logo PTS

Comunicados de prensa

Suplemento "Revolución" de la Juventud del PTS N° 6

Justicia por Mariano Ferreyra

Salió el Suplemento "Revolución" Nro. 6 de la Juventud del PTS. Justicia por Mariano Ferreyra.

PTS

2 de agosto 2012

Justicia por Mariano Ferreyra

Mariano Ferreyra ¡PRESENTE!

Por María Chaves y Jesica Calcagno

El próximo 6 de Agosto comienza (si las maniobras de la defensa no prosperan) el juicio oral y público por el asesinato de Mariano Ferreyra, militante del Partido Obrero, y por los heridos durante el ataque de la patota como Elsa Rodríguez.
Van casi 2 años de ese 20 de octubre, y somos miles los jóvenes que no nos olvidamos cuando los burócratas de Pedraza, con la ayuda de la policía federal que liberó la zona, recurrieron a las balas en defensa de sus intereses millonarios, para mantener el negocio de la tercerización laboral que tienen en común con la patronal y el gobierno, a costa de los trabajadores ferroviarios.
El asesinato de Mariano fue parte de la gran pelea de los trabajadores del Roca contra la tercerización. Con su lucha y organización conquistaron el pase a planta permanente de 1.580 ferroviarios, atacando uno de los pilares que el kirchnerismo mantuvo intacto del menemismo. Nueve años bajo este gobierno con crecimiento económico récord para los empresarios y con subsidios millonarios, no resolvieron los problemas más profundos y estructurales que dejaron los `90 contra los trabajadores y los sectores populares, como la flexibilización laboral.
Por el contrario, el tándem Néstor-Cristina se dedicó a sostener a una burocracia sindical millonaria que, igual que en el menemismo, engordó sus bolsillos, como Pedraza, “El Gallego” Fernández y la conducción de la Unión Ferroviaria, o Moyano (ahora opositor) y tantos más. Al día de hoy, con el asesinato de Mariano en sus espaldas, los dirigentes de la Unión Ferroviaria siguen alineados al gobierno nacional y a la CGT de los Gordos, y se reúnen con Cristina para discutir quién cumple mejor el rol de “policía” en el movimiento obrero. Gobierno, burocracia, empresa UGOFE-TBA, Metrovías y Ferrovías, Estado y policía, una alianza para mantener los grandes negociados del transporte y tratar de impedir cualquier lucha que los ponga en peligro. “Hay algunos que hace mucho tiempo buscan un muerto en Argentina” dijo, en alusión a Mariano, Cristina Fernández; atacando a la izquierda trotskista y tratando de poner a las víctimas como victimarios. Una operación que nos recuerda a la realizada por el duhaldismo las primeras horas luego de la muerte de Kosteki y Santillán. Los que asumieron con las banderas de los derechos humanos, tienen más de 17 compañeros asesinados en protestas sociales bajo su gobierno, y a un joven que lo mataron en Barracas, a pocas cuadras de Maxi y Darío.

La burocracia asesina y la respuesta obrera y estudiantil

Inmediatamente, con tristeza y dolor por la noticia, pero con un profundo odio a la burocracia y la policía, salimos a las calles para exigir juicio y castigo a los asesinos. ¡Mariano Ferreyra PRESENTE!
En Kraft, Pepsico, el subte, Jabón Federal, LAN, en Zanon y otras fábricas nucleadas en el SOECN, en el Astillero Río Santiago, Donelley, Indec, Morvillo, se realizaron paros y asambleas. La respuesta obrera, desde las bases, no se hizo esperar, al grito de “se va a acabar la burocracia sindical”. También hubo cortes en estatales, docentes, sectores de la salud, en el marco del paro y movilización que convocó la CTA, la FUBA, la FULP y otras organizaciones, en varios puntos del país. En las universidades, los docentes, no docentes y estudiantes realizaron asambleas y acciones de protesta para repudiar el brutal asesinato. La masiva movilización a Plaza de Mayo nos encontró a trabajadores, estudiantes, desocupados unidos con un mismo objetivo: que los asesinos de Mariano se pudran en la cárcel.

Con Mariano se fue un militante revolucionario

“Ser revolucionario es lo más fácil que hay” dijo cínicamente la presidenta. Para Mariano no fue fácil, fue asesinado bajo este gobierno. Lo que sí es fácil es la militancia juvenil kirchnerista, creada desde y para el Estado, altos funcionarios con sueldos millonarios, como Axel Kicillof y Mariano Recalde. La Cámpora, Movimiento Evita, hoy se “entrenan” militando en las universidades y colegios, para ser los próximos en sentarse con la burocracia sindical o con los empresarios para atacar al movimiento obrero, como hizo el Ministro de Trabajo Tomada en sus escuchas telefónicas cómplices con Pedraza.
El asesinato de Mariano no fue uno más. Fue el de un militante revolucionario, trotskista. Con él compartíamos la convicción de poner nuestro tiempo y vida en función de un gran objetivo, que es también una gran responsabilidad: terminar con la explotación capitalista, y luchar por la revolución socialista internacional en la perspectiva de conquistar la liberación de todos los explotados y oprimidos.

Un gran movimiento por la perpetua a Pedraza, fortalecer la lucha por sindicatos sin burócratas

La juventud tiene una batalla inmediata central: la pelea por cárcel perpetua a Pedraza, a toda la patota y a todos los responsables políticos y materiales. Conseguirla sería un gran triunfo de la movilización obrera y popular contra el gobierno, la burocracia, las patronales y su Estado. Para conquistarla está planteado desarrollar la más amplia unidad de acción, que seamos miles los jóvenes, estudiantes y trabajadores que tomemos esta causa en nuestras manos, en colegios, universidades y fábricas, impulsando asambleas masivas desde federaciones y centros de estudiantes.
A la vez, el mejor homenaje que todos los revolucionarios debemos a Mariano, es la batalla por barrer definitivamente de los sindicatos a la burocracia empresaria y asesina. Por eso luchamos por hacer fracciones clasistas, antiburocráticas y combativas en el movimiento obrero, por “sindicatos sin burócratas”. Y por acabar con esa idea tan arraigada entre los trabajadores de que la política la hacen los de “arriba”, las patronales, sus representantes en el Congreso y la burocracia que se alía con unos y otros. Por eso decimos “por un partido de trabajadores sin patrones, para que la crisis la paguen los explotadores”.
Los estudiantes universitarios, terciarios y secundarios, y cientos de jóvenes trabajadores, en su mayoría precarizados, de la Juventud del PTS, somos parte de esta apasionante tarea, para abrir paso a la construcción de un gran partido revolucionario en Argentina y a nivel internacional, para vencer.

¡Mariano Ferreyra Presente!
¡Todos y todas a Comodoro Py a exigir perpetua a Pedraza y a todos los responsables políticos y materiales de su asesinato!

Una gran campaña por el juicio y castigo a los asesinos

En la Conferencia Nacional de Trabajadores en Ferro que el PTS realizó semanas atrás, más de 2 mil jóvenes obreros y estudiantes, junto con otros 2 mil trabajadores y trabajadoras de todo el país, votamos como una de las tareas principales la lucha por el juicio y castigo a los responsables políticos y materiales del asesinato de Mariano. Por eso, además de la campaña de agitación que iniciamos en todo el país, la Juventud del PTS sacó miles de afiches por Mariano Ferreyra y ejemplares de este Suplemento Revolución N°6, y viene participando de las actividades unitarias como festivales, murales, y movilizaciones. La pelea por "sindicatos sin burócratas" que votamos en la Conferencia se materializa en la lucha por el castigo a los asesinos de Mariano. Asumimos esta batalla para llevarla a cada fábrica, cada empresa, cada facultad, colegio, terciario, cada barrio, llevando la propuesta para que las internas combativas, los centros de estudiantes, los organismos de derechos humanos, impulsemos juntos una gran campaña.

Juré que tarde o temprano sus asesinos la iban a pagar

Pablo / Juventud del PTS –Avellaneda, Sur GBA

Mis primeros años de militancia revolucionaria estarán, por siempre, ligados al recuerdo de Mariano Ferreyra. Él, militante del Partido Obrero, y yo, como militante del PTS, siempre nos apasionábamos debatiendo nuestros diferentes puntos de vista sobre muchas cosas pero, a la vez, uniéndonos para enfrentar a los representantes estudiantiles de los partidos patronales, como la Franja Morada y los peronistas que, en el 2006, pretendían imponer como rector de la UBA a un colaborador de la dictadura militar.
El 20 de octubre de 2010, cuando la patota de la burocracia de Pedraza asesinó a Mariano, un profundo odio de clase me atravesó como un rayo. Odio contra este sistema capitalista, defendido por burócratas al servicio de los patrones que buscan perpetuar la superexplotación de nuestra generación, la de Mariano y la mía.
Ese balazo, que cada joven revolucionario sintió sobre su propio cuerpo, hizo estallar la bronca: centenares de compañeros y compañeras del PTS fuimos parte de la movilización que, casi espontáneamente, esa misma noche se dirigió a las oficinas de la UGOFE en la estación Constitución. A la mañana siguiente, nuestros compañeros obreros de las comisiones internas de Kraft y Pepsico, de Zanon y de Jabón Federal impulsaron paros, cortes y movilizaciones para repudiar el asesinato. Y miles de estudiantes y trabajadores participamos de la movilización a Plaza de Mayo. Ahí estuvimos, nuevamente, con una columna de jóvenes que salimos desde el CBC de Avellaneda –donde militaba Mariano- después de impulsar masivas asambleas estudiantiles y cortar la calle. Había que organizar la bronca.
Todo sucedió tan rápido que las ansias de luchar por el castigo a los responsables, no me dio tiempo a detenerme para llorar y mirar de frente ese profundo dolor que provoca la pérdida de un compañero. Sí, compañero. Porque a pesar de las diferencias que nos llevaron a militar en distintas organizaciones, él anhelaba, como yo, una humanidad liberada de la explotación.
Pero cuando ya habían pasado dos días de su cruento asesinato, un viernes soleado por la mañana, los jóvenes del PTS nos acercamos al cementerio donde se despidió a Mariano y sólo una idea atormentaba mi cabeza: él estaba muerto mientras Pedraza y su patota se escondían como ratas. Por eso, en silencio frente a su féretro, juré que tarde o temprano sus asesinos la iban a pagar. Y es un gran paso de la lucha de la clase trabajadora, de la juventud combativa y las organizaciones de izquierda, que hoy los asesinos estén en el banquillo de los acusados y sean condenados.
Pero la verdadera condena para Pedraza y sus cómplices, como también el mejor homenaje para Mariano es reafirmar las convicciones de miles de jóvenes en la militancia revolucionaria, por ver a la clase obrera organizada para barrer a la burocracia sindical y acabar con la dictadura patronal. Por eso, en cada lucha que libramos contra este sistema de explotación y miseria, nuestro grito de guerra se oye con más fuerza ¡Mariano Ferreyra, presente! ¡Ahora y siempre!

“Me procesaron por reclamar justicia por Mariano”

Lorena Gentile / Comisión Interna Kraft

Cuando le quitaron la vida a Mariano, antes de entrar a la fábrica todo el mundo estaba conmocionado. Hicimos una asamblea masiva del turno noche que votó un paro en la planta de Pacheco y una manifestación a la mañana siguiente en la Panamericana desde las 6:30hs para denunciar a la burocracia sindical asesina. Estuvimos junto a otros sectores del sindicalismo combativo de zona norte, como PepsiCo donde la bronca fue tan grande que pararon las líneas, y nos movilizamos unitariamente con estudiantes, organismos de derechos humanos y la izquierda.
Mientras los burócratas tienen impunidad, y salta que el aliado de Cristina, Gerardo Martínez de la UOCRA, fue un buchón de la dictadura militar, a los luchadores nos criminalizan con causas. Como a mí, que me procesaron por reclamar justicia por Mariano, porque soy dirigente de la Comisión Interna, y estuve al frente cortando la Panamericana junto a mis compañ[email protected] También procesaron a Oscar Coria despedido de Kraft y a Leonardo Norniella de la Comisión Interna de Pepsico. Somos parte de los más de 5.000 procesados por luchar bajo el kirchnerismo.
Creo que este puede ser un juicio testigo. Pero tenemos que estar alertas, volver a movilizarnos a los tribunales y confiar en nuestras propias fuerzas.
El ejemplo de Mariano Ferreyra, es nuestra bandera de lucha y nunca la abandonaremos. Su ejemplo de militancia vive en miles de jóvenes trabajadores y estudiantes que militamos por cambiar esta sociedad de explotación, y no ese ejemplo de "militancia" que plantea el gobierno K de gerentes de las empresas del Estado, como los de La Cámpora que cobran miles de dólares mensuales.
Este lunes 6 de Agosto, estaremos presentes para reclamar justicia por nuestro compañero, para exigir ¡Perpetua a Pedraza y que se pudran en la cárcel todos los responsables materiales e intelectuales de su asesinato!

Los ferroviarios peleamos por justicia por Mariano

Flavio Bustillo / Agrupación Bordó del Ferrocarril Roca

El día que asesinaron a Mariano Ferreyra nuestra reacción fue estallar ante la indignación que provoca todo crimen de un compañero, y potenciado tratándose de un joven revolucionario fusilado en esas circunstancias. Esa tarde marchamos de Callao y Corrientes hasta la estación Plaza Constitución. Al día siguiente nos manifestamos cortando el servicio durante dos horas y luego encabezamos una multitudinaria marcha a Plaza de Mayo. Esto se refleja muy bien en "Rieles de Rebeldía" el documental que se puede ver en www.tvpts.tv.
La muerte de Mariano estuvo precedida por una escalada de agresiones de la patota de Pedraza, a medida que avanzaba la organización y la lucha contra la tercerización. Desde principios de ese año veníamos fortaleciendo nuestra organización, que comenzó en el 2003 y continuó hasta el 2007, cuando con la lucha conseguimos el pase a planta de los compañeros de Catering World. A partir de entonces, crecieron los subsidios y negocios millonarios con las tercerizadas, incrementándose en un 40% el número de laburantes en un año. Por eso decimos que se trata de una larga lucha contra una verdadera estafa a los obreros y al pueblo trabajador.
En el 2010 se terminaban de desnudar los enormes intereses de la burocracia en el negocio de las tercerizadas. Burocracia que, con la complicidad de la policía, terminaba asesinando a Mariano para aleccionar a los trabajadores. Los meses posteriores fueron demostrando cómo la UGOFE y el Estado conspiraban permanentemente contra los tercerizados buscando la manera de parar la lucha. Nos mantuvimos organizados logrando que 1.580 tercerizados pasen a planta permanente. Esto se extendió al resto de las líneas ferroviarias y se consiguió que lleguen a 3.000 los compañeros efectivizados. Seguimos reclamando el pase a planta de todos los que faltan y aún no conquistamos la perpetua para Pedraza y la patota, por eso desde La Bordó continuamos peleando por justicia para Mariano Ferreyra.
En los Ferrocarriles, sigue además una lucha permanente contra las pésimas condiciones en las que nos toca trabajar y viajar a un millón de usuarios diarios, como se demostró de manera brutal a principios de año con la masacre de Once, pero además seguimos organizándonos para recuperar nuestro cuerpo de delegados y sindicato, y para que los trenes sean re nacionalizados bajo gestión de sus trabajadores y con el control de comités de usuarios. Por eso nos persiguen. Con causas completamente injustificadas y maliciosas, tanto a Jorge Hospital del PO como a mí, nos han suspendido con pre-aviso de despido. Esto es parte de un ataque más general a todo aquel que levante la voz, como pasó con la detención del Pollo Sobrero, o la persecución a los compañeros de Terrabusi con el Proyecto X.
Mariano Ferreyra es un ejemplo para la juventud. Su recuerdo tiene que servir como motor para fortalecer una gran juventud trabajadora y estudiantil que, como hicimos en el Roca, desarrolle un fuerte movimiento de lucha contra la precarización laboral y “por sindicatos sin burócratas y por un partido de trabajadores sin patrones, para que la crisis la paguen los explotadores”.

De la Facultad de Derecho a las vías del ferrocarril

Matías Aufieri / militante del PTS y abogado del CEProDH

Mis años de militancia estudiantil en el PTS, formaron la idea de una juventud pro-obrera, que lucha contra la explotación. Al recibirme de abogado, me vi con el apasionante desafío de seguir ese proyecto revolucionario en el movimiento obrero. En mayo de 2010 me sumé a mis camaradas del Roca que ya organizaban la gran lucha por el pase a planta. Ahí conocí jóvenes como Andrés Padellaro y Pablo Villalba. En julio ya estaba con ellos y cientos de tercerizados desafiando al Estado, las empresas y la burocracia arriba de las vías y en los ministerios, jugando un rol completamente impensado meses atrás.
Aquel 20 de octubre, estuve nuevamente en las vías con algunos compañeros despedidos. Ese día nos cambió la vida a toda una generación militante: caía uno de los nuestros. La conquista histórica del pase a planta, nos planteó fortalecer la lucha en nombre de Mariano y la enorme tarea de consolidar fracciones clasistas en los sindicatos, nuevamente con el aporte de la juventud militante, en un ida y vuelta con esos jóvenes obreros, y con los no tan jóvenes. Parte de esa tarea, es no parar hasta lograr justicia por Mariano, y echar a los burócratas y parásitos de nuestras vidas para alcanzar la victoria definitiva.

Algo nuevo se puso en pie, una gran juventud trabajadora estudiantil

Por Leni Rodríguez y María Chaves

La Conferencia Nacional de Trabajadores que hicimos en Ferro mostró que en los últimos meses nuestra juventud se desarrolló en vastos sectores del movimiento estudiantil y la juventud trabajadora (ver Suplemento Revolución N° 5). Cientos de jóvenes obreros de diferentes lugares del país estuvieron presentes: de automotrices, alimenticias, citrus, ingenios azucareros, aeronáuticos de empresas tercerizadas, recolectores de residuos, call centers, comercio, construcción, gráficos, jaboneros, limpieza, compañeros que tienen trabajos temporales y en “negro”. Se destacó la importante delegación de compañeros inmigrantes, varios de ellos obreros textiles de Capital. Mujeres jóvenes y trabajadoras también alzaron su voz y empezaron a organizarse.
Se expresó algo nuevo, una juventud trabajadora estudiantil que une las diferentes experiencias de vida, de organización, resistencia y lucha en los lugares de trabajo y estudio, para potenciarse mutuamente en cada uno de ellos. Los estudiantes reciben el apoyo de la juventud trabajadora inmigrante. Los compañeros inmigrantes saben que cuentan con los universitarios en su lucha contra la precarización laboral y la discriminación. Las jóvenes obreras pelean junto a las estudiantes que salen a denunciar que en los talleres textiles, donde se confecciona la ropa que viste la mayoría de los jóvenes, los derechos de las obreras no están de “moda”. Todo lo contrario, sufren abusos laborales, acosos, maltrato a ellas y, muchas veces, también a sus hijos/as.
Estamos construyendo una juventud obrera y estudiantil, un proyecto inédito en nuestro país y en la izquierda, que busca fusionar, organizar y hermanar a los diferentes sectores juveniles detrás de una misma bandera y un mismo proyecto político. Enfrentamos así la política de dividir a la juventud trabajadora de los estudiantes, de separarlos como si no fuesen hermanos en la lucha contra este sistema y sus gobiernos que ningún futuro nos ofrecen. Por eso estamos poniendo en movimiento una poderosa organización juvenil que comienza por tomar en sus manos como una de sus principales tareas, organizar a la juventud trabajadora contra la precarización laboral. Se trata de una misma fuerza, que se potencia y extiende buscando multiplicarse mediante objetivos políticos comunes.
Al creciente desarrollo de la juventud obrera en la zona norte del GBA, se suma la experiencia en la Ciudad de Buenos Aires de los estudiantes de FADU y el IUNA que apoyan a los trabajadores de HAS, recientemente reprimidos por exigir que se acabe con la tercerización. A su vez, en el sector textil, que cuenta con miles de talleres clandestinos sólo en CABA, venimos avanzando y organizándonos junto a los compañeros inmigrantes, contra las deplorables condiciones laborales, las extenuantes jornadas de hasta 16 horas y los salarios miserables. Estos mismos jóvenes trabajadores participaron del acto internacionalista con los estudiantes chilenos en defensa de la educación pública y gratuita y contra el régimen pinochetista, que organizó la Juventud del PTS en la Facultad de Sociales de la UBA.
En el norte del país nos organizamos con jóvenes tercerizados de la limpieza, trabajadores del citrus, papeleros, y recolectores de residuos que llegan a cobrar 500 pesos (¡y en negro!) en el barrio Alto Comedero, de San Salvador de Jujuy. También nuestros compañeros tucumanos están apoyando el asentamiento con toma de tierras de más de 600 familias en Alderete, lindante con el Ingenio Concepción.
En Córdoba, iniciamos una campaña contra las muertes obreras en la construcción, denunciando el negocio inmobiliario y a las empresas, que queremos extenderla a los Centros de Estudiantes y otras organizaciones.
Así, el PTS no solamente cuenta con una gran juventud estudiantil con presencia en 21 universidades nacionales, sino que tiene el orgullo de contar en sus filas con cientos de jóvenes trabajadores que se organizan en el marco de la disgregación de la vieja y corrupta burocracia sindical, y del desarrollo de un fenómeno desde abajo, el sindicalismo de base, del que estos jóvenes son parte. La potencialidad de una juventud revolucionaria trabajadora estudiantil organizada en común es enorme. Además de campañas y luchas, estamos preparando plenarios unificados con cientos de jóvenes trabajadores y estudiantes secundarios, terciarios y universitarios, para discutir cómo llegar a miles de jóvenes que tomen en sus manos un primer objetivo: desarrollar y desplegar una gran campaña de denuncia, organización y lucha para acabar con la precarización laboral y por los derechos de las mujeres trabajadoras.

¡Basta de dejar la vida trabajando!

En la década neoliberal se liquidaron importantes conquistas obreras que dejaron como consecuencia una clase trabajadora dividida. La flexibilización laboral se impuso, lo que tuvo múltiples efectos -amén del incremento enorme de las ganancias empresarias-, entre ellos la disminución del poder adquisitivo, la inestabilidad laboral, el aumento de las horas de trabajo, accidentes y la fragmentación del movimiento obrero. Este último elemento es nodal porque logró debilitar a la clase obrera dividiéndola entre sí (efectivos/contratados y/o en negro, inmigrantes/nativos, mujeres). El kirchnerismo, pese al crecimiento récord y su doble discurso, mantuvo la precarización laboral, que en la juventud, alcanza un 70%, con los salarios más bajos. La recomposición de la clase obrera de los últimos años, que se expresó en diversas luchas, conformación de cuerpos de delegados e internas antiburocráticas, y el crecimiento del sindicalismo de base, se encuentra con el obstáculo de superar esa división impuesta por los capitalistas.
El pase a planta permanente de algunos sectores de trabajadores dentro de las fábricas o empresas, sólo fue posible gracias a la lucha de los obreros contra la burocracia sindical, el gobierno y las patronales, como en Kraft, Pepsico, Felfort, y el ferrocarril Roca.
Los jóvenes que empezamos nuestra vida laboral en los últimos años sabemos a qué estamos expuestos cuando empezamos a trabajar, sabemos que será difícil, que al cansancio por las largas jornadas de trabajo se le sumará la angustia ante un sueldo que no alcanza para cubrir nuestros gastos mínimos en vivienda, salud y educación. Las historias son miles, cada una por cada joven trabajador, por cada joven trabajadora. Todos/as tenemos alguna historia de maltrato, humillación, broncas, problemas de salud, para contar. Pero todos esos relatos particulares que expresan el odio, el cansancio y un futuro incierto en grandes franjas de la juventud trabajadora, deben entrelazarse para construir una misma historia. Al dolor y el desgaste, le contraponemos el orgullo de compartir con otros miles de jóvenes, estudiantes y trabajadores, una organización que lucha incansablemente por la revolución y el socialismo.

¡Todo el apoyo al paro de los trabajadores del subte! ¡Por un 28% de aumento salarial! ¡Fuera Roggio! ¡Estatización bajo gestión obrera y comité de usuarios!

Comité Editorial: María Chaves, Jesica Calcagno, Leni Rodriguez, Letizia Valeiras, Daniel C., Yami Cairu.
Diseño: Yami (Arquitectura UBA), Loli (Bellas Artes UNLP).

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: