logo PTS

Actualidad

DECLARACIÓN DEL PTS– CAPITAL

Preparémonos para enfrentar al gobierno de Macri

Ya pasó una semana de la asunción del nuevo gobierno derechista de Mauricio Macri, que con sus credenciales ideológicas, las últimas resoluciones de la legislatura saliente y su nuevo gabinete de ex–empresarios amigos, menemistas, sushis y procesistas, muestran para qué nos tenemos que preparar los trabajadores y el pueblo de la Ciudad: una profundización de la desigualdad social y un ataque más directo a las libertades democráticas y los derechos laborales, en especial sobre los que salgamos a luchar.

PTS

19 de diciembre 2007

Ya pasó una semana de la asunción del nuevo gobierno derechista de Mauricio Macri, que con sus credenciales ideológicas, las últimas resoluciones de la legislatura saliente y su nuevo gabinete de ex–empresarios amigos, menemistas, sushis y procesistas, muestran para qué nos tenemos que preparar los trabajadores y el pueblo de la Ciudad: una profundización de la desigualdad social y un ataque más directo a las libertades democráticas y los derechos laborales, en especial sobre los que salgamos a luchar.

La transición: todo pactado…

Tanto los “progresistas”, como el kirchnerismo pactaron con Macri, apoyarlo en lo esencial de la política y sus medidas económicas, más allá de las diferencias ideológicas o “culturales” que mantienen.
Empezó Kirchner modificando la Ley Cafiero, abriendo la posibilidad de que la Ciudad tenga policía propia. La Legislatura le facilitó la formación de la AGIP (Agencia Gubernamental de Ingresos Públicos), como ente “recaudador y persecutor” del cobro de impuestos. En este mismo sentido le prepararon un impuestazo con el aumento del ABL negociado con Telerman.

Como si esto fuera poco, ante la emergencia edilicia educativa, los legisladores le dieron a Macri “superpoderes” para ejecutar sin control el manejo de $150 millones del presupuesto. Esto no llevará más que a beneficiar a las megaempresas constructoras y de bienes raíces, que su gobierno se propone representar.
En los últimos días, sancionaron el presupuesto 2008 tal cual lo propuso el macrismo, que incluye $1.604 millones de endeudamiento. Mientras, el presupuesto no contempla ni aumento en salud, ni educación y mucho menos de salarios para los trabajadores. Y por decreto Macri se aumentó el sueldo y el de sus ministros a $25.000.

El nuevo gabinete: un verdadero tren fantasma…

Macri armó un gabinete claramente de centroderecha. Lo conforman personeros que van desde procesistas, como Federico Young a cargo de la Agencia de Control Comunal, organizador junto a Cecilia Pando de un seminario donde defendían a la dictadura del ´76. Pasando por ex – directivos de empresas ligadas a las finanzas, como Francisco Cabrera del Grupo Roberts, a cargo de Desarrollo Económico. En Hacienda y en Desarrollo Urbano, estarían los ex directivos del Grupo Socma (megaconstructora del propio Macri), Néstor Grindetti y Daniel Chaín, respectivamente. Al Instituto de Vivienda de la Ciudad va Roberto Apelbaum ex–directivo de IRSA, la mayor inversionista en bienes raíces de Argentina. Y siguiendo con la misma tónica en la “Corporación Buenos Aires Sur”, empresa estatal creada en el 2000 por Aníbal Ibarra mentora de Puerto Madero, estaría a cargo de Humberto Schiavoni, justicialista de Ramón Puerta y ex directivo de la represa de Yacyreta, donde el grupo Macri obtuvo millonarias ganancias en contrataciones. A Cultura llega Hernán Lombardi, ex ministro de turismo de De la Rúa, dejando claro que la tónica cultural de la Ciudad pasará por atraer turistas, o sea cultura para pocos.

La salud la comandará Jorge Lemus, que deja la dirección del Hospital Fernández, hospital beneficiado por todo tipo de subsidios internacionales a cambio de investigaciones médicas. Mariano Naradowski, será el ministro de Educación, uno de los mentores de las escuelas charter, sistema de descentralización financiera y desregulación escuela por escuela.

Los mismos problemas

Un problema acuciante es la falta de vivienda para los sectores populares. La crisis habitacional implica, que 2 de cada 10 habitantes se encuentran en situación habitacional deficitaria. Esto se puede comprobar con el incremento de los asentamientos precarios, 14 nuevos en el último tiempo; más de 12.000 familias obligadas a ocupar casas deshabitadas y más de 2.300 personas que directamente viven en la calle. El anterior gobierno de Telerman ya dejó sin techo a 6.700 familias desalojadas violentamente. Qué se puede esperar del proyecto de “urbanización de las villas”, que está negociando el macrismo con los punteros y contra las organizaciones de base de sus habitantes.

Esta realidad contrasta con el desarrollo pomposo del boom inmobiliario que encarece el valor de la tierra en numerosos barrios.
A esto se suma un sistema de salud colapsado, mientras por falta del presupuesto faltan medicamentos e insumos y se cierran sectores enteros y ni hablar del estado paupérrimo de los edificios.
El estado de los edificios escolares ya es un problema que reconocen los mismos legisladores, que ya advierten que sólo podrán reparar 180 establecimientos escolares de los 325, que ellos mismos denuncian.

El virtual colapso del sistema de transporte público: millones viajan como ganado. Para lo cual el nuevo gobierno promete como paliativo la extensión de algunas líneas de subte, lo que en el mejor de los casos implicará más beneficios para los Roggio, como denuncian los trabajadores del subte.

Nada bueno les espera a los trabajadores del GCBA. Macri dice que: “sobran más de 20.000 trabajadores en la ciudad”. Mientras, SUTECBA (el sindicato mayoritario de la Ciudad) se propone como una especie de socio del actual gobierno.

Una salida de los trabajadores y sectores populares

A pesar del ataque sistemático de las patronales, el gobierno y la burocracia sindical para normalizar la ciudad de las jornadas revolucionarias del 2001, existen decenas de organizaciones combativas de los trabajadores y la juventud. Son las decenas de empresas recuperadas por sus trabajadores, como el Hotel Bauen, Imprenta Chilavert, Brukman, entre otras. Los cuerpos de delegados de miles de trabajadores, como los del Casino flotante y el Subte. Las internas democráticas y combativas como las del Hospital Garrahan, el Francés, el INDEC y otras. Los centros de estudiantes secundarios y universitarios, como la FUBA. Junto a las organizaciones sociales combativas y opositoras son la punta de lanza para poder enfrentar al gobierno de Macri y levantar una salida independiente de los partidos del régimen.

Deberemos comenzar exigiéndole a los gremios, como ATE y la CTA-Capital, opositores a este gobierno, que se pongan a la cabeza de enfrentarlo y defender las conquistas de los trabajadores. Comenzando hoy, por la solidaridad efectiva y por el triunfo de todas las luchas en curso, en el camino de coordinar los reclamos. Como la de los trabajadores del Casino, la de los trabajadores de ATE INDEC y de los trabajadores del subte.
Además de rodear de solidaridad estas luchas, deberemos apoyar a las empresas recuperadas por sus trabajadores, como el Hotel Bauen, Brukman y tantas otras.

Deberemos impedir los despidos en el GCBA, como los del Teatro San Martín o la secretaría de Prensa y Difusión, como así también frenar el cierre del Canal Ciudad Abierta. Defendamos el estatuto docente y luchemos por un salario igual a la canasta familiar y el pase a planta de todos los precarizados. Exijamos la anulación del Código de Convivencia Urbana.

Todas estas luchas deberemos encararlas con el norte de tomar en nuestras propias manos la resolución de todos los problemas de los sectores populares. Para ello deberemos levantar –entre otras medidas- la necesidad de una reforma urbana, que sobre la base de la confiscación de las grandes propiedades y tierras y un plan de construcción de viviendas, controlado por los trabajadores de la construcción y organizaciones sociales, pueda asegurar el techo para los que no lo tienen. Ese plan debe ser financiado mediante el impuesto progresivo a los grandes capitalistas y a las grandes fortunas. La estatización del transporte y la imposición de un sistema de transporte único y público controlado por los trabajadores y usuarios. Hay que exigir la triplicación del presupuesto para salud y educación, por el fin del subsidio a la educación privada y por un único sistema educativo público, laico y gratuito, al servicio de las necesidades de los trabajadores y el pueblo.

Lea la versión completa de la declaración haciendo click AQUI

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: