logo PTS

Nacionales

La lucha por que se vayan los Rodríguez Saá

Los fuegos de la rebelión puntana y los bomberos de la CTA

13 de mayo 2004



San Luis se conmovió por la lucha docente y las masivas movilizaciones populares que enfrentan al régimen mafioso y represor de los Rodríguez Saá. Desde hace dos semanas los docentes declararon el paro por tiempo indeterminado contra la modificación del estatuto docente. Miles se movilizaron el 28 de abril a la Legislatura para impedir su aprobación. Tras la modificación del estatuto, toman la Legislatura y de rehenes a los legisladores. Pero la brutal represión del 29 de abril, ayudó a profundizar la lucha.
La Carpa de la Dignidad se transformó en un centro organizador de la pelea, funcionando en base a delegados con mandato, que día a día discuten y votan las medidas, entre ellas, que con el gobierno represor no se negocia.
El 30 de abril, el gobierno ordenó la brutal represión contra los que en Plaza Independencia reclamábamos la caída del gobierno provincial y la derogación del estatuto. Los docentes, trabajadores y estudiantes organizamos piquetes y durante horas nos plantamos a la policía. Para ese entonces ya entendíamos que la lucha era porque caiga el gobierno.
El 1° de mayo, una masiva asamblea popular ratifica el paro por tiempo indeterminado y rechaza las propuestas del gobierno nacional, del Ministro de educación y de CTERA de sentarse a negociar con el gobierno represor el problema del estatuto. También se movilizaron más de 2000 compañeros a la Comisaría 1°, logrando la liberación de tres compañeros detenidos.
Recién el 10 de mayo, los dirigentes de ASDE, logran que los docentes acepten la negociación con el gobierno provincial, nacional y la CTERA, cambiando el eje de la lucha y retrotrayéndola a reivindicaciones sectoriales, pero se mantiene el paro por tiempo indeterminado.
Durante los acontecimientos la dirección de la CTERA se limitó, a la presencia mediática de su Secretario General, Hugo Yasky, el 28 de abril. Recién a una semana de la represión, convocó a movilizar –sin paro- a la Secretaría de DD.HH de la Nación el 7/5, pidiendo la intervención. De paro nacional de CTERA-CTA ni hablaron, cuando en la asamblea de ADU1 ya había sido votado, lo que fue desoído por los dirigentes.
En el acta propuesta de la negociación, que los docentes evaluaban en asamblea al cierre de esta edición, el gobierno y ASDE proponen: "Investigar conjuntamente los hechos de violencia de los días 29 y 30/4 y 1/5 a efectos de identificar a los responsables ..."; " Garantizar a los docentes, ... ningún tipo de sanción ni descuento por los días de paro, siempre que se acuerden las medidas para garantizar los 180 días de clase ..."; " los señores ministros solicitan ... la suspensión inmediata de las medidas de fuerza, garantizando el normal dictado de clases, por lo menos hasta el día 20 de mayo, término durante el cual se llevará a cabo la consideración del estatuto propuesto por ASDE"2. Una completa capitulación de los dirigentes de ASDE-CTERA-CTA.

Surge la Multisectorial 3

Durante la crisis se desarrolló la multisectorial, que se posicionó como interlocutora del gobierno nacional y provincial. La intención de los dirigentes de esta organización es que surja un nuevo partido de oposición para ganarle a los Saá a través de los canales orgánicos de la democracia burguesa, llevando adelante un proyecto de conciliación de clases, con Pérsico a la cabeza y cuyo cuerpo sea la CTA (que llamó a poner en pie el Movimiento Político y Social, y a conducir la bronca contra los Saá hacia la confianza en Kirchner y pedir la intervención de los tres poderes). La multisectorial tendió a través de ASDE y la iglesia a dividir para que retroceda el movimiento de lucha, llevándolo a discutir solo las reivindicaciones sectoriales y a la vía muerta de la negociación con los Saá.

La política de Kirchner

El gobierno, a través de Aníbal Fernández, fue claro en lo que respecta a la intervención: "aquellos que graciosamente piden la intervención, hay que explicarles que ésta supone la ruptura de la democracia, el fin de los parlamentos, la intervención judicial y la entrega del poder a una persona (...) pero siempre rompiendo la lógica de la democracia"4
Es claro que el gobierno no ve porqué hacer peligrar sus acuerdos en el PJ y la imagen democrática de su administración con una intervención precipitada. Dicen que necesitan "más pruebas", un comentario bastante cínico, ya que están documentados cientos de casos de abusos, torturas, incidentes mafiosos. Sólo si peligrara realmente el régimen y el gobierno y se sentaran las bases para un "puntanazo", Kirchner se apresuraría a intervenir. Si no, siempre está la vía institucional para meter a las clases medias (que actúan como un solo bloque opositor) dentro del régimen burgués y disciplinar a la vanguardia docente.

¿Cómo tiramos a los Rodríguez Saá?

Los activistas docentes supieron rodearse de solidaridad, de los padres y estudiantes autoconvocados, confluyeron con los reclamos de los municipales, salineros, choferes de colectivos y de amplios sectores, hartos de la tiranía de los Saá. Enfrentaron las trampas del gobierno, resistieron la represión e hicieron algunas experiencias de democracia directa con las asambleas por escuela y la Asamblea Popular. Fue esta lucha lo que obligó al caudillo a retroceder en dos ocasiones, primero con los decretos y luego con la reforma del estatuto.
Pero para tirar a los Saá hacía falta tener una política activa para ganarse a los miles de desocupados del "plan de inclusión" planteando que se garantizaba un subsidio universal para todos los desocupados igual a la canasta familiar sin contraprestación laboral, y para los miles de trabajadores que están en las fábricas, bajo la dictadura patronal y la entrega de la burocracia sindical. Había que preparar una gran intervención obrera independiente, una huelga general activa, para tirar abajo este régimen de hambre y corrupción y echar al Alberto.

1 Docentes universitarios de la UNSL, integrantes de la CTA.
2 Diario La República de San Luis, 11/5.
3 Organización integrada por sectores de los partidos patronales como del PJ desplazados, la UCR, la Democracia Cristiana, la Iglesia, y organizaciones patronales como la Sociedad Rural, la Cámara de Comercio y la CTA y sus gremios de base como ATE, ASDE y ADU. En los últimos días el sector del PJ opositor liderado por Pérsico se ha reposicionado como la única oposición fuerte al gobierno.
4 Diario La República 7/5

-------------------------------------------------------------------------

Un régimen mafioso


Hace ya 20 años que los Saá impusieron un régimen mafioso en San Luis, generando su base social a través de un gran aparato clientelar cuyas redes van desde el entramado estatal hasta la burocracia sindical, y donde concentran los medios de comunicación, la obra pública, los planes de vivienda, el esparcimiento y el sistema de representación política.
En la política de los Saá subsisten elementos del peronismo clásico, basado en la obra pública y la asistencia social, pero sin una burguesía nacional fuerte, ya que la mayoría de las empresas de San Luis y Villa Mercedes, son transnacionales. Esto se combina con elementos de "economía parasitaria" basada en el juego, el lavado de dinero, la prostitución y el narcotráfico.
El régimen se basó en el caudillismo del Adolfo, en los ‘90. Durante todos estos años, se trató de un régimen unipartidista, donde el sistema de representación se formó a través de las fracciones del PJ que funcionaban como una enorme máquina electoral, destinada a dar un aparente funcionamiento a los mecanismos democrático-burgueses.
Luego de las jornadas del 19 y 20, el Adolfo entregó el poder a su hermano Alberto, quien reforzó el asistencialismo, con los planes "Inclusión Social" y los "Pico y Pala"1 y multiplicó los incidentes mafiosos. La escasa renovación de los regímenes provinciales, hizo que los Saá aparecieran ante los ojos de las masas como lo "viejo" de los 90. La elección de dos intendentes en la Capital, la oficialista Torrontegui bancada por los Saá, y Pérsico bancado por la "oposición" y alentado por K, que conviven desde hace meses, ya anticipaba la crisis del viejo régimen, de alcances aún inciertos.

La lucha por una Asamblea Constituyente

Amplios sectores de las clases medias, centralmente en San Luis y Villa Mercedes, junto a docentes y estudiantes plantean que se vaya el gobierno de Rodríguez Saá, planteo que compartimos desde el PTS.
La salida más democrática a las expectativas de amplios sectores de la población es pelear por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, convocada en base al sufragio universal para todos los mayores de 16 años, tomando la provincia como distrito único y donde se elija un constituyente cada 5000 sufragios. Así se podrá debatir una solución de fondo a la crisis: la jornada laboral de seis horas con un salario igual a la canasta básica de alimentos, trabajo genuino para todos, subsidio universal para todos los desocupados sin contraprestación laboral, expropiación de la tierra, provincialización de toda empresa que cierra, despida o suspenda a los trabajadores, por un sistema educativo y de salud provincial financiado íntegramente por el Estado provincial, la disolución de la policía asesina.
Esta asamblea deberá liquidar a la Corte Suprema de Justicia y el aristocrático senado y funcionar en base a una cámara unicameral, donde todos los constituyentes sean revocables y ganen lo mismo que una maestra. A su vez impulsar la elección directa de los jueces por sufragio universal.
Ninguno de los integrantes de la multisectorial pelean por esta perspectiva y ninguna intervención tampoco lo hará. Por esto opinamos que una Constituyente Libre y Soberana sólo puede ser convocada, tras la caída del régimen y el gobierno, con la intervención de la clase obrera a través de sus métodos de lucha, la huelga general, por un gobierno provisional de las organizaciones obreras y populares.

1 Es un plan similar al de los Jefas y Jefes con un subsidio de $300, se debe hacer la contraprestación laboral y se obliga a los desocupados a tomar roles policíacos en la llamada "seguridad comunitaria". El plan "Pico y Pala" roza con la esclavitud y el trabajo forzado: el gobierno creó verdaderos "campos de concentración" donde miles de jóvenes son obligados a tareas degradantes. El gobierno viene usando -por ahora- a una minoría, como fuerza de choque contra el activismo, enfrentando a pobres contra pobres. El Alberto con la complicidad de la burocracia de la CGT llama a un plebiscito sobre la vigencia del "plan inclusión". Es una nueva trampa que divide a los trabajadores entre sí.

--------------------------------------------------------------------------------
Basta de represión e impunidad


Alberto Rodríguez Saá organizó fuerzas parapoliciales utilizando las viejas enseñanzas de la Triple A para amedrentar a los que luchan. Las denuncias receptadas por los organismos de Derechos Humanos arrojan datos escalofriantes. Es de vital importancia poner en pie una gran campaña, con los organismos de DD.HH y las organizaciones obreras combativas para acabar con la represión y la impunidad. Impulsemos comités para luchar por el castigo a los represores de la toma de la legislatura y de Plaza Independencia, defendamos a los que luchan.

--------------------------------------------------------------------------------

"La intervención es la aplicación de la misma política"

Estamos pensando cómo continuar el paro, sería favorable para una mayor organización y militancia, por eso propusimos comisiones donde estén padres y alumnos para discutir. Luego de los hechos de la Legislatura está clara la desconfianza en los dirigentes, los docentes exigen que se cumpla a rajatabla el mandato de las asambleas. Sabemos que no nos jugaron limpio, pero los docentes no quieren separarse del gremio, es así como surge la necesidad de conformar otras agrupaciones que fortalezcan a las bases.
Por un lado, hay que fortalecer las asambleas, el control de los dirigentes y la organización. Los docentes ya no confiamos en el gobierno provincial ni nacional, ambos imponen al pueblo las mismas políticas. La intervención no nos garantiza nada y si nosotros los sacamos tenemos que tener en vista qué queremos, en definitiva, decidir que gobierno queremos.

Amanda, docente afiliada a ASDE

"Los padres no queremos negociar"

Los padres comenzamos con las asambleas por escuela para luchar contra la intervención y pidiendo a los docentes que acompañaran sin miedo. Hoy esto ya no se limita al reclamo de la educación. Hay que marcar un corte luego de la represión del 30 de abril. Ese día, el representante de CTERA dijo que era una pena que estuvieran los padres en esa asamblea y de allí en más las reuniones ya no son asambleas resolutivas, hay asambleas y plenarios de delegados y en esos plenarios se toman las decisiones y los padres no pueden participar. La representante de SUTEBA llama a los docentes a que vuelvan a las aulas, y que desde allí van a defender sus derechos. Los padres nos opusimos, no queremos negociar. No creo que la solución esté en las urnas o en la intervención. No hay ninguna garantía que se cambie algo desde arriba. Hay que volver a la base, apuntar a las asambleas donde participemos todos, elegir delegados y así lograr un cambio en serio, para darle solución a los conflictos, todos juntos, sin burocracia sindical.

Cristina, madre autoconvocada

Temas relacionados: