logo PTS

NOTA DE TAPA

LA PROTESTA SE CRIMINALIZA DESDE TERRABUSI

"Poke" Hermosilla procesado por jueces de la dictadura

La suerte de la criminalización de la protesta cayó esta semana también sobre otro de los delegados del sindicalismo de base: Javier “Poke” Hermosilla, de la Comisión Interna de Kraft-Terrabusi, que fue procesado por cortar la Panamericana y le abrieron un embargo por $210.000.

PTS

3 de marzo 2011

La suerte de la criminalización de la protesta cayó esta semana también sobre otro de los delegados del sindicalismo de base: Javier “Poke” Hermosilla, de la Comisión Interna de Kraft-Terrabusi, que fue procesado por cortar la Panamericana y le abrieron un embargo por $210.000.
La Cámara Federal de San Martín confirmó su procesamiento por dos cortes de abril (por las paritarias) y agosto de 2010. La noticia fue levantada por los medios, en particular por Clarín, que lo repitió con agrado. Esta misma Cámara ya había confirmado el procesamiento del “Poke” y el embargo por los cortes de Panamericana de 2009 y ningún medio le había dado importancia.

Con el Código Penal por la cabeza

Esta vez, la noticia fue publicada antes que se enteraran los abogados. La posición de los jueces es que “en cuanto concierne a la afectación de garantías constitucionales y a la represión y criminalización de la protesta social, se ha dicho que no existe conflicto alguno entre los derechos resguardados por la Constitución Nacional y las figuras típicas contenidas en el (…) Código Penal (….) las cláusulas constitucionales encuentran límite en las obligaciones que imponen las otras, por lo que es necesario conciliarlas, impidiendo que la aplicación indiscriminada de una deje a las demás vacías de contenido”

Uno de estos jueces viene de la dictadura (las Madres de Plaza de Mayo tienen una pelea histórica y lo han denunciado públicamente). Otros dos jueces dejaron libre a un genocida, junto a una sentencia que le valió el título de “la impunidad tiene el nombre de Barral y Fossati” puesto por las Abuelas de Plaza de Mayo.

“Se trata de un conflicto laboral”

La defensa de Poke volvió sobre sus argumentos: “se trató de un conflicto laboral y no penal” y subrayó el proceso como una “criminalización de la protesta”.

Cuentan que los compañeros en la fábrica, como con Lorena Gentile y el resto de procesados, tomaron con preocupación la noticia. La idea de responder con una gran campaña contra este ataque del Estado se debate en los turnos. Las obreras y obreros de Terrabusi saben cómo cerrar filas para defender sus conquistas.

De paso, mientras preparan la defensa, los trabajadores aprovechan y debaten también el rol de la dictadura, las patronales y la justicia; algunos vuelven a señalar el carácter de clase que tiene este Estado y cómo estos jueces siguen defendiendo los intereses de las patronales contra los obreros y los delegados que responden a la base, y pelean por los intereses de los trabajadores.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: