logo PTS

PARTIDO

20.000 EJEMPLARES

LA VERDAD OBRERA llega a miles de trabajadores y jóvenes

Con el número anterior, salió a la calle una nueva tirada de 20.000 ejemplares de La Verdad Obrera. Si el periódico de un partido revolucionario es el organizador colectivo que “arma” a su militancia, también es el medio para entablar un diálogo político con sectores de trabajadores y estudiantes. Y así como sucedió con la primer edición “masiva”, esta segunda vuelve a confirmar que estamos llegando a miles de obreros y jóvenes.

Hernán Aragón

7 de marzo 2013

LA VERDAD OBRERA llega a miles de trabajadores y jóvenes

Con el número anterior, salió a la calle una nueva tirada de 20.000 ejemplares de La Verdad Obrera. Si el periódico de un partido revolucionario es el organizador colectivo que “arma” a su militancia, también es el medio para entablar un diálogo político con sectores de trabajadores y estudiantes. Y así como sucedió con la primer edición “masiva”, esta segunda vuelve a confirmar que estamos llegando a miles de obreros y jóvenes.

En esta oportunidad, la que comenzó a conocerse como la “Ley Godoy”, que plantea que los diputados y funcionarios deben ganar lo mismo que una maestra, fue recibida con simpatía y aceptación en todos los lugares donde el periódico fue piqueteado.

“La ley Godoy, eso es lo que hay que hacer”, dice un obrero de una metalúrgica de Rosario. Este dialogo se entabla tanto en el Hospital Garrahan donde se pasan 70 periódicos o en Stani en la zona norte del Gran Buenos Aires, donde el número asciende a más de 100. Lo mismo puede decirse del Astillero Río Santiago en Ensenada o en el Subte.
Sin embargo, para que exista ese diálogo político no basta con sacar esta u otra cantidad mayor de periódicos. Lo nuevo es que en franjas de los trabajadores y los estudiantes hay una fuerza propulsora, un sentimiento proclive a dialogar con las ideas de izquierda y, sobre todo, ideas de izquierda capaces de conmover a quien las recibe.

Nuestros compañeros y compañeras obreros sienten la explotación cotidiana en sus músculos y en sus huesos; leen el dolor y el hastío en el rostro de sus pares y enfrentan la discriminación patronal cuando a un compañero lesionado se lo intenta echar como a un perro. De allí surgió la campaña de “los rotos”. “Basta de dejar la vida en las fábricas”, que es otro de los ejes del periódico masivo, que agitan nuestros compañeros en la puerta de Firestone, en una droguería de la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires, en una imprenta de norte, en una metalúrgica de Rosario o en una alimenticia de Capital. Unos cuantos trabajadores se paran sorprendidos; y el compañero abre la páginas para mostrar las denuncias; y el trabajador que la lee pasa a decir “ese soy yo”.
Llegan más informes de los piqueteos: AGR Clarín, Hospital Posadas, INTI, CNEA, y varias dependencias estatales, en telefónicos, textil Tessicot, Agrest, alimenticias como Felfort y Jorgito, también en Aeroparque, en VolksWagen y otras fábricas del SMATA de la zona norte, en la autopartista Albano de La Plata, en el frigorífico Frigolar, entre los trabajadores docentes de varias provincias del país. En muchas de estas fábricas y establecimientos se suman a piquetear el periódico compañeros estudiantes. La Juventud Trabajadora de CABA recorrió casi una decena de fábricas y talleres del gremio gráfico y textil, donde también participaron compañeros de la UBA. Todos mencionan que existe un amplio apoyo con la huelga docente y hablan de la avidez política entre los trabajadores y los jóvenes.

Según su definición, la palabra avidez quiere decir “ansia o deseo muy fuertes e intensos de tener o conseguir algo”. ¿Cuál es el deseo de esos trabajadores y trabajadoras que vomitan su bronca y se guardan el periódico en la mochila?

Sale un joven de una automotriz y dice: “Acá no nos bancamos más a estos burócratas”. Una joven textil dice: “No quiero llegar a mi casa y no poder alzar a mi bebe por culpa de esta maldita tendinitis”. Sale un trabajador gráfico y dice: “No quiero más pagar el impuesto a la ganancias”.

Y así como se acumula el desgaste físico o las deudas que cada vez cuestan más pagar, un sector de la clase obrera y la juventud va acumulando experiencia política. El tercerizado, el del fondo de la tabla, escucha los discursos presidenciales y sabe que no le significan completamente nada. El obrero en blanco escucha hablar de valor agregado pero su vida tiende a degradarse. Entonces se entra en el terreno de la comparación: cómo vive un trabajador y como viven los políticos burgueses que supuestamente deberían representarlo. “Que un diputado gane lo mismo que un maestro”, dice Raúl Godoy. Y en esta politización existente, La Verdad Obrera busca establecer un ida y vuelta, un diálogo para avanzar en la influencia y en la construcción de un partido revolucionario en la Argentina.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: