Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
5 de agosto de 2020

La Verdad Obrera N° 544 (sólo en internet)

CONTACTO [email protected]

FERROCARRIL SARMIENTO TRAS UN NUEVO CHOQUE EN ONCE

Una “estatización” contra los trabajadores

24 Oct 2013 | Andrés Padellaro y Pablo Villalba, ferroviarios de la Naranja desde las bases y candidatos a concejales por el FIT   |   comentarios

Luego del nuevo choque en el Sarmiento el sábado 19, el gobierno anunció que a partir del jueves 24 de octubre toma el control operativo de la línea mediante la SOFSE, un ente estatal creado en 2008 sin objetivos claros. Buscan mostrarse con iniciativa y firmeza ante el nuevo desastre que indigna al pueblo trabajador. Sin embargo, fueron responsables de tolerar, avalar e incluso ser cómplices (mediante Jaime, Schiavi y Luna, entre otros funcionarios) de la situación de decadencia en la que hundieron al Sarmiento los Cirigliano (TBA) desde 1995 y luego UGOMS (Metrovías y Grupo EMEPA) en el último año, luego del crimen social de febrero de 2012 que dejó el saldo de 51 muertos en Once.

Las medidas, además de ser parte de un cálculo electoral, van en el mismo sentido de las declaraciones del ministro Randazzo en los últimos meses: culpar a los trabajadores de las fallas en el sistema ferroviario para dividirnos de los usuarios. Randazzo cuestionó a UGOMS y a las empresas… ¡pero por no ser más estrictos en el control a los trabajadores! Ni mencionó la casi nula inversión y el robo descarado de subsidios que se apropiaron durante años, verdadera causa del estado desastroso en el que se encuentra la red ferroviaria en general y el Sarmiento en particular. Lo escandaloso es que dispone que los controles y exámenes psicofísicos, "se lleven adelante a través de la Fuerza Aérea”.

Un grave salto en la derechización del curso de este gobierno que intenta darle protagonismo a las Fuerzas Armadas en todo cuanto puede (durante las inundaciones o el papel en la represión para desalojar un barrio popular en Santa Cruz). Desde el mismo sábado, tanto el gobierno nacional y sus medios afines (C5N, AN24, el diario Crónica, ni hablar de “678”) como medios opositores como “la corpo” Clarín-TN o La Nación, se esmeraron en apuntar al maquinista del tren Chapa 5 -Julio Benítez- como el principal responsable. La campaña antiobrera de acusaciones contra los ferroviarios, encabezada por Randazzo -y que alimentan y reproducen los medios de comunicación-, es tan furiosa porque tiene el fin de disimular las responsabilidades del gobierno en materia de transporte ferroviario, que le caben tanto a esta “déKada perdida”, como a gobiernos anteriores de la oposición patronal. Macri en el subte ataca con similar furia a los metrodelegados y a nuestro compañero Claudio Dellecarbonara para ocultar las graves falencias de sus inauguraciones apresuradas de estaciones en las que no existen elementales medidas de seguridad contra accidentes ni para usuarios ni para trabajadores.
Son décadas de destrucción y retroceso, miles de kilómetros de vías y puestos de trabajo liquidados. Como decimos en la declaración de nuestra Agrupación Ferroviaria Naranja desde las Bases del sábado 19: “(…) el Sarmiento circula con señales de 100 años de antigüedad, (…) no existe el sistema de frenado automático conocido como ATS, tecnología que existe desde hace más de 40 años y que jamás ha sido implementada. Esta vez pagamos con 80 heridos del pueblo trabajador los años de desidia, desinversión, robo descarado de subsidios y negociados en los que tanto las empresas que tienen o tuvieron la concesión (TBA, Metrovías, grupo EMEPA), como los funcionarios de turno y las burocracias sindicales cómplices estuvieron asociados. La “revolución ferroviaria” de Randazzo -que anunciaba cambios rotundos en 90 días- es una nueva estafa que pudo haber derivado en una tragedia aún peor a la sucedida (…)”.

En el caso del maquinista Benítez llegaron al colmo de acusarlo de sabotaje (con el descarado secretario de Seguridad Berni y los obsecuentes de 678 en primera línea) y de robarse el disco rígido que contiene la filmación de la cámara que registra el movimiento de la cabina, algo que -como denuncian tanto familiares de víctimas como el cuerpo de delegados del Sarmiento- es prácticamente de imposible acceso para un trabajador y menos aún en estado de shock. Más allá de que aún no están claros los factores que incidieron en el choque, éste se podía evitar con un simple sistema que detecta la velocidad con la que circula cada tren y lo detiene automáticamente si está excediendo el límite. Es inaudito que en pleno siglo XXI y a 20 meses del crimen social ocurrido en ese mismo andén 2 de Once, todavía no se haya implementado. Benítez es pintado como un desequilibrado o un delincuente peligroso, al conjunto de los motorman como “irresponsables y vagos” (¡¡utilizando 4 filmaciones de maquinistas en falta, sobre unas 40.000 filmaciones realizadas!!), cuando los funcionarios y ex funcionarios como Jaime, Schiavi, Luna, los empresarios como los Cirigliano, Tasselli, y todos los verdaderos responsables del colapso ferroviario, se pasean impunemente por sus lujosos barrios privados.

A 20 meses del crimen social de febrero de 2012 en Once, los familiares de las víctimas señalan que la prometida “revolución ferroviaria” se trató sólo de "pintar vagones y colocar plasmas” y que el ministro Randazzo es "experto en tratar de deslindarse de lo que le toca en momentos trágicos". Y con gran lucidez, en el documento leído en el acto por los 20 meses de aquella fecha nefasta, expresaron que desde el gobierno “supondrán que hay brigadas suicidas de ferroviarios queriendo inmolarse arrastrando a la muerte a inocentes. Por unos pocos [conductores malos], se cree que todos son malos, y eso es una mentira flagrante que genera una guerra entre trabajadores y usuarios”.

El gobierno y los empresarios son los responsables ¡Basta de culpar y perseguir a los trabajadores!

Los ferroviarios y ferroviarias de la agrupación Naranja desde las bases (PTS e Independientes) rechazamos la criminalización de los trabajadores y la campaña antiobrera sostenida por el gobierno y los medios. Estos ataques y el mayor control sobre los trabajadores también tienen la finalidad de preparar el terreno para que esta estatización, al igual que en YPF, sea la antesala de una nueva entrega a sectores privados. Exigimos la renuncia inmediata de Randazzo que en todo este tiempo demostró gran amor por las fotos (como las que se saca junto a cientos de tercerizados que renuevan las vías, a quienes luego desconoce como ferroviarios) y las declaraciones grandilocuentes pero total negligencia para modernizar el sistema de transporte ferroviario.

Este nuevo anuncio de estatización significará un “pase de manos” que no resolverá el problema de fondo, ya que la gestión quedará en poder de organismos que debían controlar a las empresas y jamás lo hicieron; y porque además no cuestiona el destino de los millonarios subsidios que se robaron las empresas durante años. ¡Ese dinero deben devolverlo para que se invierta ya mismo en mejorar los sistemas de seguridad de los ferrocarriles!

Contra la ridiculización que hicieron algunos periodistas como Fabián Doman que acusaba a “los gremialistas de querer adueñarse del ferrocarril”, reafirmamos que la única salida realista en beneficio del pueblo trabajador es la estatización del ferrocarril bajo gestión de sus propios trabajadores con la asistencia y control de los usuarios, expulsando a todas las empresas concesionarias de todas las líneas ferroviarias y exigiendo el reintegro de los subsidios que se apropiaron durante años, problema que no cuestionan ni el gobierno, ni la oposición patronal, ni los medios.

Temas Relacionados: Movimiento Obrero , Nuevo crimen social en Once









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota