logo PTS

ELECCIONES

ANUNCIOS E INAUGURACIONES DE MACRI EN TRANSPORTE

Oportunismo electoral y negocios millonarios

Entrevistamos a Claudio Dellecarbonara, delegado de la línea B del subte y candidato a Senador por la Ciudad de Buenos Aires por el Frente de Izquierda.

PTS

25 de julio 2013

Oportunismo electoral y negocios millonarios

El gobierno de la Ciudad realizó anuncios en materia de transporte. ¿Cuál es tu opinión?

Los trabajadores del transporte somos los más interesados en extender y mejorar la red de transporte público; es una necesidad llegar a todas las zonas con un servicio de la mejor calidad. Esto tiene que hacerse garantizando que los usuarios no se expongan al peligro cada vez que viajan. Lo opuesto está haciendo el macrismo. Su gestión del transporte es irracional e improvisada, y eso es fundamentalmente porque gestiona para y con los empresarios del sector y los grandes contratistas de obra pública, y no para los usuarios. Después de prometer que iba a construir 10 kilómetros de subte por año al iniciar su gestión, Macri condenó al deterioro y abandono al transporte, igual que el gobierno nacional. Ahora, justo en época de elecciones, en poco tiempo inauguró la estación Hospitales de la línea H del subte, lanzó el Metrobus de la 9 de Julio y anunció la apertura del Metrobus corredor sur y dos nuevas estaciones de la línea B.

¿Qué podes decir sobre estas iniciativas?

El estado de las líneas de subtes es malo, y ahora pretende inaugurar dos estaciones de la línea B que no están en condiciones de funcionar. Se hizo un estudio, hay fotos y videos en los que se ve el pésimo estado de los túneles y los talleres, en donde hay riesgo de vida para los trabajadores y pasajeros, hay filtraciones y hasta sitios inundados…. Es muy importante abrir estas estaciones y ampliar la red aun más, pero en óptimas condiciones y no como están ahora. El 2 de abril, cuando se inundó la estación Los Incas, el compañero Antonio Millares se electrocutó mientras trabajaba, y en una tormenta reciente, el agua pasaba 30 centímetros el andén en otra estación. Pero este tipo de cosas no ocurren sólo desde que se hizo el traspaso del subte a la Ciudad de Buenos Aires: la red está en este estado también porque mientras fue responsabilidad del gobierno nacional no hubo control alguno de las obras e inversiones, mientras los Roggio se enriquecían a cuatro manos. Murieron tres trabajadores desde 2011, y hace poco parte del techo de la estación Independencia cayó sobre los usuarios; en cualquier momento tendremos que lamentar más heridos y vidas perdidas si no se toman medidas. Con el Metrobus intentan mostrar una gran obra en un punto neurálgico de la ciudad, pero es sabido que se negaron a invertir para mejorar el servicio de la línea C, que realiza hace décadas gran parte de ese recorrido.

¿A qué intereses responden Macri y sus funcionarios?

Los ministros del gabinete porteño y Macri son empresarios millonarios, que aumentaron su patrimonio desde que están en la función pública, asociados a los grandes empresarios del transporte y constructoras a las cuales les facilitaron grandes negocios. Nada tienen que envidiarle a Ricardo Jaime, el ex Secretario de Transporte kirchnerista que compareció sólo 10 minutos ante el juez después de estar prófugo durante una semana por causas de corrupción mientras ejercía la función pública. Todos ellos, macristas y kirchneristas, son parte de la misma casta de políticos patronales que se enriquecen a costa del sufrimiento del pueblo trabajador. Tienen intereses en común con los grandes empresarios, y es por eso que nunca van a llevar adelante las obras necesarias; son todos ellos los responsables de que sigamos teniendo una ciudad con enormes desigualdades, donde miles viven en condiciones de precariedad. Por eso hay que quitarles las concesiones de inmediato a todos los parásitos como Roggio y dejar de pagarles subsidios. Somos los propios trabajadores del transporte y los usuarios los que tenemos que planificar la mejor red de transporte, combinando los distintos medios de forma segura y eficiente. Hay que poner en condiciones lo que se deterioró o destruyó por falta de inversión, teniendo en cuenta los cambios que experimentó la ciudad en los últimos años también. Para eso hay que contar con recursos económicos considerables, dejando de pagar la deuda externa y cobrando impuestos extraordinarios a los banqueros y grandes empresarios de la Ciudad, además de utilizar los recursos de entidades como el Banco Ciudad.