logo PTS

Notas relacionadas

La Marcha Indígena continúa

A 5 días de las elecciones judiciales tenemos el conflicto no cerrado del TIPNIS que sigue empañando un proceso electoral vital para el gobierno. La marcha indígena avanza a menos de 100Km de la ciudad de La Paz y se ha montado una contramarcha masiva de apoyo al gobierno, encabezada por sectores de campesinos y mineros cooperativistas, lo cual genera un clima de tensiones y busca hacer una demostración de fuerzas que revierta al menos en lo simbólico la crisis masista.

PTS

13 de octubre 2011

A 5 días de las elecciones judiciales tenemos el conflicto no cerrado del TIPNIS que sigue empañando un proceso electoral vital para el gobierno. La marcha indígena avanza a menos de 100Km de la ciudad de La Paz y se ha montado una contramarcha masiva de apoyo al gobierno, encabezada por sectores de campesinos y mineros cooperativistas, lo cual genera un clima de tensiones y busca hacer una demostración de fuerzas que revierta al menos en lo simbólico la crisis masista.

La marcha indígena ha decidido no llegar el mismo día 12 de octubre en el que arriba la contramarcha a favor del gobierno, no tanto para evitar posibles enfrentamientos, sino más bien como una táctica que muestre que no quieren boicotear las elecciones y que, a pesar de todo, tampoco quieren romper en toda la línea con esta gestión culturalista.

A pesar de esto, las reivindicaciones de los Pueblos Indígenas de tierras bajas, en contra de la construcción de una carretera que atravesaría su territorio, han recibido del oficialismo una maniobra centrada en la elaboración de una ley corta para paralizar momentáneamente la construcción de la carretera y ejecutar una consulta previa tipo referéndum sobre la continuidad o no de este proyecto. El gobierno apuesta a una correlación de fuerzas que doblegaría la posición indígena en una consulta de este tipo, en la medida que ampliaría las consultas a comunidades de colonos asentados en el territorio indígena y que es favorable a la construcción de la carretera.

Las perspectivas de esta marcha están limitadas por el carácter de su dirección, que no ha logrado vincularse en un frente de unidad con los sectores obreros de manera clara y tampoco ha podido aislar a los sectores reaccionarios de derecha tradicional que se han montado sobre su conflicto para atacar al gobierno.

Las burocracias obreras, campesinas e indígenas le dan aire al gobierno
La COB que se ha visto en la necesidad de apoyar a la marcha del TIPNIS presionada por la realidad, hoy ha determinado llamar a un voto castigo contra el gobierno. Esta posición sale a regañadientes de la dirección pero también como producto del más absoluto rechazo a negociar ningún punto o aumento por parte del gobierno.

El llamado al paro de 48 horas de la semana pasada fue parcial y las movilizaciones fueron menores que la que se produjo el día 28 de septiembre en rechazo a la violenta intervención de la marcha indígena por parte del gobierno. La burocracia obrera viene actuando en la línea acostumbrada de lanzar medidas sin organizarlas, para que fracasen.

La posición cobista es ambivalente, en la medida que la burocracia trata de no romper del todo con el masismo pero, al mismo tiempo, trata de salvar el pellejo frente a una base que comienza a presionar frente a la incertidumbre que genera un gobierno cuyas posiciones son cada vez más antiobreras y antipopulares.

Asimismo, la propia burocracia de la Central Única de Campesinos pide la renuncia de ministros y ajustes en la política gubernamental pero, al mismo tiempo, se suma y organiza la marcha a favor del gobierno para no perder el puente con los flujos de recursos y prebendas que alimentan el apoyo a los restos del proyecto culturalista e indígena de Evo Morales.

Hoy la Federación Nacional de Mineros también ha desconocido su propio apoyo a la marcha indígena, pronunciándose desde arriba en pos de una neutralidad en el conflicto, dándole un sentido de descompresión muy parcial a la crisis y adecuándose a una posición arribista de negociación de una política futura que incentive la producción de minerales frente a la caída del precio internacional.

Desde la LOR-CI hemos planteado la unidad y el fortalecimiento en la acción de trabajadores, campesinos-indígenas y sectores populares. De igual manera, creemos en la necesidad urgente de establecer un plan conjunto de lucha que debe ser elaborado democráticamente, para lo cual reivindicamos la necesidad de poner en pie una coordinadora nacional de los sectores obreros-campesinos-indígenas en lucha, conformada por delegados revocables con mandato desde las bases; única manera de garantizar una dirección al servicio de los intereses de los trabajadores.

AL

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: