logo PTS

MUJER

ENTREVISTA A LA COMISIÓN DE MUJERES DE DONNELLEY

“No me sorprendió la respuesta solidaria de los trabajadores”

Un trabajador de la fábrica Donnelley sufrió un terrible drama al perder toda su casa en un incendio. Entrevistamos a su esposa Verónica, Erika, Romina, Anahí y María de los ˜ángeles, que integran la comisión de mujeres de Donnelley y nos cuentan la campaña de solidaridad que están llevando adelante.

PTS

2 de agosto 2012

Verónica: El problema que nos ocurrió tiene que ver con un problema de vivienda más general que tienen todos los trabajadores. Siempre vivimos en la casa de mis viejos, quisimos independizarnos, nos fuimos de a poco comprando cosas para nuestra casa, juntamos un poco de dinero y cuando pudimos, buscamos una casa para alquilar. Tuvimos distintas opciones pero optamos por una casa más sencilla pero que podíamos pagar.

¿Qué sintieron cuando supieron lo del incendio?

V: Me avisó Gonzalo –su marido-, fue un golpe duro aún creyendo que era algo menor. Cuando fui hasta mi casa y vi que el incendio se había devorado todas mis cosas, lo que durante años fuimos comprando, me sentí morir. Hacía sólo dos meses que habíamos podido mudarnos, por primera vez podíamos vivir solos con nuestro hijo. Sentí que el mundo se desmoronaba y yo quedaba justo con un pie afuera.

Anahí: Me pregunté cómo estarían ellos, yo en su lugar me hubiera muerto. La primera vez que iban a independizarse y perder todo. La bronca que te da con el sacrificio que cuesta armar una casa. Me sorprendió que ellos estuvieran fuertes.

V: Perdí cosas que tienen un valor monetario, recién estamos pagando la primera cuota de la heladera y el lavarropas, que vamos a tener que pagar durante todo un año. Pero lo que más siento son las cosas que perdí de Roman –su hijo de 5 años-. Vieron cómo somos las madres, guardás cada cosa que te da la maestra, sus recuerdos de bebé.

María: La bronca que da es que dos jóvenes trabajadores no puedan realizar el sueño de una casa propia. No te queda otra que vivir con tus viejos, a veces hacinados, o vivir solos en una casa muy precaria, que muchas veces son las únicas que podés pagar. Cuando vi la casa me agarro bronca y angustia, después esos sentimientos se cruzaron con las acciones solidarias de los trabajadores, la Bordó de Donnelley y nuestros compañeros de la juventud. Eso me recompuso.

Romina: Cuando hablé con Vero le dije: “es terrible perder todo, pero con la solidaridad de los compañeros van a salir adelante”.

V: Para mí fue muy importante la solidaridad que recibimos, eso nos levantó del suelo.

R: Te ayuda a sobrellevar el golpe y te anima a comenzar, si no ¿cómo haces para levantar tu casa?

V: El apoyo moral, la solidaridad es lo más valioso. Puede venir alguien y te regala 300 mil pesos y no es lo mismo. En cambio la solidaridad te ayuda a volver a empezar.

E: Yo pensé en la ilusión de ellos, de ese día que pudieron alquilar e ir a vivir solos con su hijo, cómo estarían ahora con esas ilusiones “quemadas”.

V: ¿Saben qué le dio la patronal a Gonza? Un pantalón y un buzo. En cambio los trabajadores enseguida nos ayudaron haciendo una colecta de dinero, después cada uno nos traía algo de ropa, cosas para la casa.

¿Qué les pareció la respuesta que dieron los trabajadores de la fábrica?

Erika: A mí no me sorprendió la respuesta de los trabajadores, hace años que vienen luchando y siempre están unidos.

A: Cómo ellos dicen, tocan a uno tocan a todos, y no solamente en el trabajo, sino en la vida cotidiana.

M: En las fábricas se lucha por las condiciones de trabajo, por el salario, pero esto no alcanza. Los trabajadores tenemos problemas estructurales, como el de la vivienda, el de la salud. Lo que les ocurrió a Vero y Gonza lamentablemente es un drama cotidiano. El ejemplo de Maddy es otro, que a través de una campaña solidaria resolvió, en parte, el problema de Eduardo, delegado de Donnelley, la obra social no le cubre la atención de su hija, que tiene problemas de salud irreversibles.

R: Es obvio que contamos para estos momentos con los trabajadores, los de nuestra misma clase; de la patronal y el sindicato no se puede esperar nada.

¿Creen que se puede resolver el problema de vivienda?

A: Sí, hay miles de hectáreas desocupadas, por qué no lotean eso y habilitan terrenos para la gente sin vivienda propia. No es que no queremos pagar, pero que sea como nosotros podemos pagar que es en cuota. Tenemos un terreno que compramos por un pariente que nos dio facilidades de pago ¿cómo vamos a construir si el alquiler te chupa todo?

E: Yo entiendo el problema de los que no tienen casa propia por mi mamá, quien hoy vive con mis hermanos porque no puede alquilar algo sola, es grande, trabaja un montón, así y todo no puede alquilar porque tiene que presentar un recibo de sueldo con un buen salario y ella no lo tiene. No es sólo lo que tenés que pagar de alquiler, si querés darte un gusto, tener teléfono de línea más cable de TV, ¿cómo haces? Ella es grande, eso te da más bronca. Tal vez si sos joven y trabajan los dos podés pensar en comprarte un terreno, pero a la edad de mi mamá no.

V: Los trabajadores de Donnelley tienen un sueldo bueno, sin embargo todos tienen problemas de vivienda, ninguno llega a poder comprarse una casa o tener una vivienda que no se les llueva el techo, con agua corriente y gas natural. Cuando discutieron el incendio de nuestra casa en la fábrica hubo mucho odio, todos contaron sus problemas de vivienda.

M: La bronca es que en zona norte los trabajadores vivimos en casas sin agua corriente cuando los barrios privados, pegados al nuestro tienen agua corriente.

E: Sí y riegan las plantas, tienen lagos artificiales con agua corriente.

V: Hay obreros que aun cuando los dos trabajan no pueden hacer la instalación de gas, tienen que comprar garrafas. Todo es precario, dos días antes de que mi casa se incendiara le pasó lo mismo a un vecino, unos días después a otro. Es cotidiano esto.

E: Los cortes de luz en verano son cotidianos, ellos en los barrios privados tienen aire acondicionado y a nosotros nos cortan la luz.

M: Cuando fue el conflicto del Indoamericano fuimos el único partido que estuvo presente para apoyar el reclamo de tierras donde vivir. Mientras desenmascaramos los engaños de CFK, quien presenta planes de vivienda que son un chiste de muy mal gusto, juega con las ilusiones de los que realmente necesitan una vivienda, el pueblo pobre. Alicia Kirchner y todos los cercanos al gobierno compran propiedades por centavos en el sur, una de las provincias más caras de la Argentina. Mientras el norte, por ejemplo, el 60% de la población sufre gravísimos problemas de vivienda, desalojan, y sólo reciben palos, represión y muerte.

¿Están organizando un festival?

M: Para nosotros es una oportunidad de volver a plantear la importancia de la solidaridad y que la unidad obrero estudiantil puede lograr encontrar una salida política.

R: Es importante el festival para recaudar fondos. Para que la compren todos los que quieran venir al festival y otros que no puedan venir que contribuyan comprándola.

V: Los compañeros de Donnelley imprimieron la entrada, sale $20. Vamos hacer un buffet económico, para que todos puedan comer durante el festival, también va a haber bandas de música en vivo.

M: La juventud del PTS actuó con mucha sensibilidad, comenzó a organizar una campaña de solidaridad, más el festival. Para esto nos reunimos junto a la juventud del PTS, la comisión interna y los trabajadores de Donnelley, compañeros de Kraft, Pepsico, estudiantes universitarios, de la UOM, Smata, docentes y nosotras por la comisión de mujeres. Sabemos que es muy importante la solidaridad, pero esto tiene que estar acompañado de una perspectiva política, que nos permita a los trabajadores luchar unido por estas demandas. Desde el PTS estamos impulsando una campaña por construir un Partido de Trabajadores, que es lo que nos permitirá contar con la fuerza social para luchar por un verdadero plan de viviendas. Solo con la clase trabajadora a la cabeza y luchando codo a codo con los sectores más pobres de la sociedad podremos darle una salida real al problema de la vivienda.

Entrevistó: Rosa D’Alesio

Festival solidario 11/8 - 22 hs. Casa Cultural Obreros de Astarsa, Monteagudo 1035 (a una cuadra de Ruta 197, El Talar) - Entrada: $20

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: