logo PTS

MUJER

La Conducción de la FUBA insiste con tener otra "década perdida"

“Pan y Rosas vino con mucha gente para boicotear las jornadas”. Con esta contundente (¿?) frase explicaba una militante de Plenario de Trabajadoras la visión "fubistica" de cómo piensa el PO que se organiza un gran movimiento de mujeres.

 La Conducción de la FUBA insiste con tener otra "década perdida"
20 de junio 2013

“Pan y Rosas vino con mucha gente para boicotear las jornadas”. Con esta contundente (¿?) frase explicaba una militante de Plenario de Trabajadoras la visión "fubistica" de cómo piensa el PO que se organiza un gran movimiento de mujeres.

Esta frase sintetiza el triste intento de justificar la débil participación en las jornadas tanto de Marea Popular (La Mella) como el Partido Obrero-Plenario de Trabajadoras, ambos conducción de la FUBA. Es que ambas organizaciones decidieron vaciar las jornadas, en el primer caso no fueron ni sus militantes, y el PO no pudo movilizar más que a su propia militancia de la UBA. Es que, como venimos insistiendo hace años, la conducción de la FUBA le huye como a la peste a todo lo que puede aparecer como alguna instancia democrática de participación y lucha en la Federación. Primero, intentaron ningunear esta iniciativa resuelta en el último Congreso de la FUBA, después querían hacer sólo una asamblea de estudiantes de la UBA, sin comisiones y donde sólo pudiera hablar la conducción, luego durante semanas queriendo dilatar la organización de la Jornada poniendo miles de trabas burocráticas para boicotearlas. Sólo porque desde Pan y Rosas peleamos por instalar la necesidad de esta instancia, donde las mujeres podíamos discutir y votar un plan de lucha por nuestros derechos, con iniciativas en las facultades, haciéndolo votar, por ejemplo, en el Suteba recuperado de la Matanza, discutiéndolo en las comisiones de mujeres y en las asambleas de los Centros de Estudiantes, es que finalmente aceptaron impulsarlas, no sin nuevas condiciones para que fuera lo más parecida a los Congresos a los que la Federación nos tiene acostumbradas.

Nosotras fuimos claras en plantear que las mujeres necesitamos un verdadero espacio de autoorganización, donde se pueda debatir, que fuera entusiasmante para muchas estudiantes y trabajadoras que jamás participaron ni siquiera de algún Encuentro Nacional de Mujeres, para salir de ahí con tareas concretas y medidas de acción. Especialmente de cara al próximo Encuentro a realizarse en San Juan para que sea resolutivo y las mujeres salgamos fortalecidas y organizadas en la pelea por nuestros derechos.

Para luchar hay que querer moverse

Es que hoy en día, por definición de principios, la conducción de la FUBA ha decidido separarse de cualquier iniciativa que implique romper su rutinarismo. Siempre a la vanguardia en este sentido las militantes de “Marea Clerical” directamente brillaron por su ausencia (ni la presidenta de la FUBA apareció hasta comenzada la Jornada!). Tanto ir con la marea las tiene coqueteando entre el kirchnerismo (como el pasado 1° de Mayo participando de un acto con el Movimiento Evita) y De Gennaro, el “economista de cabecera” de Francisco, y el sojero pro-Papa de Lozano para las elecciones en CABA. Nos quedó claro que “caminan distinto” pero con un rumbo definido: lejos de las “nuevas prácticas” de la “izquierda independiente”, pero siempre predispuestxs a embellecer a burócratas y funcionarios clericales y pro-patronales a cambio de un carguito.

Mientras tanto el PO nuevamente sigue mostrando que es posible romper todos los records, el pasado sábado ha logrado algo que parecía difícil de superar, no haber podido movilizar ni a una estudiante por cada año de los que llevan conduciendo la FUBA. Es que las compañeras del PO tuvieron desde el comienzo de la Jornada muchas tereas que cumplir, por eso nos recibieron con cordones de seguridad que exigieron el “esfuerzo” de toda su pequeña delegación para cubrir de un lado al otro del hall de Medicina y el escenario, todo con el fin de impedir a las trabajadoras en lucha de Kromberg hacer un saludo a las cientos de compañeras que vinieron desde distintos lugares del Gran Buenos Aires. Aquellas mujeres a las que la dictadura patronal les impone todo, también en la FUBA les negaban la palabra!

En la última Prensa Obrera reconocen que desde Pan y Rosas y el PTS tomamos de forma comprometida la participación en este encuentro, pero rápidamente intentan ridiculizarlo diciendo que fuimos con compañeras del interior del país. Un GPS para el Plenario de Trabajadoras! Kraft, Pepsico, Donnelley o Kromberg quedan a pasitos nomás de la General Paz. Pero más allá de ese detalle, el GPS o tan solo una rudimentaria brújula, les vendría bien para dejar de ser arrastradas por la Marea y asumir el fracaso de una política burocrática y de alianzas con sectores semi-k, y ahora también semi sojeros como la Mella. Si ya ni siquiera quieren organizar al movimiento estudiantil desde la FUBA, parece que tampoco van a andar derrochando energías por organizar democráticamente a las mujeres. No vaya a ser que la FUBA salga de la parálisis, que el propio PO ha reconocido en sus publicaciones (para borrar luego rápidamente con el codo lo que escribió con la mano una vez cerrado el frente sin principios que mantiene con la camaleónica Marea), y haga algo combativo como organizar a las mujeres por el derecho al aborto, lo que haría entrar en crisis su política de alianzas oportunistas que solo han servido para debilitar a la Federación y ha permitido que se fortalezca el kirchnerismo que en el último Congreso se quedó con la Secretaría General.

No menos sorprendente es que en esta Jornada, tanto el PO como el MAS se hayan negado tajantemente a incorporar al pliego de reivindicaciones votado en el SUTNA la semana anterior, una denuncia contra la precarización laboral. Un corporativismo inexplicable, más aún en el marco de una Jornada de Mujeres donde la gran mayoría somos precarizadas! Lo más increíble es que les resulte lógico eso y no que llevamos sillas porque desde un principio pusimos toda nuestra energía militante para hacer del sábado una tarde entusiasmante y participativa, de discusión e intercambio entre las mujeres.

Otra “paradoja” en estas Jornadas... Las Rojas, que levantan la lucha por el derecho al aborto ahora están en un bloque acrítico con la CTA Micheli, cuyos dirigentes son enemigos de este derecho y bien amigos del Papa argentino. Si siguen en ese frente único sin principios, llamándose al silencio respecto de la necesidad de que los Encuentros sean resolutivos, más que contra las sotanas van a terminar con las sotanas. Y mientras nosotras cuestionábamos a la FUBA por haber vaciado las jornadas, Las Rojas le lavaban la cara diciendo que ese es el movimiento de mujeres. Si de casi mil compañeras, 800 éramos de Pan y Rosas, quiere decir que entonces ¡¿que el movimiento de mujeres es Pan y Rosas!? Si bien agradecemos el reconocimiento para nosotras, que queremos hacer un movimiento de miles en las calles, estas jornadas solo pueden ser un punto de apoyo para levantar ese movimiento para conquistar nuestros derechos.

Un movimiento de miles de mujeres por nuestros derechos

Desde Pan y Rosas sabemos que a las mujeres nos sobran los motivos para organizarnos y salir a pelear en las calles, porque en la “dékada ganada” seguimos sufriendo las clandestinidad del aborto que se cobra la vida de 300 cada año, 600 mujeres siguen cautivas de las redes de trata para la explotación sexual, seguimos teniendo los trabajos más precarios y en las peores condiciones... Lejos de las expectativas de amplios sectores del movimiento de mujeres, que abandonaron la lucha en las calles depositando confianza en los K, este gobierno ha demostrado que no está dispuesto a entregar nada sin que se lo arranquemos. Hoy, que tanto la presidenta como la oposición derechista y la centroizquierda cierran filas tras las sotanas del Papa, se vuelve más acuciante la necesidad de poner en pié un gran movimiento de mujeres para arrancar nuestros derechos, y somos muchas a las que nos sobran las ganas y el coraje, y ya nos estamos organizando. Lo demuestran las mujeres trabajadoras, que a pesar de la dictadura patronal en las fábricas se organizan y luchan por sus reivindicaciones, como lo hicieron las trabajadoras de Kromberg que bloquearon todo el Parque Industrial de Pilar y le ganaron una primer batalla a esa multinacional explotadora.

La Jornada de debate y lucha por los derechos de las mujeres, que propusimos desde Pan y Rosas y de la que participaron con nosotras cientos de compañeras estudiantes, docentes, estatales, trabajadoras de la alimentación, gráficas, etc, mujeres que se organizan en comisiones de mujeres, fueron una oportunidad en este sentido, para hacer escuchar la voz de todas las que no nos comemos el verso de la “dékada ganada” y dar un puntapié para relanzar un movimiento de lucha en las calles.

Estas Jornadas, también eran una oportunidad para que la conducción de la FUBA mostrara su voluntad de revertir “la década perdida” de organización y lucha que lleva la conducción de la FUBA. Pero para esto el PO y La Mella habrían tenido que querer dejar de lado sus métodos burocráticos, que solo favorecen a los que quieren una FUBA inmovilizada, convocando a miles de mujeres, superando los métodos burocráticos y las alianzas sin principios que han llevado a la FUBA a este callejón sin salida. Porque la mejor y única forma de enfrentar realmente el avance del kirchnerismo es desarrollando la organización real tanto del movimiento estudiantil como del movimiento de mujeres, ya que para conquistar el derecho al aborto y la separación de la Iglesia del Estado, no se puede ir detrás del Gobierno K o del Papa argentino.

Por eso, es momento de cambiar el rumbo, y poner a la FUBA y los Centros de Estudiantes a la cabeza de impulsar un gran movimiento de miles de mujeres, para pelear en las calles por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas y por todos nuestros derechos, por el derecho a decidir en los Encuentros Nacionales de Mujeres, en asambleas en nuestros lugares de trabajo y estudio. Porque si no decidimos las mujeres, el Estado, la Iglesia, las patronales, la familia o la burocracia sindical deciden por nosotras. Tenemos que ser miles las que hagamos escuchar nuestra voz en las calles el 28 de Septiembre, día de Lucha por el Derecho al Aborto en Latinoamérica y el Caribe, y ser miles también las que nos organicemos desde ahora, impulsando pre-encuentros regionales, para llegar preparadas al próximo Encuentro Nacional de Mujeres de San Juan para votar un plan de lucha!

Desde Pan y Rosas a la lucha en las calles vamos a sumar, como hacemos desde siempre, una gran campaña desde el Frente de Izquierda con nuestras compañeras del PTS Andrea D’Atri y Myriam Bregman, y decenas de mujeres luchadoras, por los derechos de las mujeres.


CRÓNICA DE LA JORNADA Y GALERÍ DE FOTOS AQUÍ

Temas relacionados: