logo PTS

Nacionales

Declaración de la Juventud del PTS hacia el Congreso de la FUBA

Luego del 10A: una oportunidad para construir un movimiento estudiantil militante, junto a los trabajadores

La imagen de la autopista más importante de la zona metropolitana de Buenos Aires copada por las banderas de Comisiones Internas combativas junto a los Centros de Estudiantes de las facultades más politizadas de la UBA el 10A, es una novedad en la política nacional. Es el reflejo de un proceso profundo que están transitando los trabajadores de nuestro país, para quienes el ajuste que lanzó el gobierno de Cristina es una realidad que se palpa minuto a minuto. Se terminó el “nunca menos” y nadie puede negar que el gobierno aceleró rápidamente su viraje a derecha. Al impulso de una política económica ortodoxa de devaluación, suba de tasas de interés, aumento de tarifas y búsqueda de capitales extranjeros, el Cristinismo le sumó una “política social” que genera envidia en los derechistas más rancios: el reciente proyecto de ley anti-piquetes que no es más que una reglamentación de la protesta social, es aplaudido por todo el arco de la oposición patronal; los ataques al movimiento obrero, como vimos durante la gran lucha docente y el apoyo a condenas de tribunales fascistas como en el caso de los petroleros de Las Heras.

PTS

23 de abril 2014

La imagen de la autopista más importante de la zona metropolitana de Buenos Aires copada por las banderas de Comisiones Internas combativas junto a los Centros de Estudiantes de las facultades más politizadas de la UBA el 10A, es una novedad en la política nacional. Es el reflejo de un proceso profundo que están transitando los trabajadores de nuestro país, para quienes el ajuste que lanzó el gobierno de Cristina es una realidad que se palpa minuto a minuto. Se terminó el “nunca menos” y nadie puede negar que el gobierno aceleró rápidamente su viraje a derecha. Al impulso de una política económica ortodoxa de devaluación, suba de tasas de interés, aumento de tarifas y búsqueda de capitales extranjeros, el Cristinismo le sumó una “política social” que genera envidia en los derechistas más rancios: el reciente proyecto de ley anti-piquetes que no es más que una reglamentación de la protesta social, es aplaudido por todo el arco de la oposición patronal; los ataques al movimiento obrero, como vimos durante la gran lucha docente y el apoyo a condenas de tribunales fascistas como en el caso de los petroleros de Las Heras.

En este marco nacional, la FUBA convoca a su congreso ordinario, en el que lamentablemente como sucede hace varios años, la conducción de la Federación buscará renovar su mandato casi como un objetivo en sí mismo, dejando en un segundo (o tercer) orden la importante tarea de llenar de participación y discusión el congreso, mientras se juegan a mantener un acuerdo político que, como todo lo indica, mantendrá una Federación paralizada y desorganizada.

Desde la Juventud del PTS participaremos del Congreso y de sus actividades previas con el objetivo de discutir la imperiosa necesidad de refundar la Federación. Opinamos que la situación política que atraviesa nuestro país nos presenta una gran oportunidad para desarrollar un movimiento estudiantil militante y combativo, que se plante codo a codo con la junto a las luchas de los trabajadores. Estamos convencidos que un importante sector de trabajadores que han hecho una experiencia con el gobierno se organizará para enfrentar el ajuste del gobierno y las distintas variantes patronales. La emergencia destacada de distintos sectores de izquierda que cuestionan la política y los métodos de la burocracia sindical en numerosas fábricas y lugares de trabajo es la parte más avanzada de este fenómeno político que tiene a los trabajadores como protagonistas. La pregunta es entonces: ¿Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para que el movimiento estudiantil pelee codo a codo junto a los trabajadores y sea un factor que fortalezca una lucha que está abierta para todo un período?

La FUBA y los desafíos de una nueva situación política

Desde hace años, la política del PO y La Mella ha sido la de sostener acuerdos formales con el único objetivo de mantener la “titularidad” de la FUBA, de acuerdo a un programa “de izquierda” en los papeles que luego no se condice con la práctica de la federación. Esto está harto demostrado por su incapacidad -comprobada durante todos estos años- de convertirse en una referencia de debate y organización para los estudiantes. Dirigir la FUBA se ha reducido a gestionar las fotocopiadoras del CBC, sacar decenas de declaraciones al año y “agitar” campañas vacías de participación que en general no conocemos más que los militantes. Un programa “rojo” se convierte en papel mojado sin miles de estudiantes dispuestos a llevarlo adelante y defenderlo.

Por un lado, La Mella buscó permanentemente ubicar a la FUBA detrás de una posición semi-kirchnerista. Apoyamos “lo bueno” y cuestionamos (con muchos límites y sin que nadie lo note mucho) “lo malo”. Esta histórica definición de su política justificó su decisión de no apostar a que la Federación se convierta en un actor central para enfrentar la política del gobierno, y los llevó en las últimas elecciones de rector a coquetear con el candidato de los autodenominados “decanos progres”. Su alianza con Lozano (amigo y asesor del Papa) demostró rápidamente los límites y tuvo también su expresión en las facultades, donde perdieron la conducción de 4 centros de estudiantes en manos de las corrientes que impulsamos el Frente de Izquierda. Frente al nuevo Congreso acaban de presentar una declaración en la que, con total anacronismo y nula comprensión política, llaman a Libres del Sur (que tienen un acuerdo nacional en UNEN con el radicalismo!!) y a Unidos y Organizados (el conjunto de las agrupaciones K!!!) a enfrentar a la “derecha”, que para ellos sólo encarna la Franja Morada, lavándole alevosamente la cara al gobierno nacional ¡y a las Liebres del Sur, amigos íntimos de la FM!. La independencia política es para la Mella ni más ni menos que una frase para los días de fiesta

El PO, por otro lado, convive hace años con una política “a dos bandas”(para todos menos para ellos mismos), impulsando con la Juventud del PTS el Frente de Izquierda en varias de las facultades donde somos la conducción de los Centros de Estudiantes pero negándose a romper el acuerdo oportunista con la Mella para pelear, también y con más razón en la Federación, por un Frente de Izquierda que abra un proceso desde abajo, para refundarla. Parece que han borrado con el codo lo que escribían a finales de 2012 de que la FUBA se encontraba en una crisis y era necesario un debate profundo para redefinir sus objetivos centrales.

El pasado paro del 10A apareció como una nueva foto de dos modelos distintos de construcción en el movimiento estudiantil. La conducción de la FUBA logró realizar un corte con la menor fricción posible. Como estaba todo parado, no había piquete posible en Córdoba y Junín, a metros de la plaza Houssey. El desafío estuvo sobre todo en la panamericana y, aún con la negativa de la conducción de la federación a jugarse con todo a este corte, centenares de estudiantes organizados y no organizados, junto al CECSO, el CEFyl y el CEP le pusimos el cuerpo al ataque del gobierno.

El 10A: los Centros de Estudiantes mostraron un camino junto a los trabajadores.

El pasado 10A desde la Juventud del PTS y como parte de la conducción de los Centros de Estudiantes de Sociales, Filosofía, Psicología y Exactas, dimos una importante pelea para participar activamente de aquella jornada junto a los trabajadores antiburocráticos que se diferenciaban de las burocracias traidoras de Moyano y Barrionuevo. Trabajadores de la gráfica Donnelley y de la alimenticia Stani recorrieron con nosotros los cursos contando la importancia de este paro para enfrentar el ajuste del gobierno, por sus reivindicaciones más sentidas y por la absolución de los petroleros de Las Heras. En todas las asambleas propusimos que, además de adherir a los cortes, nuestras organizaciones estudiantiles tenían que participar activamente del corte que realizarían cientos de trabajadores en el corazón del capitalismo industrial de la zona norte.

Y es que los motivos sobraban, para apoyar el paro y ensayar el camino hacia una gran alianza obrero-estudiantil a la altura de enfrentar los planes del gobierno nacional. 600 millones de pesos para reforzar a las fuerzas policiales que se cobran la vida de un pibe cada 24hs en los barrios, que reprimen la protesta social y son “socios” de los negociados de la trata, el narcotráfico y los desarmaderos; ataques directos a la izquierda y los trabajadores encarnados por la propia presidenta, la devaluación oficializada a principio de año, la inflación y los tarifazos; el discurso de la “década ganada” para pagar U$S5.000 millones a la Repsol y U$S7.000 millones a la deuda externa contraída por la dictadura cívico-militar y los grandes empresarios/especuladores; la designación del ex represor Milani al frente del Ejército… Y menos de 48 hs después del 10A el kirchnerismo, con el aval de toda la oposición patronal, se prepara para votar esta ley que dieron en llamar “anti-piquetes” y encuentra su antecedente ni más ni menos que el en gobierno pinochetista del ‘83, que es un intento más de afianzar el giro derechista del gobierno, ahora reglamentando la protesta social. 

Desde la Juventud del PTS nos sentimos parte una generación que empieza a organizarse porque no está dispuesta a aceptar el destino que nos proponen el gobierno y los partidos patronales. Ellos tienen el objetivo común de allanar el terreno para que pase el ajuste y con él aleccionar a todos los que nos animemos a enfrentarlo. Pero queremos que tomen nota que para lograrlo tendrán que enfrentarse con una incipiente pero fuerte organización en las fábricas, en la juventud trabajadora, en las facultades y colegios.

Tenemos que seguir el camino de lucha y organización que marcaron los centros de estudiantes de Sociales, Filosofía y Letras, y Psicología en el apoyo a la lucha docente, en la jornada por la absolución de los petroleros de Las Heras, y en el paro del 10A.
¡Vamos por una gran jornada de movilizaciones y cortes de calle contra la “ley antipiquetes” de Cristina, Scioli y Massa!
¡El movimiento estudiantil tiene que estar en la primera línea para enfrentar este ataque a las libertades democráticas del conjunto de los trabajadores y el pueblo!

En la UBA enfrentemos a las camarillas universitarias con una organización democrática e independiente

El 2014 comienza con un nuevo rector en la universidad, “elegido” de manera antidemocrática para continuar profundizando una orientación política e ideológica al servicio del estado y las grandes empresas. Barbieri, ex decano de Económicas y máximo representante de esta orientación, acaba de designar a Dario Richarte, ex subsecretario de la SIDE bajo el gobierno de la Alianza, como nuevo vicerrector de la UBA.
Personajes de esta talla componen la casta de funcionarios a sueldo en el co-gobierno universitario y hacen todos los esfuerzos por reproducir y legitimar el orden social existente. Desde la mayoría estudiantil de Sociales logramos aprobar el primer pronunciamiento de una facultad en contra de la designación de Richarte como vicerrector.

Las camarillas radicales y kirchneristas conviven para hacer de nuestras carreras usinas de conocimiento al servicio de las políticas del gobierno nacional como la Ley de Medios o la reforma política proscriptiva, los convenios con multinacionales depredadoras de nuestros recursos naturales como La Alumbrera y las pasantías precarizadoras.

Fuera Richarte!
Ningún agente de los servicios de inteligencia en la Universidad
Por la democratización de los órganos de gobierno de la Universidad: Mayoría estudiantil, Claustro único docente, voz y voto para los no-docentes.

Por una FUBA combativa y militante, organizada desde abajo y junto a los trabajadores

Desde la Juventud del PTS opinamos que la única forma de enfrentar al régimen universitario y forjar un movimiento estudiantil militante que se una a la clase obrera, es manteniendo una política independiente del gobierno y de los distintos “bloques” gobiernan la Universidad. Todo el resto es pan para hoy y hambre para mañana. Por eso cuestionamos los “atajos” que consisten en apoyar a los sectores “progresistas” de las autoridades, ya que terminan debilitando al movimiento estudiantil y fortaleciendo a las camarillas que gobiernan la Universidad. La falta de un programa independiente y los acuerdos para conquistar “chapas” ya ha llevado al PO, a la Mella, al MST y al PCR entre otros que ni vale la pena nombrar, a apoyar a estos “progres”. Para ser justos con el balance hay que decir que luego de utilizarlos como muletas para superar alguna crisis y darse un lindo barniz “de izquierda”, dichas camarillas han operado como garantizadores de toda la política antieducativa de los últimos 20 años. Menem la comenzó, Néstor y Cristina la mantuvieron con el apoyo del conjunto de las gestiones de las facultades de la UBA.

Frente a las tareas que están planteadas necesitamos una FUBA independiente del gobierno, de todas las variantes de la oposición patronal y de las autoridades. Llamamos a los compañeros y compañeras que forman parte de los Frentes de Izquierda que se han conformado en Sociales, Filosofía y Letras, Psicología y Exactas a conformar un Frente de Izquierda hacia el congreso de la FUBA. A la Franja Morada y al Kirchnerismo los tenemos que enfrentar con decisión y pero desde la izquierda. Ahora es La Mella, que durante todo este tiempo ha actuado como subsidiaria de la política del Kirchnerismo y de la centroizquierda sojera, la que tiene la responsabilidad de apoyar a un Frente de Izquierda para que la FM no avance. No va más la excusa de que el que no apoya al Frente PO/Mella le hace el juego a los Radicales. Por eso mismo creemos que la discusión no tiene que girar alrededor de cuál es la nueva distribución de cargos dentro de la conducción actual. Es absolutamente necesaria la conformación de un Frente de Izquierda, combativo y de independencia política que ponga a la FUBA a la altura de las tareas planteadas.


¡Vamos por las II Jornadas de debate y lucha por los derechos de las mujeres!

El año pasado a propuesta de Pan y Rosas se realizaron las primeras Jornadas por los derechos de las Mujeres con más de mil compañeras estudiantes y trabajadoras. Era la primera vez que ocurría tan importante convocatoria de cara al Encuentro Nacional de Mujeres en San Juan. Este año en que Cristina fortalece su alianza con la Iglesia Católica encomendándole la reforma reaccionaria del Código Civil, las mujeres tenemos que redoblar nuestras fuerzas para conquistar nuestros derechos. La presidenta Cristina Fernández se opuso durante todos estos años al derecho al aborto y hace días atrás un gran arco de organizaciones de mujeres, políticas como los diputados del Frente de Izquierda y de DDHH, reimpulsamos el proyecto de ley por la interrupción voluntaria del embarazo, cajoneado por oficialistas y opositores durante años. Pero no podemos confiar en el Congreso sino sólo en la fuerza de miles de mujeres organizadas y en las calles. Por eso, desde los centros y las federaciones también tenemos que apostar a la más amplia organización de las mujeres por nuestros derechos. Hacia el próximo Congreso de la FUBA, vamos por las II Jornadas de debate y lucha por los derechos de las mujeres! ¡Derecho al aborto ya! ¡Por los derechos de las mujeres trabajadoras!

Temas relacionados: