logo PTS

Mundo obrero

Los trabajadores del Subte avanzan en el reconocimiento del sindicato

La semana pasada dimos un importante paso en la pelea por el reconocimiento de sindicato propio, y de su pilar fundamental, el cuerpo de delegados recientemente electo. Fue fundamental que nuestra medida de fuerza, como mostró la televisión y los distintos medios, fue parte de la jornada nacional convocada por la CTA, que reclamaba la prohibición de los despidos, el 82% móvil para los jubilados, la libertad gremial, entre otros puntos.

Claudio Dellecarbonara

4 de junio 2009

La semana pasada dimos un importante paso en la pelea por el reconocimiento de sindicato propio, y de su pilar fundamental, el cuerpo de delegados recientemente electo. Fue fundamental que nuestra medida de fuerza, como mostró la televisión y los distintos medios, fue parte de la jornada nacional convocada por la CTA, que reclamaba la prohibición de los despidos, el 82% móvil para los jubilados, la libertad gremial, entre otros puntos. Las imágenes televisivas del paro total de todas las líneas del subte y del premetro, que ocurría entre las 12 y las 14 hs., se mezclaban con los distintos cortes y marchas que había en distintos lugares. Era una realidad, nuestra pelea se unía en la acción a la cientos de miles de docentes, estatales, trabajadores de distintos hospitales, obreros del astillero, y muchos otros que levantaban sus propios reclamos. En este sentido debemos tener claro que nuestra pelea quedó potenciada.

Una decisión acertada

Fue acertada la decisión aprobada en el plenario de delegados de participar en la conferencia de prensa que realizaría la CTA, para comunicar a los usuarios y a la opinión pública en general, el motivo de nuestro paro, el reconocimiento de nuestro sindicato y que esta bandera se sume a las otras que se levantaban en esa jornada.

En este sentido, los trabajadores del subte sabemos que esta pelea no será fácil, que Metrovías está y estará en contra, que cuenta con los dirigentes de la UTA, y también del Ministerio de Trabajo que hasta hoy ignoró nuestro legítimo derecho a elegir nuestros representantes, y además convalidó las elecciones fraudulentas de los “deletruchos”. El motivo es claro, no quieren un Cuerpo de delegados cuyo modelo es opuesto por el vértice al modelo sindical de estos burócratas sindicales. Saben que “somos un mal ejemplo” para millones de trabajadores que tienen en sus sindicatos a dirigentes vendidos o ni siquiera tienen delegados.

Una causa de todos los trabajadores

Por eso nuestra pelea es tan difícil como importante. Y debemos transformarla en una causa de todos los trabajadores. Tenemos que decirles al millón y medio de usuarios, que en su gran mayoría son trabajadores, que la pelea por nuestro sindicato es una pelea por las condiciones y el costo de su viaje. Tenemos que enfrentar la campaña de Metrovías al usuario de que los subtes no funcionan “por problemas intergremiales ajenos a la empresa” y su “disculpe las molestias ocasionadas”, contando como impiden o recortan nuestros derechos democráticos para así mejor garantizar sus negociados. A la opinión pública, a millones de trabajadores debemos explicar que nuestra pelea también tiene que ver con sus condiciones de trabajo y salariales, siendo a su vez solidarios con sus reclamos.

Para esta lucha debemos planificar seriamente cada paso que demos, y que sea parte de un plan general. En estos días, en las asambleas de cada línea, decidiremos los pasos a seguir. Vemos que es necesario elaborar un plan de lucha, que incluya una gran campaña de agitación, movilizaciones y medidas de fuerza.

Con el objetivo de continuar con los pasos que dimos en la jornada del 27, junto a trabajadores de distintos sectores, debemos hacer una gran campaña de agitación planteándonos el desafío de hacer conocida nuestra pelea, plantearnos objetivos en este sentido, con volantes y afiches, hasta solicitadas en diarios y spots en radio y la televisión. No es imposible. Nuestra causa despierta enorme simpatía y solidaridad en decenas de miles de trabajadores y podemos transformar ese apoyo en participación activa.

Extender el apoyo obrero y popular

Debemos proponernos realizar festivales, actos masivos en el cual participen desde personalidades políticas, sociales, y gremiales, junto a trabajadores de diferentes lugares, organizaciones sociales y políticas que se solidaricen con nuestra causa. Debemos multiplicar y mostrar un amplio apoyo obrero y popular.

Esas son cuestiones claves para que el plan de lucha, que incluye movilizaciones y medidas de acción directa que vayamos decidiendo en las distintas asambleas, no quede aislado y podamos ganar.

Los pasos reales que demos por el reconocimiento del Cuerpo de Delegados y de nuestro propio sindicato, sólo serán el resultado de confiar en nuestras propias fuerzas, nuestra organización y nuestra lucha, y en la capacidad que tengamos de sumar aliados que se solidaricen y apoyen nuestra pelea.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: