Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
6 de junio de 2020

La Verdad Obrera N° 358

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

(Nota exclusiva en internet)

Los jóvenes de la comunidad boliviana contra el gatillo fácil

21 Jan 2010   |   comentarios

El jueves 14 de enero varios jóvenes de la comunidad boliviana organizamos una charla-debate sobre la represión policial y el gatillo fácil. La iniciativa surgió de la indignación y bronca que sentimos muchos de nosotros al enterarnos del asesinato de nuestro paisano Juvelio Aguayo a manos del grupo Halcón.

El 11 de diciembre de 2009, 15 efectivos policiales ingresaron a la casa donde Juvelio Aguayo vivía con su familia, le dispararon y tiraron al piso a él, a su mujer embarazada, madre y hermana. Mientras a ellas las desnudaban en una habitación, a él lo torturaron en el comedor y luego lo fusilaron.

Sabemos que no es la primera ni la única vez que las fuerzas de seguridad actúan así. Juvelio es uno más de los cerca de 200 muertos por gatillo fácil y represión policial del año 2009. Entre ellos, podemos mencionar a Jonatan y a Ezequiel, a Rubén Carballo y a Luciano Arruga, que todavía permanece desaparecido.

Para realizar la charla contamos con la colaboración de Carla Lacorte, integrante del CeProDH y Gustavo Morón, abogado de la familia de Juvelio, quienes abrieron el debate. Carla nos demostró, con casos concretos, que quienes sufrimos la represión policial y el gatillo fácil somos los jóvenes, los que vivimos en barrios humildes, los trabajadores y los inmigrantes.

También nos mostró cómo, cada vez que sectores de la derecha -desde funcionarios como Mauricio Macri, el ex ministro de Educación porteño, Abel Posse, hasta Susana Giménez- salen a hacer campaña a favor de más mano dura y policías en las calles, aumentan los casos de gatillo fácil y torturas, como es el caso del año pasado.

Gustavo Morón se refirió en particular al caso de Juvelio. Además de detallarnos la violencia salvaje con la que actuó la policía, nos contó también todas las irregularidades que cometieron los efectivos, como por ejemplo la adulteración de actas para tratar de quedar libre de responsabilidades.

Nos pone muy contentos haber realizado esta charla, sobre todo por la respuesta de los invitados, quienes al igual que nosotros expresaron su bronca y sus ganas de comenzar a organizarse para que esto cambie. Este es un primer paso y creemos que la mejor manera de recordar a Juvelio y los demás casos de gatillo fácil es iniciando una campaña para que estos casos salgan a la luz y no queden impunes. Y sobre todo organizándonos. Sabemos que actualmente es imposible erradicar definitivamente el gatillo fácil de nuestra sociedad, porque las fuerzas de seguridad nos demuestran día a día que están del lado de los empresarios y poderosos y por cuidar sus intereses no dudan en accionar contra los sectores humildes, trabajadores y estudiantes, como cuando reprimieron a los trabajadores de Kraft. Por eso la lucha contra la policía forma parte de una lucha más grande que es la de transformar esta sociedad.

El caso de Juvelio no debe quedar impune, queremos justicia y sólo con la organización y coordinación de los familiares, amigos, víctimas de la represión y las organizaciones que levanten la bandera del castigo y la justicia a los responsables de la represión y el gatillo fácil podremos pararle la mano a la policía. Tenemos que ser miles en las calles y conseguir el castigo a los culpables de la masacre de Juvelio, así como para todos los casos que han quedado sin justicia.

¡Castigo a todos los policías que participaron de la masacre de Juvelio!

¡Basta de gatillo fácil!

¡Basta de represión a los sectores humildes y trabajadores!

H y J, jóvenes de la comunidad boliviana en Argentina.









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota