logo PTS

Mundo Obrero

La crisis y el ajo en Mendoza

“En esta época hace un año habíamos sacado un millón de cajas; pero ahora el ajo está en el campo, sin vender y hay cerca de 35 mil obreros parados”, salió de boca de Spitalieri, el titular de la cámara de los ajeros.

Alejandro Cámac

27 de noviembre 2008

“En esta época hace un año habíamos sacado un millón de cajas; pero ahora el ajo está en el campo, sin vender y hay cerca de 35 mil obreros parados”, salió de boca de Spitalieri, el titular de la cámara de los ajeros. (MDZ on line)

Según el diario Los Andes del 1° de noviembre “hace un mes y medio ya que los galpones de empaque deberían estar trabajando. Esto se agrava ahora con el complicado escenario internacional. Pero ya era decisión tomada cuando el Gobierno de la Provincia empezó a presionar sobre los establecimientos que contratan los servicios de cooperativas de trabajo para realizar actividades no permanentes o temporarias. Esta demora en iniciar la temporada, ha venido impactando en primera instancia, en dos ámbitos muy sensibles: el de los chacareros... y el de los trabajadores.”

¿Qué ha sido esto sino un lock out patronal ofensivo, inspirado en el paro sojero, para apuntalar su rentabilidad con la defensa de las condiciones de esclavitud de sus empleados? Una declaración de guerra contra todas las leyes laborales vigentes. La patronal ajera actúa bajo la más absoluta impunidad.

Pero el Gobierno de Jaque, ve en estos esclavistas el “seguro contra el desempleo”. Lejos de rechazar la extorsión patronal, los premia “El gobernador aprovechó su estadía en la Casa Rosada para pedirle a la Presidenta, a solas: ‘subir el porcentaje de reintegro a las exportaciones de ajo, restitución que contribuiría notablemente a reducir el impacto de la crisis global, a evitar el cierre de empacadoras y a mantener los niveles de empleo deseados’.” (Los Andes, 13/11)

Así, el lock out que lleva más de dos meses, parece conseguir sus primeros objetivos: alinear al gobierno tras el programa que levantó la patronal con el “tractorazo” ajero (que acompañó el reclamo de la Rural a nivel nacional). Un programa basado en liquidar todas las cargas impositivas a la exportación, subsidios, mano de obra “intensiva” (sometida al destajo en jornadas de 14 y 16 hs.), y galpones y fincas “liberados” (prohibir inspecciones del Estado) para el esclavismo y la explotación infantil.

“Cooperativa” Colonia Barraquero: hoy por ti, mañana por mí

En esta negociación siguen jugando un rol central las seis “cooperativas” que concentran alrededor de 26 mil empleados en la producción ajera. Y entre ellas, la mega corporación ilegal “Colonia Barraquero”, declarada fraudulenta por el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES); que sin tener matrícula nacional sigue funcionando en Mendoza, con el aval del gobierno provincial. Para el Gobierno de Jaque, que proclamó públicamente su compromiso para avanzar en , este megafraude laboral es sólo una carta de negociación sobre la mesa. Una mesa donde pretende un acuerdo estable con los empresarios y la cúpula sindical, inclusive sin eliminar estas “cooperativas”. Barraquero busca, entre tanto, aliados en otros ámbitos. Tener jueces federales, a un ex ministro de seguridad e influencia política en los más altos estratos del poder local no le basta. Porque los que desafían su negocio no se encuentran en el estado, sino en cientos de ajeros dispuestos a sacarse de encima este lastre.

Contra ellos ha contratado una puntera del municipio de Maipú, “Eli Díaz”, que se encarga de organizar carneros y matones contra los trabajadores, y tiene paso libre a todos los galpones y empresas donde actúa esta corporación. Un manotazo de ahogado, para intentar que los propios empresarios no vayan a una negociación donde la Barraquero sea desplazada del juego. Los vecinos de la comunidad ajera de Rodeo del Medio, solidarios con los obreros de Campo Grande, juntaron firmas e increparon a las autoridades de Maipú que habían incorporado esta puntera en la “mesa de gestión” vecinal desde donde utilizaba los fondos municipales y nacionales para organizar carneros a cambio de prebendas. Decenas de vecinos se movilizaron hasta el CIC Municipal, expulsando a esta puntera y obligando al municipio a “renunciarla”.

Próxima entrega: La crisis en curso, el nuevo convenio colectivo de trabajo y los desafíos de los obreros ajeros.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: