera, antiburocrática y antiimperialista. Las medidas bonapartistas que actualmente impulsa el gobierno de Maduro sólo sirven para favorecer que el movimiento estudiantil sea ganado por la demagogia “democrática” liberal de la derecha empujándola cada vez más a que adopte políticas reaccionarias. Hoy más que nunca está planteado una gran batalla en el movimiento estudiantil contra la reacción gorila y el chavismo, y que ligue su lucha por una salida obrera y popular en función del conjunto de los intereses de los explotados y oprimidos.

Para empezar a poner en movimiento la fuerza obrera se hace imprescindible unificar todas las luchas en curso, convocando desde ya encuentros regionales obreros en la dinámica de un gran Encuentro Nacional de lucha, con delegados electos en cada fábrica, mandatados en sus asambleas y revocables, y abierto a todos los trabajadores y trabajadoras. En ese encuentro se debe votar un verdadero programa de lucha.

Para que la crisis la paguen los capitales imperialistas, la burguesía nacional y los ricos, es necesario poner en pie la potencialmente poderosa fuerza de los trabajadores y trabajadores, en alianza con el conjunto del pueblo pobre, con demandas contrarias a las que levanta la oposición y a las políticas que viene aplicando el gobierno.

¡Cese del pago de la deuda externa! Basta de pagar ese tributo a los capitales y gobiernos de las potencias capitalistas. Esos recursos que se destinen a salud, educación y vivienda.

¡Monopolio estatal del comercio exterior, con control de las organizaciones obreras y populares! Es clave para cortar las maniobras de las grandes empresas y grupos económicos que lucran con los movimientos cambiarios, la fuga de capitales, y el robo de las importaciones. Esta medida tiene que estar acompañada de la nacionalización de toda la banca, creando una banca estatal única, bajo control directo de los propios trabajadores.

Por la nacionalización real y efectiva de toda la industria petrolera bajo control de los trabajadores. 

¡Abajo el IVA! ¡Fuertes impuestos a las ganancias y fortunas capitalistas! Basta de castigar el bolsillo del pueblo trabajador, que paguen los explotadores y los ricos.

Por un verdadero control de precios. Esto sólo es posible estableciendo comités de trabajadores y consumidores en todo el territorio nacional, que exijan la apertura de los libros de las empresas

¡Apertura de los libros de cuenta de las empresas! Los capitalistas aducen “pérdidas” para descargar sus niveles de ganancias sobre el pueblo. El gobierno es incapaz totalmente de “controlar” eso, porque además es cómplice de los “márgenes razonables” de ganancia. ¡Nadie más que los propios trabajadores que producen las riquezas tienen derecho a saber la verdad de las finanzas empresariales! ¡Los capitalistas no tienen ningún derecho a ocultarle a los trabajadores y la sociedad las cuentas de la explotación! ¡Que los ojos de la clase trabajadora y el pueblo, a través de sus delegados electos por la base penetren todos los rincones de la verdad de las cuentas capitalistas!

¡Salario igual a la canasta básica familiar y escala móvil de salarios! Que ningún trabajador gane menos de los que cuesta una canasta básica familiar. Que los salarios no se queden estancados ante el costo de la vida, indexación salarial cada tres meses de acuerdo al aumento de la inflación.

¡Control obrero de toda empresa que amenace con cerrar o despedir! Los empresarios chantajean con dejar de producir, con despedir o cerrar, si no aceptan sus niveles y exigencias de ganancia. Las empresas no pueden andar sin trabajadores, pero sin capitalistas sí.

¡Expropiación sin indemnización y bajo administración directa de sus trabajadores de los principales monopolios de alimentos! No puede permitirse que la alimentación de millones del pueblo trabajador dependa de la sed de ganancias o el cálculo político de una corporación o una familia burguesa. Que esas empresas pasen a ser propiedad pública, pero no bajo la dirección de la burocracia gubernamental sino gestionadas directa y soberanamente por los propios productores de las riquezas, los trabajadores, en alianza con los sectores populares y campesinos pobres.
¡Expropiación bajo administración directa de sus trabajadores, de toda empresa y firma que mantenga recursos en dólares en el exterior y se niegue a traerlos de vuelta al país!

¡Desprocesamiento de todos los trabajadores y trabajadoras procesados judicialmente por luchar! ¡Cese de todos los juicios, cargos y prohibiciones que pesan sobre cientos de trabajadores y campesinos por hacer huelgas, paro, trancar una calle, ocupar una empresa o una finca! ¡Libertad para los obreros condenados a cárcel por luchar! Parte de la vanguardia luchadora de la clase trabajadora y el pueblo pobre permanece con juicios, prohibiciones o incluso en la cárcel, mientras entre los empresarios, la oposición patronal y el gobierno deciden la suerte de la economía y del pueblo trabajador: ¡para inclinar la balanza en favor de los de abajo, hay que liberar de juicios y prohibiciones a los luchadores!

¡Fuera el SEBIN y la GNB de las empresas y de las movilizaciones obreras!

No a la injerencia imperialista en nuestro país. El gobierno recientemente ha denunciado las presiones imperialistas a través del embajador en la OEA. No hay lugar a dudas que el imperialismo está detrás de las movilizaciones de la derecha, y mete sus manos cada vez que puede, tal como lo hizo abiertamente durante el golpe del 2002, y lo ha seguido haciendo bajo diversas maneras a lo largo de todos estos años. Luchar contra la derecha es luchar también contra el imperialismo. ¡Fuera las garras del imperialismo norteamericano! 

Temas relacionados: