logo PTS

Mundo Obrero

EL ACTA ACUERDO CON EL MINISTERIO Y EL NUEVO FALLO DE LA CORTE

La maniobra de Tomada y los “asesores” de la dirección de la CTA en el Subte

La polemica en torno al acta acuerdo con el Ministerio de Trabajo no ha terminado. Nosotros sostuvimos que la lucha daba para mucho más y nuevos hechos vienen a confirmarlo.

PTS

10 de diciembre 2009

La polemica en torno al acta acuerdo con el Ministerio de Trabajo no ha terminado. Nosotros sostuvimos que la lucha daba para mucho más y nuevos hechos vienen a confirmarlo.

Hoy la Corte Suprema de Justicia falló a favor de la inconstitucionalidad del artículo 52 de la ley de asociaciones sindicales que restringe la tutela sólo a los sindicatos con personería gremial y la extiende a los delegados de los sindicatos simplemente inscriptos.

El fallo de la Corte ultraliberal es una respuesta a la enorme crisis de la burocracia sindical que defiende tal cual es el gobierno de los K y su Ministerio contra las brutales restricciones a la representación de base de los trabajadores.

Pone en manifiesto que la negativa a darnos la simple inscripción, frente a la fortaleza de nuestro justo reclamo y los fallos de la justicia patronal, dejaba a Tomada en la más abierta y escandalosa ilegalidad. Esta crisis del gobierno jugaba a favor de los trabajadores si manteníamos el plan de lucha y no se firmaba un acta que le dio una salida a su práctica absolutamente antidemocrática y defensora del status quo con la burocracia sindical. Por eso la firma de la “paz social” fue un grave error.
Tomada la propuso como un “salvataje” para no dejar en evidencia lo insostenible de la posición del gobierno.

Las maniobras del Ministerio y sus “asesores”

El gobierno y el ministro Tomada, que tienen un preciso seguimiento de los fallos que le va a mandar la corte, sabían que salía. También los abogados de la CTA como Meguira que lo anticipó en Clarín. Mientras defendía descaradamente que “la firma de la paz social lleva implícito el derecho de huelga”, como si no fuera un derecho ganado por los trabajadores que ahora intentan acotar, al mismo tiempo, en un artículo de la misma semana, adelantaba su análisis del fallo. También lo sabía Marín de FOETRA, asiduo caminador de los pasillos ministeriales que ofició de “asesor” presionando por el acuerdo para garantizar al gobierno el triunfo que necesitaba.

En este sentido, la CTA volvió a dejar en evidencia (junto al fraude en el SUTEBA La Plata avalado por el Ministerio justo en la misma semana que se firmó el acta) que su lucha por la “libertad sindical” es sólo en función de mantener sus intereses como burocracia, igual que la CGT pero con otras formas, por detrás de una institución ultraliberal como la Corte.

La CTA y Tomada metieron entre los trabajadores la idea de que esto era el mayor triunfo que se podía conseguir. De este modo vuelven a reiterar su profecía autocumplida, en la que sus “planes de lucha” sólo sirven para conseguir derrotas: la de su propio reconocimiento como Central, los miles de precarizados y contratistas que dejan fuera de convenio en telefónicos, dejando pasar despidos como en el Correo, contra los cuales no hicieron ni la centésima parte de lo que hizo la nueva Comisión Interna de Kraft.
Evidentemente la mayoría del Cuerpo de Delegados cayó en la burda maniobra y algunos se atrevieron a hablar de un “triunfazo”, como lo escribió el MST en las páginas de su periódico.

Si hoy un fallo de la Corte garantiza la tutela sindical para sindicatos simplemente inscriptos, si la burocracia de Zanola, los Moyano y los Fernández está cada vez más desacreditada, si el gobierno enfrenta enemigos por todos lados. ¿Por qué tenemos que festejar un armisticio de un año en nuestra pelea por barrer a la UTA del Subte? Derrotistas son los que no ven que estamos en condiciones de seguir peleando frente a tamaña crisis del gobierno y la odiada burocracia sindical.

Retomar la pelea por nuestro sindicato y nuestras demandas

Tenemos que continuar la lucha por la inscripción del sindicato. Discutamos los pasos a seguir. Nada impide poner en pie una campaña nacional e internacional denunciando la ilegalidad de los Kirchner y la falta de toda democracia sindical en el país. Se puede conseguir un importante apoyo por nuestro reconocimiento y organizar una gran marcha para demostrar que los trabajadores seguiremos adelante por nuestro legítimo reclamo.

Al mismo tiempo tenemos que organizarnos para pelear por las demandas de los compañeros y por hacer efectiva una representación que la empresa y el gobierno no tienen como pararla. Para eso, debemos hacer asambleas en todas las líneas para discutir y votar los reclamos pendientes contra Metrovías. Como ya planteamos, si el Ministerio y la patronal reconocen a los delegados como representantes de los trabajadores tenemos que tomarles la palabra y exigir un plus salarial de fin de año, la bolsa de trabajo para que la UTA no la maneje a su antojo, las categorías, entre otros puntos sentidos por todos los trabajadores del Subte.


Repudiemos el método de las calumnias

En Alternativa Socialista N°512, Guillermo Pacagnini, Coordinador de la Corriente Sindical del MST, lleva adelante una defensa del acta firmada que ni el propio Tomada se atrevería a hacer. Pero más allá de todo, lo que no vamos a permitir son las calumnias. Nos acusa de cosas tan aberrantes como que ponemos “en duda el atentado contra su familia (la del compañero Segovia) como dejó entrever el PTS”, cuando, por el contrario, nuestro partido se puso a disposición de su defensa desde el primer momento. ¿Qué prueba tiene el dirigente que escribe semejante acusación? Las diferencias políticas por su alineamiento con las patronales rurales, su negativa inicial a sacar los pies del plato de la UTA o su embellecimiento del acta firmada con Tomada, se pueden discutir. Las calumnias no. Repudiamos este método de acusaciones brutales sin pruebas, reñido con los más elementales principios de clase.


Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: