logo PTS

AUTOMOTRICES

NUEVO ACCIDENTE EN IVECO

La patronal automotriz juega con la vida de los trabajadores

Al “accidente” que ocurrió hace semanas en la planta de VW cuando explotó una máquina, se sumó la brutal lesión que sufrió un compañero contratado en Iveco. La patronal italiana sigue demostrando que la vida y la salud de los obreros están por debajo de sus ganancias.

Hernan "Bocha" Puddu

22 de septiembre 2011

Al “accidente” que ocurrió hace semanas en la planta de VW cuando explotó una máquina, se sumó la brutal lesión que sufrió un compañero contratado en Iveco. La patronal italiana sigue demostrando que la vida y la salud de los obreros están por debajo de sus ganancias.

El lunes 19 el compañero sufrió la quebradura de su antebrazo en tres partes, perdió parte de un dedo y puede perder parte de otros dos por desidia patronal. Esto ocurrió porque tuvo que acomodar manualmente una pieza dentro de una máquina que no tenía el mantenimiento adecuado a pesar de los reclamos de los operarios. Cuando lo estaba haciendo, la máquina se puso en movimiento y le “chupó” el brazo.

Este no es el único accidente en los últimos tiempos. Hace pocos meses un guinche cayó en la cabeza de un compañero que, por suerte, sólo salió herido. Poco después, un pibe de una tercerizada se cortó terriblemente la cara con el disco viejo de una moladora. En la misma semana del último accidente reventó en la cara de un compañero un flexible de líquido hidráulico, dañándole los ojos. El jefe de sector sólo preguntó si se había manchado mucho el camión, mientras el médico de la empresa lo mandaba de nuevo a la línea porqué “no tenía nada”. A los dos días el flexible volvía a reventar.

La patronal viene aumentando los ritmos de producción, con jornadas de hasta 12 horas, de lunes a lunes, sin descanso y sin realizar mantenimiento serio. Los contratados son los que más sufren este aumento brutal de la explotación.
Ya la crisis internacional comienza a golpear en Brasil, afectando la producción en algunas automotrices con el fin de las horas extras, el temor a los despidos empieza a ser una amenaza. Las patronales cuentan con la ayuda del SMATA y los delegados que le responden que permiten estas situaciones sin mover un dedo. Esto quedó claro el lunes pasado.

Los delegados y la patronal contra los obreros

El accidente ocurrió luego del desayuno. Entre los trabajadores primero hubo conmoción y mucha bronca. Aprovechando que no se sabía el estado real del compañero, los delegados trataron de evitar cualquier medida, haciendo asamblea sólo de sector, planteando que el abandono de tareas no servía. Además, increíblemente, hacían corresponsables a los operarios, por “no avisar” que trabajan en estas condiciones.

Cuando se supo la gravedad del accidente no pudieron frenar la bronca. Salieron a llamar a una asamblea general. Allí los delegados proponen un abandono de tareas “en solidaridad” con el compañero, que fue votado por unanimidad, mientras supuestos “técnicos e ingenieros en seguridad” del SMATA controlaban.

Al día siguiente, en asamblea general, los delegados repitieron que el abandono de tareas fue “en solidaridad”. No son medidas de lucha para frenar los accidentes. Además contrapusieron a esto el “autocontrol” de los operarios, medida completamente inviable e hipócrita porque esconde que obrero que reclama es echado, que existe un régimen donde los contratados renuevan el contrato cada tres meses viviendo la presión cotidiana de responder a las necesidades de la patronal callados, “si quieren seguir en la fábrica”, todo con la complicidad del gremio. En esta asamblea, cuando los obreros preguntaron qué pasó con el plan para cambiar los guinches por el accidente de hace meses, los delegados sólo pudieron decir que no se cumplió.

Para pararle la mano a la patronal, hay que exigir el pase a planta permanente de todos los trabajadores contratados, el fin de toda tercerización y precarización laboral, así como Comisiones de higiene y seguridad compuesta por trabajadores y con plenos derechos para parar la producción cuando sea necesario, entre otras medidas.

Desde el Frente de Izquierda, en estas elecciones, vamos a seguir denunciando la Córdoba al servicio de las grandes multinacionales, donde la vida y la salud de los trabajadores valen menos que un auto o un camión para estas patronales.

por Hernán Bocha Puddu - Candidato a Diputado Nacional por el FIT

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: