logo PTS

Internacionales

Las elecciones venezolanas y la izquierda

3 de agosto 2006

Declaración electoral del PRS
Extractos de la “Declaración electoral del Partido Revolución y Socialismo”.
(…) Para los enemigos de la revolución es inaceptable que el pueblo se organice por la base y exija sus derechos, que reclame protagonismo social en la toma de las decisiones o que cuestione la sacrosanta propiedad privada de las empresas, los bancos y las tierras. Tiemblan de pavor cuando los campesinos ocupan las tierras ociosas exigiendo reforma agraria; se horrorizan cuando los trabajadores toman las empresas y las ponen a producir sin participación de los patronos; se escandalizan cuando millones de compatriotas aprenden a leer, escribir y a participar en emprendimientos cooperativos. No les entra en su cabeza que el pueblo a través de las Misiones hoy tenga mayor acceso a la salud y la vivienda. Para ellos, esos hechos y logros alcanzados por nuestro pueblo son incompatibles con su sistema capitalista de explotación (…)
(…) no desperdician la oportunidad de seguir llenándose los bolsillos gracias a las excelentes condiciones económicas del país y a las concesiones que les hace el Gobierno Nacional(…)
(…)Luego de más 7 años de gobierno, el pueblo explotado...ve en Hugo Chávez Frías una importante herramienta para enfrentar y derrotar el próximo 3 de diciembre a la oposición golpista, al imperialismo y a sus candidatos (…)
(…)El pueblo sabe que hoy vive mejor que en el pasado reciente “puntofijista”, gracias a las victorias y conquistas sociales y democráticas obtenidas con su movilización y su lucha, puestas de manifiesto contra el golpe de abril de 2002 y en el paro-sabotaje petrolero. En ese sentido, las elecciones de diciembre son un escalón más en el proceso de lucha que desde hace siete años vienen desarrollando el pueblo y los trabajadores contra el imperialismo y sus lacayos nacionales (…)
(…) Existe y crece el descontento en amplios sectores de los trabajadores, de los campesinos, de los estudiantes y de las comunidades, que aún creyendo en el presidente Chávez, cuestionan la gestión de alcaldes, gobernadores y funcionarios de gobierno (…)


(…) Aún el gobierno del presidente Chávez no rompe con el imperialismo ni trasciende el capitalismo (...)Y el gobierno, como no podía ser de otra manera, no es todavía la expresión genuina del poder directo de los trabajadores, de los campesinos y de los más explotados de la población, los cuales venimos movilizándonos revolucionariamente desde 1989 (…)
(…) Por eso nuestro punto de partida es que no dudamos ni un sólo segundo en manifestar que haremos nuestros mejores esfuerzos para contribuir a que 10 millones o más de venezolanos y venezolanas reventemos las urnas con votos por la reelección del presidente Chávez. Es difícil decirse revolucionario y no jugarse a fondo por la reelección, asestando una nueva y contundente derrota a la contrarrevolución, sus candidatos y sus programas políticos retrógrados(…)
(…) tenemos todo el derecho de impulsar la reelección presidencial desde una perspectiva y una óptica de clase distinta, ya que estamos conscientes de que aún no hemos alcanzado un auténtico gobierno directo de los trabajadores y el pueblo (…)
(...)hacemos nuestra la política y la consigna adoptada por el II Congreso de la UNT, de respaldar la reelección del presidente Chávez luchando por una “Venezuela Socialista, sin patronos, burócratas, ni corruptos”. Desde esta perspectiva de independencia política de clase, queremos dialogar y convencer a millones de venezolanos para que voten masivamente el 3 de diciembre, pero también para que sepan que aún no hemos coronado exitosamente la revolución social (…)
Los dirigentes, militantes, adherentes, simpatizantes y amigos del Partido Revolución y Socialismo (PRS) estaremos como lo hemos estado durante todos estos años, acompañando hombro a hombro a los trabajadores y el pueblo para alcanzar una nueva victoria el 3 de diciembre. Un nuevo triunfo llenará de mayor confianza al pueblo, creando mejores condiciones para las futuras batallas internas y externas que tendremos que librar para avanzar de verdad hacia el socialismo, entendido como la gestión directa del poder por parte de los trabajadores, los campesinos y los pobres, bajo un régimen pleno de democracia obrera y popular (…)

JIR: por una real independencia de clase
Extractos de la Declaración Política de la Juventud de Izquierda Revolucionaria como “Fracción Pública del PRS, por una real independencia de clase”.

La JIR ha venido luchando sistemáticamente (hacia el interior del PRS y también públicamente), para que el PRS levante una verdadera política de independencia de clase. Sin embargo, luego de importantes debates sobre la política a seguir para impulsar la lucha por una estrategia obrera independiente, el sector que conduce al partido en su actual proceso de construcción ha venido aplicando una política que lo aleja de un curso consecuentemente revolucionario hacia una peligrosa adaptación al proyecto nacionalista burgués de Hugo Chávez. (...)

1. La no comprensión hasta el final de una cruda realidad: La lucha de las masas es expropiada políticamente por Chávez para intereses ajenos a los trabajadores

Por más encendidos que sean los discursos del Presidente Chávez en contra del capitalismo y a favor de “darle poder a los pobres”, nada puede ocultar esta realidad que es padecida diariamente por los trabajadores en las empresas, fábricas y demás lugares de trabajo, así como las comunidades pobres en lo barrios y por los campesinos que aún hoy siguen sin tierra (...)
La clase obrera, los campesinos y el pueblo pobre, han dado todo de sí en la batalla contra la reacción. Sin embargo, los importantes golpes que se le han dado a la burguesía y al imperialismo fueron expropiados políticamente por el gobierno para su proyecto (...)
La JIR ha venido insistiendo en el carácter nacionalista burgués del gobierno, y en esto dice coincidir el sector mayoritario que dirige el PRS. Pero los compañeros solamente tienen una comprensión formal de esta definición. Una cosa es impulsar, como en los intentos golpistas anteriores, la más amplia unidad de acción para derrotar los ataques de la reacción y del imperialismo, pero jamás esto implica subordinarnos a Chávez (menos aún cuando la derecha está desmoralizada como ahora), sino levantar una estrategia independiente de la tutela y los intereses del gobierno, para abrir el camino de la revolución social (...)

2. La confianza de las masas en Chávez, una excusa para no luchar hasta el final por una política obrera independiente

Sin embargo, asistimos al hecho de que el pueblo trabajador tiene confianza en esta dirección política, en un liderazgo que lleva adelante un programa nacionalista burgués, contrario a sus intereses.
(...)Sabemos que lejos de llevar hasta el final la lucha contra la explotación capitalista , el gobierno, ha garantizado, y lo sigue haciendo, que los empresarios venezolanos y extranjeros mantengan sus bienes y empresas intactos (...)
Por eso diferimos profundamente del sector mayoritario que conduce el PRS, puesto que toman esta confianza de los trabajadores en Chávez como excusa para no luchar por una verdadera estrategia obrera independiente, en la que los trabajadores y los campesinos se libren de esas ilusiones del modo más radical y definitivo. Nosotros decimos que esta confianza es el punto de partida para elaborar la política y buscar la manera de entablar el diálogo con los trabajadores e impulsar la lucha porque cada vez más sectores de la clase se doten de una política obrera independiente
(...) Sostenemos que se puede articular un diálogo con los trabajadores desde el lugar que nos hemos ganado como revolucionarios al encabezar la primera fila de lucha frente a los ataques del imperialismo y de la reacción interna al gobierno de Chávez, así como las luchas reivindicativas y antiburocráticas de los trabajadores (...)
Comúnmente la excusa que presentan los compañeros de los sectores mayoritarios del PRS para no llevar adelante una verdadera lucha por desenmascarar al gobierno de Chávez ante los trabajadores, es que hay que “acompañar a las masas en su experiencia”. ¿Quién pudiera estar en contra de esto? La cuestión es si “acompañamos” a las masas para ir forjando en el seno de la vanguardia obrera sectores que se deslinden del chavismo y asuman una perspectiva obrera independiente, o si las “acompañamos” para seguir alimentando su confianza en Chávez, hablando sólo contra “la burocracia” y “la corrupción” (...)

3. Una política que no lleva hasta las últimas consecuencias la lucha antiburocrática ni la real independencia de clase en la UNT

Precisamente por la situación que describimos, hoy vienen desarrollándose importantes luchas reivindicativas y antiburocráticas e importantes procesos de reorganización en el seno del movimiento obrero. El PRS está muy bien ubicado allí, como lo demuestra la fundación de la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (C-CURA). Este proceso ha tenido su máxima expresión en la revuelta antiburocrática que se vivió en el II Congreso de la UNT que terminó en la ruptura de la central sindical por parte de la burocracia apoyada por el gobierno (ver LVO N° 192, 22/06/06)
(...) Sin embargo, los dirigentes sindicales del PRS hicieron votar la resolución de que “la dirección original de la UNT conduzca la central hasta las elecciones”, la misma que los trabajadores de vanguardia repudiaron en el último Congreso (...)

4. La negativa a levantar una candidatura obrera independiente para las elecciones presidenciales. Tras la política oficial del gobierno de los 10 millones de votos.

Nosotros consideramos que el capital político conquistado en la UNT y en la corriente sindical C-CURA se pudo haber aprovechado para asumir una política obrera independiente frente a las próximas elecciones presidenciales, impulsando una alternativa política de la clase, expresada en una candidatura obrera, que fuera capaz de enfrentar la estrategia de colaboración de clases del gobierno. En torno a ello hemos dado el debate dentro del PRS (...)
Pero internamente se nos respondía que “sería tremendo disparate pensar siquiera en levantar un candidato obrero...” (...) Al contrario, casi al mismo tiempo en que Hugo Chávez lanzó la campaña por los “10 millones de votos” los compañeros proponían internamente sumarse a esta política oficial(...)No era un problema de tiempos ni de que no hubiesen condiciones reales concretas lo que impedía impulsar una candidatura obrera independiente, sino más bien una firme decisión política.
(...) Los compañeros consideran que por agregarle a la campaña “10 millones por una Venezuela Socialista, sin patronos, burócratas, ni corruptos” ya se tiene una política de independencia y se ayuda a avanzar a los trabajadores. Justamente en “la perspectiva diferente” con la que los compañeros dicen apoyar a Chávez es en verdad donde está lo más peligroso, ya que esto no hace más que reforzar en los trabajadores el mito de que Chávez realmente está por un “gobierno sin patronos ni burócratas” y por el “socialismo”. Consideramos que esta posición asumida por los compañeros supone un verdadero desastre político que liquida una verdadera política obrera independiente, y refuerza la confianza y la idea entre los trabajadores de que de la mano del nacionalismo burgués podrán conquistar sus demandas fundamentales.
(...) Por eso nosotros sostenemos que frente a la ausencia de una candidatura obrera independiente, responsabilidad de la política de la dirección mayoritaria, debemos proponer a los trabajadores votar nulo o en blanco. Los trabajadores evidentemente no van a votar por los candidatos de la reacción, hace rato que le han dado la espalda, pero llamar a votar por Chávez en estas elecciones presidenciales no es contribuir a que “ganen” los trabajadores y derrotar a la reacción y al imperialismo, sino fortalecer una política de conciliación con ellos.
(...) ¿No han sido los diputados de Chávez los que aprobaron un Código Penal que criminaliza la toma de tierras y edificios? ¿No propusieron penalizar con cárcel las huelgas de los trabajadores de las empresas básicas y estratégicas? ¿No apoya Chávez las leyes que contemplan cárcel para los campesinos que tomen tierras por fuera de las negociaciones entre el gobierno y los terratenientes?

5. La adaptación al chavismo diluye el contenido político del PRS

Afirmamos categóricamente que los compañeros del sector mayoritario que se suman a la campaña oficial del gobierno han desvirtuado la Declaración de Principios y el Documento Fundacional sobre cuyas bases se llamó a constituir el PRS. Nosotros defendemos esas directrices y continuaremos dando la batalla para que se mantengan los lineamientos centrales de “independencia política frente al gobierno” y de lucha por un gobierno de los trabajadores y el pueblo pobre.
(...) La negativa a dar esta lucha preparatoria llevará inevitablemente, cuando lleguen los momentos claves, a no contar con una acumulación sólida de cuadros y militantes, experiencia política, teoría y programa que permita actuar decisivamente.
Por eso consideramos que es necesaria la construcción de un partido de trabajadores revolucionario dotado de un programa marxista que permita que la clase obrera se transforme en dirección de los demás sectores explotados y oprimidos (...)
Somos partidarios del debate honesto y abierto, sin calumnias ni difamaciones, pues consideramos que la claridad, la precisión política y teórica, y por tanto la honestidad política, son los elementos que hacen invencible a una tendencia revolucionaria. En función de todo esto, en el Plenario Nacional del 01/07 nos declaramos oficialmente como “fracción pública del PRS, por una real independencia de clase”, y desde esta perspectiva continuaremos dando el debate interno y público, de cara a los trabajadores y la juventud combativa.


Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: