logo PTS

Informaciones Obreras

CARTA DE UNO DE SUS COMPAÑEROS

Murió un trabajador tercerizado en Telefónica

El jueves 7/6 en un edificio de Telefónica en Barracas falleció mi compañero de trabajo Gustavo Vela a causa de la explosión de una caldera.

14 de junio 2007

El jueves 7/6 en un edificio de Telefónica en Barracas falleció mi compañero de trabajo Gustavo Vela a causa de la explosión de una caldera.

El entró a trabajar en la empresa tercerizada Sadmitec del grupo Techint en el 2000, luego de que la fábrica metalúrgica en la que laburaba hacia varios años quebró, dejando en la calle a todos sus trabajadores. Por mucho tiempo recorrimos juntos los edificios de Telefónica (Piedras, Inclan, Buen Orden, Barracas Boca, Barracas Cidiba, Garage Jovellanos, Defensa 143 y Defensa 390), Atento (Edificio Central Park) y Aerolíneas Argentinas de la zona sur de capital. Los tiempos de descanso se fueron acortando y llegamos a realizar mantenimiento simultáneo en un radio mayor de capital y GBA. Un recorrido que antes hacían ocho personas, lo teníamos que resolver dos o en muchas casos solo uno. Además del trabajo técnico, también las tareas administrativas, donde nos autocontrolábamos los tiempos de la gestión (inicio del reclamo, duración del trabajo, terminación y control del mismo, etc.). Los edificios en los cuales trabajamos tienen muchos años y nunca hubo una inversión seria. Los ascensores, las calderas y equipos de aire acondicionado obsoletos, cloacas obstruidas, instalaciones eléctricas antiguas, son parte de la infraestructura que atendemos los "muchachos de mantenimiento" en cada jornada. La resolución de los reclamos en menor cantidad de tiempo, demuestra la vulnerabilidad y constante tensión a las que estamos sometidos.

Gustavo, con mucha tristeza para los que lo conocimos, hoy engrosa la lista de los miles de trabajadores que por año fallecen debido a los "accidentes de trabajo" causados por la voracidad empresaria.

Mientras Telefónica y Techint obtienen millones, los trabajadores tenemos que cumplir jornadas agotadoras e insalubres con un sueldo que nunca alcanza. Esto con la complicidad de los gobiernos y las direcciones sindicales que en los noventa pactaron la ley de flexibilización laboral y la "ley de accidentes de trabajo", permitiendo la tercerización y la productividad.

Vale poco para los empresarios la vida de un trabajador. Sin embargo, Gustavo estará siempre presente en quienes lo conocimos de cerca como un tipo laburante y solidario.

Para su familia el más calido abrazo.

Sergio Pozzi, ex trabajador de Sadmitec

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: