logo PTS

Comunicados de prensa

REPRESION A LOS DOCENTES PORTEÑOS Y PARO DE CTERA

¿Macri consiguió una policía propia?

Ayer las pantallas de millones de televisores de todo el país emitieron decenas de veces la imagen de efectivos policiales impidiéndoles a dirigentes de los gremios docentes de la Capital Federal poner en pie una carpa frente a la sede del Jefe de Gobierno de la Ciudad, como parte de una "vigía" para presionar por una recomposición salarial, después de varios días de de paro en las aulas

Guillo Pistonesi

21 de octubre 2008

Ayer las pantallas de millones de televisores de todo el país emitieron decenas de veces la imagen de efectivos policiales impidiéndoles a dirigentes de los gremios docentes de la Capital Federal poner en pie una carpa frente a la sede del Jefe de Gobierno de la Ciudad, como parte de una "vigía" para presionar por una recomposición salarial, después de varios días de de paro en las aulas (ver aquí).

Con la represión algunos dirigentes de la UTE y la CTERA fueron heridos. Aunque, para variar, tarde: bienvenida una medida nacional –un paro de 24 horas– para repudiar este atentado a elementales libertades democráticas que gozaron tanto las patronales sojeras como los militantes kirchneristas hace no muchos meses cuando instalaron sus carpas en la plaza del Congreso.

Recordemos que la dirección del sindicato sólo llamó a una medida nacional cuando fusilaron en Neuquén a Carlos Fuentealba y en los últimos meses literalmente estuvo borrada de los conflictos que hubo y hay en varios distritos, haciendo continuar el en los hechos a uno de los núcleos duros de la menemista Ley Federal de Educación y su partición de la educación en decenas de jurisdicciones.

Una de las principales demandas mediáticas del derechista Mauricio Macri y su staff -de no menos derechistas y antiobreros- es la que el gobierno nacional le entregue parte de la Policía Federal para que ésta funcione bajo la órbita del gobierno comunal. Entrega con presupuesto y todo.

La verdad es que con este tema hubo y hay una suerte de juego perverso en el que tanto los Kirchner como los Macri Boys (and Girl, con Gabriela Michetti) hacen "negocio".

A los que ocupan la Rosada les sirve como aporte a su gastado frasco de maquillaje progresista. A "Mauricio", como intento de usufructuar la oposición al gobierno K de amplias franjas de las clases medias porteñas, bajo la argucia que el matrimonio gobernante les pone "palos en la rueda" para imponer los tan mentados "orden" y "seguridad" en la ciudad porteña.

A las pruebas remitirse. Los dirigentes de UTE/CTERA y los medios acólitos a los Kirchner orientan el repudio sólo y nada más que hacia el empresario Macri, hijo de Franco. Él, Mauricio, responde junto a la Michetti contra los sindicatos, en nombre de la educación de nuestros hijos, sin mencionar que gobiernan la ciudad más rica del país cuyos docentes están en salarios en el puesto 16° del ranking nacional.

Huelga decir que al derechista Macri y su séquito les sobran blasones para convertirse en blanco de la repulsa del pueblo trabajador.

Pero, para hacer honor a la verdad, se torna imprescindible saber con quiénes lidiamos. Macri no consiguió aún el manejo formal de la policía. Los efectivos que impidieron la manifestación docente responden al Ejecutivo de la Nación, a Cristina Fernández. El ministerio a cargo es el de Aníbal Fernández, el de "Justicia, Seguridad y Derechos Humanos". Sin temor a las exageraciones se puede afirmar que la represión a los docentes en la porteña Avenida de Mayo: ’Los Kirchner lo hicieron’.

Claro que las cosas y acontecimientos no se muestran en toda su dimensión real.

¿Mauricio Macri consiguió una policía propia para la Ciudad? No. Más allá de los titulares de la prensa oficial, obtuvo un aliado objetivo para su causa, como lo hizo con las y los inquilinos de la Asamblea de San Telmo que sufrieron el desalojo y la detención por meses entre tantísimos acontecimientos en los que la Federal hace honor a su "naturaleza", la preservación de los bienes de la burguesía y sus aliados.

Los dirigentes sindicales docentes esconden concientemente lo evidente. Más allá de los discursos, la represión es enviada por el gobierno K "nacional y popular". Esta dirigencia ya demostró ser capaz de hacer primar su comunión con el gobierno K por ante la verdad y los intereses de los y las trabajadoras docentes.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: