Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
22 de noviembre de 2019

La Verdad Obrera N° 363

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

INUNDACIONES EN CAPITAL

No es la madre naturaleza

25 Feb 2010   |   comentarios

Mucha agua paso sobre el puente en estos días, donde la ciudad volvió a verse bajo agua. La caradurez de Macri, echando la culpa a la madre naturaleza y a los vecinos por la “suciedad que tapa los sumideros”, solo es superada por las privatizadas Edenor y Edesur, que aprovechando la catástrofe y ocultando su culpabilidad por la falta de suministro, piden un nuevo tarifazo “para poder hacer frente a las inversiones necesarias”. Todo esto en medio de un silencio absoluto del gobierno nacional, como si sólo se inundara la “ciudad PRO”, cuando la víctimas fatales de estas últimas inundaciones se dieron en territorio bonaerense, donde las inundaciones son moneda corriente. Sin hablar, que al cierre de este periódico, vuelven las inundaciones en Tartagal, sumándose a las ya históricas inundaciones en Santa Fé, Salta, Jujuy y tantas otras zonas de nuestro país. Demostrando que la desidia gubernamental y la voracidad capitalista es una constante en todo el país.

En la ciudad, ahora Macri, quiere hacer callar la bronca de los vecinos, con unos míseros subsidios de $8000, eso sí, siempre que estén al día con los impuestos municipales. Cuando las pérdidas para los negocios de las zonas inundadas, en su mayoría superan los $20.000 como mínimo y ni hablar de los que habitan esas zonas que perdieron casi todas sus pertenencias...

La desidia gubernamental privilegia los negociados

Lo que verdaderamente sacaron a flote las inundaciones de estas semanas, es el debate sobre cómo la voracidad capitalista y las complicidades gubernamentales actúan en desmedro de las verdaderas necesidades del pueblo de la ciudad. Toda inversión en la misma está orientada a satisfacer la sede de ganancias de las contratistas y constructoras, o sea a incrementar las ganancias capitalistas. Inundaciones, cortes de luz recurrentes en verano, falta de gas en invierno, colapso del sistema de transporte, falta de viviendas para mas de 10.000 personas que viven en la calle, el incremento de los asentamientos precarios y casa ocupadas, la multiplicación de pobladores hacinados en villas, entre otros males, son lo que sufrimos los porteños con la contra cara de ser la ciudad con mayor PBI del país.

Las empresas de limpieza de sumideros, de recolección de residuos, y en especial las empresas de electricidad todas privatizadas, tienen un solo fin, multiplicar sus ganancias a costa de la desinversión y malos servicios.

A esto hay que sumarle la anarquía en la urbanización de la ciudad, a favor de la rápida ganancia capitalista con la complicidad de éste y de los anteriores gobiernos de la ciudad.

Varios especialistas denuncian que en los últimos años se perdieron más de 50 hectáreas de espacios verdes, por las megatorres que llevaron a una drástica reducción de tierras de absorción para lluvias. Por otro lado, se prolongó en 500 metros la desembocadura de los arroyos de desagote, como el Maldonado, el Vega, provocado por los escombros echados en la costa del río por las constructoras, haciendo aún más lento el escurrimiento del agua.

Para mayor ganancia de las constructoras, se eliminó el pulmón de manzana en las megatorres, por lo que la absorción natural se redujo drásticamente en estos últimos años. Mientras, los profundos cimientos de las mismas, actúan como verdaderos diques de contención del desagote subterráneo natural. Y esto sin hablar de la pavimentación y repavimentación sucesivas, para “acotar costos”, que llevaron a que las calles estén por encima de la línea establecida para el escurrimiento del agua, llevando a una mayor inundación de las viviendas.

Sin embargo, Macri vende la obra del Maldonado como la gran solución a las inundaciones, o sea, más megas obras al estilo “tren bala” de los K. Eso sí, beneficiando las ganancias de las constructoras e inmobiliarias porteñas, en especial de sus amigos o parientes… es más, la empresa contratista que tiene adjudicada la obra por $400 millones, por el ensanchamiento del Maldonado, es una empresa italiana Ghella socia de Calcaterra S.A., empresa del primo de Macri.
Todo esto, sin mencionar a las empresas de electricidad, que siempre tienen un argumento para cubrirse ante la falta de inversión y los malos servicios.

Estas empresas, en manos de privados son empresas que privilegian las ganancias, dejando de ser empresas de servicios públicos. Mientras tanto el gobierno nacional y popular, las subsidia y encima ahora Cristina se apresta a darle un tarifazo para que sigan acrecentando sus ganancias.

Ante la crisis del Macrismo, levantemos una salida obrera y popular

Desde hace meses el gobierno de Macri, viene atravesado por distintas crisis políticas que llevaron a la caída de dos jefes de policía y un ministro de educación, por el escándalo del espía Ciro James y del ministro de desarrollo urbano Juan Pablo Piccardo por la repudiada patota de la UCEP.

Mientras desde el gobierno nacional le aportaron a Macri, la posibilidad de crear su propia policía, y la centroizquierda de Solanas-Lozano sólo se dedicaron a denuncias, sin poner en las calles la fuerza social capaz de torcerle el brazo a Macri. Ahora con las inundaciones vuelve una nueva crisis de la “gestión PRO” y nuevamente vemos como los legisladores de Solanas, que hicieron campaña con las denuncias a las empresas por la destrucción del medio ambiente, renuevan sus denuncias, mientras no llaman a movilizarse para imponerle a Macri una salida a las penurias del pueblo y mucho menos contra las privatizadas que dejaron sin luz a los vecinos.

No alcanza con denunciar en los medios hace falta convocar a los propios damnificados, que por su propia cuenta realizaron cacerolazos para denunciar a Macri y las privatizadas exigiendo una respuesta ante sus penurias.

A Macri hay que imponerle con la movilización subsidios sin límite, para todos los damnificados, según la pérdida que haya tenido cada vecino, como primera medida urgente.

Y levantar una clara denuncia contra la rapacidad capitalista, que lleva al hundimiento de la ciudad, levantando un pliego de reivindicaciones obreras y populares, para comenzar a darle una salida sostenible y duradera, como la que proponemos desde el PTS.

Para resolver el problema de los cortes de luz y la desinversión, es clarísimo, debemos imponer la renacionalización de las privatizadas bajo control de los trabajadores y usuarios, única forma de que vuelvan a ser una verdadera empresa de servicios públicos.

Anular los contratos, sin pago, a todas las contratistas y reemplazarlo por un plan de obras públicas integral, encaradas por el estado y bajo control de los trabajadores y organizaciones sociales de la ciudad. Financiado por impuestos progresivos a las grandes fortunas y los mayores propietarios de tierras e inmuebles.

Para conseguir tierras de absorción, hay que volver a recuperar todos los espacios verdes, expropiando todas las tierras apropiadas por las monopólicas inmobiliarias y constructoras.

Estas son algunas de las medidas a levantar, en el camino de luchar por una verdadera salida sostenible y duradera, que sólo vendrá de la mano de una lucha obrera y popular, enfrentando a los capitalistas y sus gobiernos y levantando una integral y sostenible Reforma Urbana, a favor de las necesidades populares. Cualquier otra salida es, en el mejor de los casos, pan para hoy hambre para mañana.

Temas Relacionados: Nacional , Ciudad de Buenos Aires









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota