logo PTS

DEBATES

No al rupturismo en el Frente de Izquierda

Hoy se realizó la histórica jura de los compañeros diputados nacionales de nuestro Frente de Izquierda, donde además de las juras en sí mismas, que trascendieron a las de los partidos capitalistas, denunciamos en común el fraude de Córdoba y pudimos intervenir para fundamentar la abstención en la votación a las autoridades de la Cámara.

PTS

5 de diciembre 2013

Compañeros y compañeras de la Dirección del Partido Obrero (con copia a la Dirección de Izquierda Socialista)

Hoy se realizó la histórica jura de los compañeros diputados nacionales de nuestro Frente de Izquierda, donde además de las juras en sí mismas, que trascendieron a las de los partidos capitalistas, denunciamos en común el fraude de Córdoba y pudimos intervenir para fundamentar la abstención en la votación a las autoridades de la Cámara. Las primeras crónicas de los distintos portales de noticias de todo el país destacaban positivamente este "bautismo" del FIT en el Congreso Nacional.

Pero, paralelamente, en las afueras del Congreso el PO se aprestaba a realizar un acto sin el PTS ni Izquierda Socialista (algo que ya habíamos acordado hace más de una semana). Y, lo que la militancia desconocía, no había habido una sola reunión para coordinar nuestra intervención en un ámbito totalmente hostil para los revolucionarios como lo es el Parlamento.

Es que apenas 36 horas antes, a minutos de una reunión de la Coordinación Nacional del FIT donde se había acordado tratar la intervención común de los diputados electos del Frente en la sesión de hoy -un hecho inédito para todos nosotros-, la modalidad de los actos unitarios en la Legislatura y el Congreso para celebrar la asunción de nuestros diputados, la presentación ante la Corte y en la propia Cámara de Diputados exigiendo que abran las urnas de Córdoba y que hasta tanto eso no se resuelva que no puedan asumir los diputados de esa provincia sin nuestra compañera Liliana Olivero, recibimos una muy extensa carta de la Dirección Nacional del PO con numerosas imputaciones, descalificaciones, acusaciones de todo tipo hacia el PTS... en pos de la "unidad del Frente de Izquierda". A partir de ahí la dirección del PO inició una serie de hechos que, lejos de fortalecer la unidad del FIT, la cuestiona en forma aparentemente deliberada.

No nos vamos a detener en contestar todas y cada una de las calificaciones o, mejor dicho, descalificaciones de dicha carta. Pero sí vamos a tratar de dialogar con el núcleo central del planteo de los compañeros.

El camino de constitución del Frente

A partir de un resultado electoral adverso en la provincia de Catamarca, donde se presentaron como PO, en 2011 ustedes aceptaron integrar un Frente de Izquierda, sumándose así a la experiencia frentista iniciada en 2007 con los compañeros de Izquierda Socialista y el Nuevo Mas, y continuada en 2009. Las elecciones de 2011 confirmaban que la constitución del FIT era todo un acierto, pues superando con creces el piso proscriptivo de las PASO y luego con los más de seiscientos mil votos en todo el país se había constituido en la única alternativa nacional que postulaba la independencia política de los trabajadores.

Con un salto espectacular en 2013, esta alternativa política se consolidó duplicando en octubre la cantidad de votos obtenidos dos años antes, y constituyéndose nuestro Frente en una de las cuatro o cinco principales coaliciones políticas nacionales, obteniendo tres diputados nacionales y peleando por la cuarta, y numerosos legisladores provinciales y concejales.

Decenas de miles de trabajadores encontraron en el FIT una herramienta política propia "para apoyar nuestra lucha", "porque son de los nuestros", etc., abriéndose en una franja de la clase obrera -aún pequeña, pero creciente- un fenomenal avance hacia una conciencia de independencia política, lo que es un hecho trascendental que fue precedido por la conquista de numerosas internas por parte de la izquierda clasista. De lo que se trata en el próximo período, creemos nosotros, es de tener una política para que ese incipiente pero histórico giro en la conciencia de una franja de trabajadores sea la base para construir un gran partido de trabajadores revolucionario en la Argentina.

En el movimiento estudiantil, la conquista de centros de estudiantes en la UBA anticipó también los buenos resultados de octubre.

El FIT no fue un frente de ocasión, como auguraron y hasta desearon muchos de nuestros adversarios que auguraban que se iba a deshacer apenas pasadas las elecciones del 2011. Muy por el contrario, este año avanzamos aún más en los acuerdos políticos y programáticos con el Manifiesto que publicamos septiembre, una superación de los veintitrés puntos programáticos que dieron inicio al Frente.

El PTS reivindica y defiende al FIT, su programa, su manifiesto y su método de funcionamiento.

Unidad y diversidad

A los compañeros del PO no se les esconde que, más allá de los acuerdos, entre las fuerzas que integramos el FIT tenemos diferencias en distintos temas y prácticas. En nuestras prensas están presentes numerosos debates sobre vastos temas sindicales, de política nacional e internacional, sobre las vías de construcción de un partido revolucionario en la Argentina, etc. Esto, lejos de ser una debilidad del FIT, es una realidad que debemos ponderar muy positivamente. Pese a tal o cual diferencia, de táctica o estratégica, supimos poner en pie el Frente de Izquierda, que es un canal para que importantes franjas avancen hacia una conciencia clasista, siendo una experiencia que trasciende las fronteras nacionales: tres organizaciones que se reivindican trotskistas forman un Frente que obtiene casi un millón trescientos mil votos.

O sea que, más allá de las formas y lenguajes, los intercambios y polémicas que hemos hecho (y seguiremos haciendo) enriquecen a un Frente donde no existe "el pensamiento único".

El FIT no es un partido, sino (como lo indica su mismo nombre) un frente de tres organizaciones: el PO, el PTS e IS.

Consecuentemente con esta apreciación, las y los candidatas/os del PTS en el FIT siempre que han intervenido en radios o televisión nombraban a las tres organizaciones que lo integramos (algo que, como es de público conocimiento, no fue análogo por parte de los candidatos del PO). A nadie se le esconde esta realidad, que no solamente no ocultamos, sino que la hacemos valer positivamente, mostrando las siglas de nuestras organizaciones en las millones de boletas de las PASO y las Generales, en todo material común que publicamos, poniendo en los spots que vieron millones de personas a qué partido pertenece cada candidato del FIT.

Insistimos en esta fortaleza del Frente: tres organizaciones con diferencias no menores en varios aspectos se unen para poner en pie un canal o herramienta política que sea una alternativa propia de los trabajadores.

Dentro de esa diversidad logramos hacer spots televisivos y radiales comunes, al igual que afiches unitarios en la provincia de Buenos Aires y otros distritos (no así en la Capital Federal, donde el PO se negó).

Sobre la discusión de bloque o interbloque

Lamentablemente nos encontramos con el hecho de que ustedes quieren hacer de una discusión “técnica” (si formar un bloque o un interbloque) una cuestión “de Estado”, poniendo en cuestión la unidad del FIT si las cosas no se hacen como a ustedes se les ocurre, lo que sería un verdadero dislate lindante con el ridículo (una ruptura sin ninguna discusión política que la justifique). Es conocido que ustedes recurren con frecuencia a planteos ultimatistas. Quieren imponer todo lo que resuelven en su dirección por sobre la opinión y posiciones que tienen otras organizaciones con las que comparten algún espacio, y si no hay acuerdo con lo que ustedes plantean responden empleando todo tipo de improperios, aun cuando estemos frente a una diferencia táctica, como es este caso.

Yendo al tema del bloque o interbloque, el PTS sostiene que la mejor expresión parlamentaria de la realidad del FIT y sus partidos es formar un "interbloque" entre el bloque PO/FIT y el bloque PTS/FIT (luego IS/FIT cuando se incorporen los compañeros), funcionando con una coordinación de los tres partidos del Frente. Esto nos daría la posibilidad de intervenir en forma duplicada en las sesiones o ámbitos (como Labor Parlamentaria) donde sólo puedan hacer uso de la palabra los presidentes de bloque, pudiendo la izquierda tener más voces en un Congreso Nacional dominado casi en forma totalitaria por los partidos capitalistas. Si alguien tenía alguna duda, basta ver qué sucedió en la sesión preparatoria: en todos los debates teníamos dos voceros, cuando si nos hubiéramos encerrado en un "bloque", hubiéramos tenido uno (claro que se podría repartir ese tiempo, pero no es lo mismo repartir "dos tiempos" que uno). El interbloque es conveniente para el FIT, para el PO y para el PTS (y para los compañeros de IS cuando asuman), y para la representación que ejerceremos como voceros de los intereses de los sectores explotados y trabajadores en lucha, ya que suma más voces de la izquierda obrera y socialista en un ámbito dominado por los partidos capitalistas.

Lo que para la dirección del PO es un debate "capital" (¡que pondría en vilo al FIT!), para el periodista de La Nación que siguió toda la campaña de nuestro Frente se leía hasta el domingo previo a la jura de la siguiente manera: "Por el momento, el frente aún no ha definido la modalidad que adoptarán sus tres diputados nacionales. Se discuten dos opciones. La conformación de un bloque (con amplias posibilidades de que la presidencia del mismo sea rotativa) o la formación de un interbloque, porque esta última opción les permitiría tener más intervenciones en los debates.a del FIT" ("La izquierda lleva planteos duros al nuevo congreso", La Nación, 01/12/13)

O a este periodista se le escapó que la conformación de interbloque del FIT es "faccionalista", "criminal" y hasta "contrarrevolucionaria", o la dirección del PO nos quiere vender gato por liebre con objetivos que desconocemos. Como sabrán, en Diputados hay al menos conformados cuatro interbloques que tienen el mismo tratamiento parlamentario que los bloques (Ver Cámara de Diputados). Y también, por si había alguna duda, hoy el pleno de Diputados le dio un estatus parlamentario similar al "interbloque" del FR que al de un bloque como el del PRO, como corolario del debate por la tercera vicepresidencia de la Cámara.

Un bloque común, con presidente nombrado, implica un centralismo y una "disciplina" que hoy no se corresponde, sino que más bien rompería el método de funcionamiento del FIT: el acuerdo entre las tres fuerzas sin ninguna imposición de unas sobre otras.

Cualquiera podría preguntarse: ¿qué pasaría si -como sucede muchas veces ante distintos hechos- no nos pusiéramos de acuerdo con tal o cual actuación de la bancada del FIT? ¿Se paralizaría toda la labor parlamentaria de nuestros diputados hasta que se llegara a un acuerdo? Si fuéramos un partido común eso se resolvería con una votación donde se aplica lo que decide la mayoría. Es evidente que no podríamos utilizar este método en el Congreso, aun cuando el PTS tenga dos diputados y el PO uno (cuestión que sucederá cuando asuma Myriam Bregman), ya que estaríamos liquidando el método del FIT, el único posible en el marco de que hoy somos tres organizaciones. Lo contrario podríamos denominarlo como un intento de imponer una jerarquía burocrática parlamentaria. No.

El "interbloque", insistimos, es la forma parlamentaria que adquiere el estadio actual de nuestra unidad y diversidad.

Ustedes actúan según el criterio “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago". Cual paladines de un bloque monolítico anunciaron que presentarán dos proyectos de ley (82% móvil y eliminación del impuesto al salario), íntegramente redactados por ustedes y nunca puestos a consideración en la mesa del FIT. Esos proyectos podrán ser correctos en su letra, pero ¿son del FIT o del PO? Si fueran del FIT deberían ser fruto de un trabajo colectivo, al que el PO se negó pese al permanente llamado de atención del PTS. El PO está en todo su derecho y potestad de presentar los proyectos y "agendas" que considere, pero no en nombre del FIT, sino como lo que son: el Partido Obrero en el FIT. Defendemos este método con el que venimos funcionando desde marzo de 2011, cuando rubricamos el acuerdo de fundación de nuestro Frente. Los matices y diferencias que tenemos, las distintas tradiciones y prácticas, no se pueden tapar o aplastar con una medida organizativa.

Método

A nosotros no se nos esconde que tenemos diferencias en el accionar parlamentario. Para el PTS la orientación de los diputados y legisladores revolucionarios debe estar lo más íntimamente ligada al desarrollo de un movimiento obrero real que, independiente de toda variante patronal, empiece a pesar en la vida política nacional. Desde ese punto de vista aspiramos a hacer proyectos de ley que se pongan a disposición y sean debatidos por las organizaciones obreras, estudiantiles, de derechos humanos, de mujeres (según el caso) para que el mismo sea tomado como propio por un sector de los explotados y oprimidos, como parte de la movilización extraparlamentaria que es el "leit motiv" del parlamentarismo revolucionario junto con desenmascarar frente a los ojos de las masas el verdadero carácter de clase de instituciones que se presumen democráticas como los parlamentos, y utilizar esa privilegiada tribuna para la agitación y la propaganda política socialista y revolucionaria (que también puede implicar la presentación de proyecto de ley sobre temas políticos generales). Los compañeros del PO tienen otro método, que no compartimos pero respetamos. Por ejemplo, el proyecto de ley de anulación del impuesto al salario no lo pusieron a consideración de las organizaciones que se reunían en el Sutna San Fernando (Fate) originalmente... para discutir un plan de lucha contra ese reaccionario impuesto. O sea que hacen un divorcio entre su actividad "sindical" y la "parlamentaria".

Eso, que para nosotros es una importante diferencia, no puede resolverse con la disciplina burocrática de un "bloque". Es evidente, al menos eso creemos, que vamos a trabajar apoyándonos mutuamente en, aspiramos, el 100% de los proyectos de ley que presentemos. Pero también es claro que tenemos distintos métodos de "construirlos". Estamos orgullosos del año parlamentario que estuvo a cargo de nuestro compañero y dirigente del PTS Raúl Godoy (quien los próximos días entregará la banca a la compañera Angélica Laguna de IS), un ejemplo de lo que decimos y lo que queremos hacer.

Aun así, todo el accionar del FIT no puede pasar por el tamiz de la actividad parlamentaria, dejando de lado las intervenciones comunes en la lucha de clases, listas sindicales, estudiantiles, intervenciones fuera de la arena parlamentaria de nuestros compañeros militantes, etc.., ya que estaríamos abandonando la Mesa de los partidos del FIT como un ámbito de deliberación y resoluciones comunes, pasando a ser el Congreso el ámbito excluyente, como aparentan querer los compañeros del PO.

¿Estafa?

Otro de los "argumentos" que esgrimen ustedes es que Del Caño (y no lo nombran, Pitrola) es diputado electo por el FIT y no exclusivamente por el PTS o por el PO. Es evidente que esto es así. Pero asimismo también es evidente y público que Del Caño es del PTS y la compañera Sosa es del PO, al igual Bregman y Pitrola, respectivamente. ¿Cómo se expresa metodológicamente el "frentismo", entonces? En el método de la rotación, que debe combinarse con reuniones semanales de las direcciones de los partidos que conformamos el Frente para intentar llegar a acuerdos y una agenda y "hoja de ruta" comunes. Entretanto, Del Caño y Bregman seguirán siendo del PTS y Sosa y Pitrola del PO. Esconder eso tal vez no sería una "estafa", pero sí un abierto engaño.

Si pretenden enlodar la posición del PTS con bolsas de gato burguesas tipo UNEN y su interbloque, análogamente podríamos decir que vuestra posición cerrada de "bloque o bloque" es análoga a la del bloque "bonapartista" del FPV. Insostenible.

¿Unidad o impostura?

Ahora, de pronto, entre gallos y medianoche, sin habernos llamado a una sola reunión para ver cómo encarar el trabajo común en la Legislatura de la Ciudad, sin querer tratar una intervención común en la sesión inaugural del Congreso de la Nación, presentando proyectos de ley "del FIT" cuando no lo son, presentándole una causa penal a Macri sin ponerlo a consideración del resto de las fuerza del FIT, repentinamente a la dirección del PO le agarró una suerte de fiebre "unitaria".
Rechazamos de plano el típico planteo ultimatista del PO, en este caso de que si no hay bloque, no hay FIT. En realidad, creemos que esta suerte de "apretada" totalmente desproporcionada podría responder a que es la dirección del PO la que quiere tener las manos libres para seguir como hasta ahora... pero en nombre del FIT y no del PO, intentando endilgarle al PTS su verdadero fin. Esa sí que sería una impostura.

Unidad, unidad

En 2011 el PTS les propuso a las fuerzas del FIT iniciar una agenda de discusiones comunes sobre la necesidad de construir un gran partido de trabajadores revolucionario en la Argentina. Esa es la verdadera unidad que, creemos, necesita la revolución, con corrientes de decenas o centenares de miles de trabajadores en las principales concentraciones obreras estratégicas para el capital, con grandes corrientes estudiantiles militantes que puedan forjar en las calles la unidad obrero estudiantil, etcétera.

Si el PO fuera consecuente con el alarde que hace de unidad entre nuestras fuerzas, debería plantearse reiniciar una discusión de estas características, necesaria y estratégica.

Entretanto, sigamos fortaleciendo al FIT teniendo en cuenta la unidad y respetando la diversidad interfuerzas.

Por un interbloque y una mesa permanente del FIT

Si para ustedes la "unidad" en sus términos es clave, entendemos dentro de su lógica que el "interbloque" sería un "mal menor" ante la alternativa de romper el FIT, cuestión que correría por exclusiva (ir)responsabilidad del PO.

Por el contrario, reiteramos lo que ya les adelantamos oralmente desde hace semanas: inscribamos ya mismo el interbloque del FIT y presentémoslo "en sociedad" como la expresión de nuestro Frente, y entretanto peleemos juntos en Diputados por nuestra integración en las comisiones más importantes. Pongamos en pie una "institución" que sea la Mesa Nacional del FIT, que semanalmente se reúna y discuta las intervenciones parlamentarias de todo el país, amén de pronunciamientos, movilizaciones, listas sindicales y estudiantiles comunes, etc., entre el PO, el PTS e Izquierda Socialista.

Aspiramos a que el tiempo logre que la "gimnasia" frentista sea una práctica "normal" de la dirección del Partido Obrero.

Con saludos cordiales,

Comité Ejecutivo del PTS, 04/12/13


Carta del PO 1° de diciembre de 2013

Temas relacionados: