logo PTS

Comunicados de prensa

AEROLÍNEAS ¿EN MANOS DE JAIME O DE SUS 9000 TRABAJADORES?

Salió El Despegue N° 3- Boletín de los trabajadores Aeronáuticos.

El miércoles 3 el Senado aprobó la estatización de Aerolíneas Argentinas y Austral. Desde que se constituyó la agrupación “El Despegue” levantamos la necesidad de la re-estatización de Aerolíneas por lo que muchos compañeros nos preguntan por qué el problema del control de los trabajadores es tan importante. ¿No somos los trabajadores los principales interesados en que la empresa funcione, sea eficiente, y esté al servicio de las necesidades del conjunto de la población para que el transporte aéreo no sea sólo privilegio de unos pocos?

Prensa PTS

12 de septiembre 2008

Finalmente el miércoles pasado el Senado aprobó la estatización de Aerolíneas Argentinas y Austral. Si bien la ley votada dista en mucho del proyecto original del ejecutivo, el sistema de compra de las acciones a los vaciadores del Grupo Marsans (GM) garantiza que no será el Estado español o el GM quienes se hagan cargo de la deuda, y ni hablar de que devuelvan todo lo que robaron y estafaron al pueblo argentino, a los usuarios, y a los 9.000 trabajadores de la compañía.

Por otro lado, como reconoció Jaime en el Congreso, el acta acuerdo del gobierno con Marsans sigue vigente, por lo que en el caso de que no se llegue a un acuerdo en la valuación que tendría la compañía, se producirá un nuevo frente de conflicto con esta empresa y el Estado español. Es que los españoles llegan al colmo de querer que se les pague después de haber vaciado la empresa, y aquí en lugar de llevarlos presos se los premia intentando comprarles la compañía que quebraron.

Está claro que no quieran llevar al banquillo de los acusados a estos empresarios, ya que serían rápidamente acompañados por funcionarios corruptos como De Vido y Jaime, sin cuyo aval el vaciamiento y la estafa no podrían haber ocurrido.

De lo que nadie habló, ni Gobierno ni la oposición, es de la responsabilidad del Estado español. Los trabajadores sabemos que también son responsables y que deben no sólo hacerse cargo de la deuda junto a Marsans, sino también de indemnizar al Estado argentino por su participación como controlante de Iberia y de la SEPI en el proceso de destrucción de Aerolíneas Argentinas.

Muchas de las cúpulas sindicales que apoyaron el proyecto original del gobierno (aun cuando el proyecto K contemplaba una posible re-privatización) habían defendido durante años y sin cuestionamiento alguno la gestión del GM. Para colmo, firmaron una paz social atando a los trabajadores de pies y manos, y demostrando con esto que van a hacer todo lo posible para impedir que los trabajadores podamos dar una salida independiente de toda variante patronal que implique una solución de fondo a la crisis.

Si bien para conseguir los votos necesarios para aprobar el proyecto se terminó eliminando la cláusula 6 del texto original, que autorizaba en forma directa la reprivatización, esta posibilidad no está completamente descartada. Para esto sólo necesitarán una nueva Ley.

¿QUÉ HACER PARA QUE AEROLÍNEAS RECUPERE SU VERDADERO ROL Y LA RE-ESTATIZACIÓN SEA DEFINITIVA?

Desde que se constituyó la agrupación “El Despegue” levantamos la necesidad de la re-estatización de Aerolíneas por lo que muchos compañeros nos preguntan por qué el problema del control de los trabajadores es tan importante, si ya es un hecho la vuelta de ARSA al Estado. Es que en manos de este gobierno lo más probable es que la empresa se mantenga a flote transitoriamente merced a una inyección constante de dinero y negociados. Pero esto traerá más temprano que tarde nuevas crisis.

Unos y otros, funcionarios políticos (de todos los partidos que han tenido responsabilidad de gobierno en la Argentina de los últimos 30 años) y empresarios, han consentido, o directamente han sido socios en el vaciamiento, y el desfalco de las empresas públicas.
Cabe preguntarnos entonces, ¿no somos los trabajadores los principales interesados en que la empresa funcione, sea eficiente, y esté al servicio de las necesidades del conjunto de la población para que el transporte aéreo no sea sólo privilegio de unos pocos?

¿Qué mejor entonces que una administración y un férreo control por parte de los trabajadores para impedir nuevas estafas y decepciones?

Solo así evitaremos que Aerolíneas se convierta en una fuente de negocios para funcionarios y empresarios amigos del poder, para que en cambio la empresa se ponga al servicio de las grandes necesidades de las mayorías; que sus tarifas, destinos, frecuencias y estándares de seguridad respondan a esos intereses y no a la sed de ganancia de unos pocos.

Una empresa administrada con estos objetivos se ganará la simpatía del conjunto de los trabajadores y de la población para que en el futuro no sea tan fácil que nos impongan planes de reprivatización.

En la puja por "el precio de salvataje" lo más probable es que Marsans rechace la cifra que determine el congreso. En consecuencia es necesario que se investigue a todos los responsables, desde que la empresa fue privatizada por Menem, para difundir los negociados de las gestiones privadas desde Iberia a los Diaz Ferrán y Mata; y la complicidad de funcionarios del estado, ante la opinión pública. Así se demostrará que la expropiación es legítima, que no es justo que se nos pida un solo peso para pagar el salvataje a Marsans y que deben ser ellos quienes paguen la deuda.

Tenemos que conformar comisiones de delegados por sector, elegidos democráticamente en asamblea, y con mandato revocable en todo momento, que lleven adelante las tareas de fiscalización y control de la nueva gestión estatal. Los trabajadores tenemos los conocimientos y la experiencia suficientes para llevar adelante estas tareas, y estamos seguros de que es la única manera de evitar que atrás de Marsans vengan más empresarios vaciadores y funcionarios corruptos, que sigan condenando a los trabajadores a terribles condiciones de trabajo y sometiendo a los usuarios a un servicio deplorable.

¡Realicemos asambleas por sector para convocar una asamblea extraordinaria de todos los trabajadores aeronáuticos y votar un plan de lucha y movilización independiente de toda variante patronal!

¡Por la expropiación sin pago de Aerolíneas y su puesta en funcionamiento bajo el control de trabajadores y usuarios!

¡Qué el estado español y Grupo Marsans se hagan cargo de la deuda hasta el último peso!


Precarización laboral en los trabajadores de maestranza.

AEROPUERTOS ARGENTINA 2000 ES RESPONSABLE

En el número anterior de El Despegue publicamos el informe del TEL (Taller de Estudios Laborales), sobre las condiciones de humillación y precarización extrema a la que son sometidos los trabajadores de Maestranza que realizan tareas en los aeropuertos.

Bajo la sigla de SERZA, la empresa contratada por Aeropuertos 2000, no ha cesado en su práctica de superexplotación y discriminación, a la que son someten a sus trabajadoras y trabajadores.

En dicho informe saco a la luz con pruebas fotográficas, fílmicas y testimonios de las mismas victimas, las condiciones que Aeropuertos 2000 no puede desconocer.

Esta connivencia es altamente llamativa dado que SERZA presta servicios de limpieza en los aeropuertos concesionados al empresario Eduardo Eurnekian, quien bajo la firma Aeropuertos Argentina 2000 S.A. administra 33 aeropuertos en la Argentina, en lo que se ha dado en llamar “la red privada de aeropuertos más importante del mundo”.

Los trabajadores y empleados de las empresas aéreas así como los pasajeros, tienen que saber que el glamour de los aeropuertos es una fachada sostenida por un régimen laboral de superexplotación. Un régimen oculto para el pasajero cicustancial, pero de ninguna manera para los responsables de gestionar y administrar los aeropuertos.

Tan solo saber que los trabajadores de maestranza tienen prohibido usar los baños que ellos mismos limpian sin ofrecerles a cambio baños alternativos; saber que no pueden usar las mesas de las confiterías que ellos mismos limpian sin que se los provea a cambio de mesas ni de ninguna sala de descanso alternativa.

Las denuncias de abuso por parte de varias trabajadoras; la falta de equipamiento seguro acorde a la tarea de alta peligrosidad (limpieza en alturas, como el contacto con material infectado e insumos altamente tóxicos) a la que están expuestos, son solo muestras de las condiciones a las que hacemos mención.

A cambio se les paga salarios de hambre, con descuentos arbitrarios y en varios casos no se les hace el aporte correspondiente, es decir trabajan en negro.

Quienes hacemos el boletín El Despegue estamos gestionando una denuncia en el INADI (Instituto Nacional Contra la Discriminación) y en las esferas ministeriales correspondientes, porque como trabajadores aeronáuticos que somos estamos convencidos que la labor de las y los compañeros de limpieza es tan esencial como la de cualquier otro sector que compone el engranaje de la actividad aeronáutica.
No podemos ser ajenos a una realidad que se nos presenta diariamente ante nuestras narices.

(Ver informe TEL en: www.tel.org.ar)


¡HAGAMOS UNA GRAN CAMPAÑA EN DEFENSA DE NUESTRA SALUD!

Quienes trabajamos en un aeropuerto o línea aérea (ya sea rampa, cargas, trafico, limpieza, etc.) conocemos bien cómo día a día se va afectando nuestra salud, no solo por las características y condiciones “especiales” de cada una de nuestras tareas, o sectores, sino también por los ritmos brutales de trabajo a los que nos vemos sometidos, producto de la globalización de los servicios y mercados de trabajo; la privatización de líneas aéreas y la flexibilización de las condiciones laborales que esto implica para los trabajadores en pérdidas de puestos de trabajo, como sucedió en el caso de Aerolíneas Argentinas, durante los ’90.

Desde “El despegue” nos proponemos abrir el debate acerca de la problemática de la salud para que junto a los compañeros de todos los sectores y empresas (en blanco, contratados o terciarizados) podamos empezar a organizarnos para pelear por mejorar nuestras condiciones de trabajo y dismunir los efectos que éstas tienen sobre nuestra salud y nuestra vida personal en general.

En este número nos referiremos a los compañeros de rampa y maleteros, cuya situación es particularmente alarmante.

Según datos obtenidos en una encuesta realizada a trabajadores de Intercargo, Aerohandling, AGS, Southern Winds, Lafsa, Aerovip, Edcasassa y pequeños aerotalleres en diversos aeropuertos del país entre 1994 y 2003:

Hubo un promedio anual aproximado de 204 accidentes detectados en todo el país, es decir unos 2.040 durante la década analizada, de los cuales la mayoría de los casos se refieren a politraumatismos, lumbalgias, hernias, esguinces, luxaciones, distensiones musculares, entre otras.

Iguales datos arrojo una encuesta realizada en 1997 a trabajadores de rampa de 15 líneas aéreas a nivel mundial, según la cual un 8,5% sufre lesiones dorsolumbares cada año, y un índice anual de 41,5% de bajas por problemas de espalda.

Entre las condiciones mas brutales se encuentran la de los compañeros que desempeñan sus tareas en las cintas transportadoras, donde se cargan y descargan los equipajes y bultos pequeños y medianos, con un promedio de 1 a 4 trabajadores atendiendo la llegada y salida de entre 6 y 9 aviones diariamente durante una jornada de trabajo de entre 8 y 12 hs., según la cantidad de pasajeros y la envergadura de las aeronaves atendidas les corresponde cargar por turno manualmente entre 24.000 y 50.000 kilos diarios

La misma situación se repite con los trabajadores de cargas, que mueven toneladas de carga semanalmente, lo cual se vio sumamente incrementado durante el tiempo que duro el lock out de las patronales del campo, período en el que hubo un aumento de la carga laboral de mas del 100% con respecto a la carga despachada habitualmente. Los auxiliares de cargas realizan esta tarea en forma manual contando contando con una rotación de entre 1 y 5 trabajadores por turno, a lo que debemos agregarle el desgaste físico que implica desempeñar estas tareas en horarios nocturnos, en los que el organismo por una cuestión natural se ve sobreexigido, alterando la normalidad del ritmo circadiano (fases normales de sueño-vigilia en los ciclos normales del día-noche, pudiendo provocar en la persona trastornos en la calidad y la cantidad del horario del sueño). (1)

Cabe destacar además, que tanto los trabajadores de rampa como cargas, levantan diariamente “de rodillas” bultos que pesan mas de 50Kg., cuando el máximo estipulado por IATA es de 20Kg. Por persona.

Las condiciones ambientales tampoco ayudan: quienes trabajan en la pista se ven expuestos a sufrir desde problemas auditivos y cardiacos por el ruido y las vibraciones, hasta enfermedades derivadas de los gases emitidos por el combustible de las turbinas y motores de aeronaves.

Hace algunos años Ariel Basteiro presentó un proyecto de jubilación anticipada para los trabajadores de rampa, en el que se planteaba la reducción de la edad jubilatoria a los 55 años para los hombres y 50 años para las mujeres.

Nosotros opinamos que este régimen especial debe ser para el conjunto del personal de tierra, y atendiendo especialmente el caso de los auxiliares de rampa y cargas, a los que se les debería otorgar este beneficio a los 52 años de edad, considerando las condiciones especiales de las tareas que realizan.

Para esto impulsaremos un petitorio exigiéndole a APA que se ponga a la cabeza de nuestra demanda, y en defensa de nuestra salud.

También nos parece importante que sean los trabajadores quienes se organicen y se pongan a la cabeza de este reclamo, conformando comisiones de salud independientes de las patronales integradas por delegados democráticamente elegidos, por base y por sector.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: