logo PTS

ELECCIONES

LOS TRABAJADORES TENEMOS QUE DARLES LA ESPALDA

Los burócratas millonarios de Massa

La última semana, el alcahuete de la Embajada Yanqui y los empresarios de la Zona Norte, presentaron a su “pata sindical”.

Lucho Aguilar

1ro de agosto 2013

La última semana, el alcahuete de la Embajada Yanqui y los empresarios de la Zona Norte, presentaron a su “pata sindical”. Con su sonrisa de ocasión, Massa habló de lo que bien que le iría a los trabajadores si lo apoyan. Basta con conocer quiénes son sus “referentes sindicales” para descreer de su promesa.

Alberto Roberti dirige la Federación de Obreros de Petróleo y Biocombustibles. Un verdadero camaleón: primero fue kirchnerista, después de De Narváez, ahora de Massa. Siempre amigo de las multinacionales (ahora también de la YPF S.A), no le caen bien los trabajadores que las cuestionan. Por eso, desde el proceso de asambleas de 2011, intervino la seccional Santa Cruz. Roberti detesta el frío y los peligros del trabajo petrolero. Prefiere el calor de sus despachos (como burócrata y como diputado), o de su mansión en el cheto country Abril de Berazategui, donde vive. Con los $ 48.500 que cobra mensualmente, no era para reparar en gastos…

Alberto Oscar Murúa es secretario general del Sindicato del Plástico. Impresiona el contraste con las obreras de la autopartista Kromberg. Él hace años que no trabaja. Ellas, gracias a sus gestiones, hace años se bancan salarios miserables, pésimas condiciones de trabajo y humillaciones. Él se hizo conocido cuando a su asunción fue el titular de la UIA y empresario del plástico, Héctor Méndez. Ellas, cuando cortaron la Panamericana junto a cientos de delegados y trabajadores combativos.

Vale aclarar: otro dirigente que quiere “representar” a estas obreras es el dirigente de la CTA de Yasky, Fabián Allesandrini. Y también se sumó a las listas de Massa…

Carlos Alberto Acuña es secretario general del Sindicato de Trabajadores de Estaciones de Servicios (SOESGyPE) y diputado provincial por Unión-Pro. Pero más que los cargos lo que sorprenden son sus ingresos. En mayo cobró 5 sueldos: uno de $19.000, otro de $23.000, otro de $33.500, y así hasta llegar a los…¡$94.000 mensuales! Casi 20 veces el salario básico de un playero.

Héctor Ricardo Daer dirige la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (ATSA). Desde hace 21 años está atornillado al sillón, donde recibe $20.000 sin contar los “kioskos” de la directiva del gremio. Recién ahora saltó al estrellato: siempre anduvo a la sombra del burócrata menemista Carlos West Ocampo, el preferido de los laboratorios, y su hermano Rodolfo Daer, el entregador de las leyes de flexibilización. De ellos aprendió casi todo.

Julio Rubén Ledesma dirige el Sindicato de Comercio de La Matanza. Otro camaleón: funcionario de Kirchner, diputado por De Narváez, ahora candidato de Massa. Lo aprecian los empresarios supermercadistas, lo detestan cajeras y repositores. Hace dos meses, cuando un grupo opositor fue a reclamar al gremio, los recibieron a tiros barras de Boca y Morón. Además de su sueldo en el sindicato, se lleva más de $60.000 mensuales como diputado nacional.

Este es el modelo sindical que propone Massa. El mismo que sostiene el kirchnerismo. Todos están dispuestos a bancar a esta casta de burócratas, que viven como ricos y entregan nuestras derechos.

El PTS y el Frente de Izquierda son los únicos que peleamos todos los días para echar a estos traidores de nuestros sindicatos.

Temas relacionados: