Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
20 de noviembre de 2019

La Verdad Obrera N° 394

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

Un alineamiento proimperialista

30 Sep 2010   |   comentarios

Con la gala de asumir la presidencia del Grupo de los 77, Cristina cerró la 65° asamblea de las Naciones Unidas, agradeciendo ese premio consuelo indudablemente obtenido por su política proimperialista. Desde el comienzo de la cumbre Cristina se deshizo en elogios a Obama, quien celebró la labor de las Madres de Plaza de Mayo como un ejemplo. Hebe de Bonafini destacó “estar muy contenta” por las alabanzas de Obama, enterrando sus viejos argumentos para retirarle el premio Nóbel de la Paz por ser continuador de las políticas guerreras de Bush en Irak y Afganistán, sin siquiera haber desmantelado el oprobio de la cárcel de Guantánamo.

En uno de sus principales discursos, Cristina sorprendió al proponer un acuerdo con el presidente Mahmoud Ahmadinejad para someter a juicio a los ocho iraníes supuestos sospechosos del atentado a la AMIA de 1994 en un tercer país neutral. Después de reunirse con los “gusanos” de Miami y manifestar su disposición a recibir disidentes derechistas cubanos, el canciller Héctor Timerman, anticastrista acérrimo y de pública filiación sionista, se relamía a sus anchas.

El caso Lockerbie

Con la propuesta enunciada, Cristina se propone emular como antecedente el caso Lockerbie, cuando murieron 270 personas tras el atentado de 1988 contra el avión de Pan Am que sobrevolaba esa ciudad de Escocia. Tras años de negociaciones, EE.UU. e Inglaterra exigieron a Libia la deportación de dos ciudadanos acusados de cometer el atentado, sin presentar jamás ninguna prueba. Ante la negativa del presidente Muammar Kadafi, EE.UU. lanzó la iniciativa de juzgar a los ciudadanos libios en Holanda bajo la jurisdicción de magistrados escoceses. Como Irán, Libia fue hostigada por las potencias imperialistas mediante innumerables sanciones hasta 1998, cuando Kadafi finalmente cedió a las demandas del Consejo de Seguridad de la ONU, entregando a los ciudadanos libios, desembolsando incluso 2.700 millones de dólares en concepto de indemnizaciones. Desde ya, el juicio fue una farsa que obedecía al sometimiento de Libia a los designios del imperialismo. De ese modo, los Kirchner establecieron una alianza con el imperialismo norteamericano y su socio estratégico en Medio Oriente, el Estado de Israel, manipulando arbitrariamente la causa impune de la AMIA para demonizar a Irán, que ya sufrió cuatro rondas de sanciones financieras impulsadas por la ONU a instancias de EE.UU., más allá de las amenazas de aprestos bélicos.

Ante la propuesta de Cristina, el kirchnerista y aliado del régimen islámico Luis D’Elia sostuvo una ironía: “¿con qué expediente juzgarán a los acusados? ¿con el que hicieron la CIA y el Mosad?”. Resultan repudiables los lazos entre D´Elia y el régimen islámico que acaba de condenar a la horca a Sakineh Mohamadi Ashtiani, la iraní de 43 años acusada de adulterio, el mismo régimen reaccionario que impuso el fraude electoral con decenas de muertos, mientras mantiene cientos de presos políticos en las cárceles. Sin embargo, D’Elia puso el dedo en la llaga, pues el hipotético juicio a los iraníes se iniciaría con el dictamen trucho del fiscal Nisman, un texto a pedido de Bush, el Consejo Judío Mundial y el poderoso lobby sionista AIPAC cuando los Kirchner viajaron a EE.UU. en 2007. Un dictamen amañado con declaraciones interesadas del Mosad, el FBI y la CIA, denunciado como un “mamarracho” por el periodista Horacio Verbitsky. El fiscal Nisman, un hombre del riñón del ex juez Galeano, destituido por encubrir la causa AMIA, fue el que libró orden de captura a INTERPOL contra los ochos funcionarios iraníes señalados. Entre ellos, Haadi Soleimanpour y Alí Akbar Hashemi Rafsanjani, desenmascaran esta farsa. Soleimanpour fue detenido en Londres producto de la orden de extradición y al poco tiempo fue liberado e indemnizado con 10.000 dólares al carecer de pruebas las acusaciones en su contra. Rafsanjani, ex presidente de Irán y miembro de la Asamblea de Expertos, es un amigo asiduo de EE.UU. en la consulta de problemas políticos contra el presidente Ahmadinejad y el ayatolah Alí Jamenei.

Después de semejante vasallaje proimperialista resultan huecas las palabras de Cristina bregando “por la paz y la seguridad internacional” mediante la “reformulación del Consejo de Seguridad de la ONU”, hegemonizado por sus amigos de EE.UU.

Política exterior de entrega

La incomodidad de Cristina fue notable a la hora de dar cuenta por el reclamo de extradición a Chile de Sergio Galvarino Apablaza Guerra, acusado sin ninguna prueba por el asesinato de Jaime Guzmán Errázuriz, senador de la derechista UDI. “No le estamos pidiendo a Argentina ni un milímetro más de lo que Argentina le pide a Irán”, declaró el presidente de la UDI, Juan Antonio Coloma, poniendo en evidencia el doble juego de los Kirchner entre los “derechos humanos” y los compromisos proimperialistas. Desde 2004 Apablaza solicitó el derecho de asilo político con el apoyo de organismos de derechos humanos. Mientras el secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini, el jefe de Gabinete Aníbal Fernández y el ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos se pronunciaron a favor de la extradición, Cristina dejó en manos de la Comisión Nacional para los Refugiados la resolución de conceder o no asilo político, un derecho elemental que deberían haber respondido afirmativamente hace seis años. Según trascendidos, la ambigüedad de los Kirchner residiría en las dudas que despierta la legislación chilena, particularmente la ley antiterrorista. ¿Acaso los Kirchner no sancionaron una ley antiterrorista en 2007 utilizando como excusa el atentado a la AMIA, una iniciativa que sería reforzada por un nuevo proyecto de ley antiterrorista presentado recientemente por legisladores del Grupo A?

Luego Cristina levantó la cabeza reivindicando la soberanía nacional sobre las islas Malvinas y denunció “la depredación de recursos naturales que no son propios”, cuando la petrolera británica Rockhopper Exploration acaba de anunciar que el pozo descubierto al norte de las islas podría producir más 4.000 barriles de crudo por día. Asimismo, denunció a legisladores de la oposición que cuecen habas con funcionarios británicos “cuando las islas están ocupadas”. ¡Pero los Kirchner otorgaron numerosas concesiones a transnacionales británicas como British Petroleum y British Gas, las que obtuvieron la explotación del yacimiento Cerro Dragón, una de los principales concentraciones de combustibles fósiles, por un período de 40 años!

Más tarde, Cristina se reunió con representantes de las multinacionales AEI Energy, Barrick Gold, Bunge, Continental, Discovery, Fox, Kraft, Mitsubishi, Monsanto, etc., a los que invitó a invertir en servicios, los que aumentarían un 200% durante los próximos meses.

A puerta cerrada, Cristina y sus funcionarios mantuvieron una reunión con las autoridades de la Bolsa de Nueva York para asegurarles que en 2011 pagarían deuda con privados por 10.500 millones de dólares, mientras buscan la forma de saldar la deuda de 6.700 millones de dólares con el Banco de París, cuando la sangría de la deuda externa alcanza a 156.000 millones de dólares. Sin embargo, los gerentes de la Bolsa fueron por más y reclamaron por los intereses de los fondos buitre, mientras la justicia norteamericana fallaba nuevamente contra Argentina dando lugar a un reclamo de pago en favor de los fondos buitres EM y Elliot. Más allá de despotricar desde la New School en su calidad de secretario general de UNASUR, Néstor Kirchner terminó diciendo que EE.UU. debe involucrarse más en la región. ¿No es suficiente el golpe en Honduras, las bases militares en Colombia, la reactivación de la IV Flota y el desembarco de marines en Costa Rica y Haití, donde las tropas argentinas forman parte de las fuerzas de ocupación de la MINUSTAH?

La política exterior de los Kirchner desarma todas las falacias progresistas para demostrar su real alineamiento con el imperialismo norteamericano. Como dijo el menemista y cultor de las “relaciones carnales” con EE.UU. y el Estado de Israel, Carlos Escudé, “los opositores están tan enceguecidos que no ven que los Kirchner son de nuestro mismo palo”.

Temas Relacionados: Nacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota