logo PTS

BANCAS DEL PTS EN EL FIT

Nacionalización del petróleo y el gas bajo control de los trabajadores

El lunes 22 el diputado nacional del PTS en el Frente de Izquierda Nicolás Del Caño, con el acompañamiento de los diputados del FIT Néstor Pitrola y Pablo López del PO, presentó un proyecto de ley de hidrocarburos alternativo al del gobierno nacional. El proyecto fue elaborado por los equipos parlamentarios del PTS de Neuquen, Mendoza y el Congreso Nacional, y contó con aportes de distintos especialistas en materia de hidrocarburos, medioambiente e integrantes del pueblo mapuche. La Verdad Obrera entrevistó a Del Caño, a la senadora provincial de Mendoza Noelia Barbeito y al ex diputado provincial de Neuquen Raúl Godoy, quienes estuvieron en la presentación del proyecto.

Nacionalización del petróleo y el gas bajo control de los trabajadores
25 de septiembre 2014

Con este proyecto, desde la izquierda se entra de lleno en uno de los grandes debates nacionales
Del Caño: Sí, la nueva ley de hidrocarburos acordada entre el gobierno nacional y los gobiernos de las provincias hidrocarburíferas es el debate que se viene a nivel nacional, sobre todo en las provincias petroleras. De votarse esta ley se estaría generalizando y transformando en un nuevo marco legal para las futuras concesiones de explotación convencional y no convencional el acuerdo del 2013 con Chevron para Vaca Muerta. Es una ley que otorga enormes beneficios a las multinacionales. Una vez más se rompe el relato de que se enfrenta a los buitres y defiende una supuesta soberanía energética.
Barbeito: El proyecto oficial plantea que ante eventuales litigios tendrán jurisdicción los tribunales de Estados Unidos y Francia. Es decir que podrán ser futuros Griesa los que tengan en sus manos la resolución de los mismos.
Godoy: Otro punto importante es que el proyecto del gobierno legaliza en nuestro país el método del fracking para los yacimientos no convencionales, método no sólo repudiado por organizaciones socioambientales o los pueblos originarios, sino que en varios países está prohibido por ley.

Claves de la entrega
» Plazo de explotación de las reservas: 30 años para los pozos convencionales
» 35 años para los pozos no convencionales
» Otorgan 10 años de prórroga en las concesiones
» Impuestos provinciales: solo pagarán el 3% de Ingresos Brutos
» Reservas: pueden disponer a su antojo hasta del 20% de las reservas

¿Cuáles son los principales puntos que plantea el proyecto elaborado por el PTS y presentado en conjunto por el Frente de Izquierda?
NDC: Nuestro proyecto parte de la derogación de toda la legislación vigente en materia de hidrocarburos, incluyendo el andamiaje legal de la época de las privatizaciones menemistas, que luego de más de una década de gobiernos kirchneristas sigue regulando la actividad. También se anulan todas las concesiones de explotación con empresas privadas, conformando una nueva YPF 100% estatal que será la única autorizada para la explotación de los yacimientos en territorio nacional. A su vez se nacionaliza el conjunto de la industria de hidrocarburos y se expropia el 49% de las acciones de YPF que están en manos privadas.
RG: También establecemos el control de los trabajadores de toda la producción, para que no sean funcionarios carreristas sino los trabajadores, junto a la comunidad y a los pueblos originarios desplazados por las petroleras, los que definamos qué hacer con los recursos naturales. Lo hicimos en una fábrica como Zanon y ahora en Donnelley. Esto muestra la potencialidad de los trabajadores para manejar un resorte estratégico como el petróleo. Somos los trabajadores junto a técnicos, profesionales y docentes de las universidades públicas, los que tenemos la fuerza social para enfrentar el saqueo y la entrega, y establecer una explotación racional de los recursos naturales, poniéndolos al servicio de las necesidades populares.
NB: En nuestro proyecto de ley también establecemos que la renta petrolera debe ser puesta al servicio de la población, por eso deberá destinarse, como mínimo, el 10% para la inversión en la educación pública; el 10% en la salud pública, el 15% para la construcción de viviendas y el 5% para planes de obra pública. Además se establece que el 10% debe utilizarse para el desarrollo de energías renovables, porque la industria de hidrocarburos tiene un alto impacto ambiental. Por eso también nuestro proyecto prohíbe directamente la utilización del método del fracking en todo el territorio nacional, al igual que cualquier nuevo método mientras no se compruebe que no genera consecuencias nocivas ni para el medioambiente ni para las poblaciones cercanas, empezando por los pueblos originarios.

¿Cómo sigue esta pelea?
NDC: No sólo daremos el debate en el Congreso contra el proyecto oficial y en defensa de nuestro proyecto, sino que llamamos a realizar una gran campaña en todo el país por la nacionalización del petróleo y el gas bajo control de los trabajadores y a movilizarnos cuando quieran votar el proyecto entreguista del gobierno nacional.

Temas relacionados: