logo PTS

Informaciones Obreras

DESPUES DEL BRUTAL DESALOJO DE LA PREFECTURA

Los trabajadores recuperaron el piquete frente al Casino

El martes 4 los trabajdores del Casino, que cortan las entradas del predio desde hace 20 días exigiendo la reincorporación de sus compañeros despedidos, fueron brutalmente desalojados mientras realizaban una asamblea

PTS

6 de diciembre 2007

El martes 4 los trabajadores del Casino, que cortan las entradas del predio desde hace 20 días exigiendo la reincorporación de sus compañeros despedidos, fueron brutalmente desalojados mientras realizaban una asamblea. El saldo fueron varios heridos y 10 detenidos, quienes además sufrieron toda clase de amenazas durante 12 horas de detención. Todos los canales de TV mostraban las imágenes donde Prefectura por orden de los gerentes del Casino apaleba, gaseaba y detenia a los trabajadores en lucha.

La empresa fracasó en desgastar la lucha

La represión del martes fue el segundo intento de la patronal para derrotar la medida de fuerza de los trabajadores. Anteriormente, pretendió quebrarla mediante el desgaste, con la complicidad del Ministerio de Trabajo que no se expedía sobre el conflicto. En los últimos días sumó alrededor de 25 despidos más llegando prácticamente a 100, esta vez por supuesto abandono de trabajo; la mayoría son activistas reconocidos, en especial de las comisiones que se organizaron hace unos meses. Las llamadas telefónicas, telegramas intimidatorios y despidos no lograron quebrar la lucha, y los trabajadores realizaron un “ruletazo” difundiendo el conflicto por la ciudad y una conferencia de prensa donde recibieron el apoyo de Lozano, Basteiro de CTA Capital, trabajadores en lucha, los diputados disidentes del ARI, partidos de izquierda y delegaciones del Indec, Subte y aeronáuticos, entre otros, además de estudiantes.

La Represión también fue derrotada

El martes a la noche, mientras los trabajadores discutían las próximas medidas a tomar (como el endurecimiento de los piquetes para que fueran realmente efectivos), Prefectura valló una de las puertas obligándolos a retirarse. Durante los primeros momentos de tensión sobre la calle lateral, los prefectos se llevaron hacia el interior del predio a un trabajador dejándolo incomunicado. Después avanzaron sobre el resto, y a fuerza de palazos y gases lacrimógenos, detuvieron a 9 más en la parrilla cercana o en el predio cercano al barco, que como denunciaron los trabajadores, se convirtió así en un centro de detención. Entre los detenidos estaba Edgardo Moyano, integrante del CeProDH y abogado de los trabajadores. Todas las acciones de Prefectura se realizaron sin mostrar ninguna orden de desalojo y con la particularidad de que muchos efectivos se negaban a identificarse, entre otras numerosas irregularidades.

La represión no amedrentó a los trabajadores, quienes acompañados por las organizaciones solidarias se concentraron pasada la medianoche en la facultad de Ingeniería, donde hicieron una asamblea y decidieron ir a la sede de Prefectura donde estaba alojados la mayoría de los detenidos, exigiendo su inmediata liberación. Esto sucedió recién 12 horas después, el miércoles por la mañana, y al salir denunciaron los maltratos físicos y psicológicos a los que fueron sometidos (ver entrevistas). La represión llenaba las pantallas de los televisores. La crisis se abrió. El gobierno salió, a diferenciarse diciendo que no había dado ninguna orden. Horas después Aníbal Fernández echaba al jefe del operativo de Prefectura. La victoria política era de los trabajadores. La represión había fracasado.

Volver al puesto de lucha

Por la tarde del miércoles una multitudinaria marcha acompañó a los trabajadores al Ministerio de Trabajo, donde una delegación de diputados disidentes del ARI y de figuras de izquierda se reunió con Tomada para interceder en el conflicto. Se arregló una audiencia para el jueves, y luego los trabajadores y organizaciones solidarias como del Indec, Subte, correo, telefónicos, hospitales Garrahan y Francés, EMFER, Transportes del Oeste y estudiantes, marcharon rumbo al Casino, donde los trabajadores retomaron su posición, mostrando que no van a ceder en sus reclamos ni en su lucha. Los piquetes se habían reinstalado. Después de la represión varios trabajadores que habían abandonado la lucha y subido al barco, volvieron a bajar.

Preparan nuevas trampas

Ante el fracaso de sus estrategias anteriores, la empresa seguirá probando nuevas variantes. El gobierno y el ministerio que venían ninguneando tendrán que dar una salida, pero no necesariamente ésta será favorable a los trabajadores. Por ejemplo si dicta una conciliación obligatoria trucha, como esta haciendo en la mayoría de los conflictos (o sea dejando a los despedidos afuera), esto no será un triunfo sino una trampa mortal para la lucha, dejando afuera gran parte del activismo. Los trabajadores deben estar muy atentos a cualquier tipo de maniobra que quiera llevar a una salida de este tipo. Frente a esta posible política divisionista de Tomada, ALEARA y el amigo de los Kirchner Cristóbal López, fue muy importante la votación de la asamblea del miércoles a la noche: “entramos todos o ninguno”, y “todos adentro o el casino no abre más”.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: