logo PTS

INTERNACIONAL

ACUERDO DEL PD Y BERLUSCONI PARA REELEGIR A NAPOLITANO

Italia: Una salida antidemocrática para garantizar los planes de austeridad y ajuste

La reelección de Giorgio Napolitano como presidente de Italia mediante en un acuerdo a espaldas de los trabajadores y el pueblo entre la centroizquierda, Berlusconi y sectores de la derecha como la Liga del Norte, le abre una puerta a la burguesía para salir de la enorme crisis política.

Diego Sacchi

25 de abril 2013

Italia: Una salida antidemocrática para garantizar los planes de austeridad y ajuste

El fin de semana se conoció la noticia de la reelección del presidente italiano Napolitano. La continuidad por 7 años más en el gobierno es un hecho inédito en la historia de la república en la península y marca la profundización de la crisis del sistema de gobierno de la segunda república.

Luego de varios intentos por elegir un nuevo presidente, la reelección se da en el marco de un gran acuerdo impulsando por el mismo Napolitano entre el Partido Demócrata (PD), el PdL de Berlusconi e incluso grupos de derecha como la Liga del Norte. Este acuerdo implica que el presidente proponga al encargado de formar un nuevo gobierno así como indicar la línea general del mismo, reeditando de forma aggiornada la experiencia del gobierno “técnico” como el de Monti.

Como parte de este acuerdo, Enrico Letta del PD aceptó la propuesta de Napolitano para ser primer ministro luego del visto bueno del PdL. Intentan así encausar la enorme crisis política, aunque todavía debe acordar los ministros que formarán este nuevo gobierno donde se debe acordar el reparto entre el PD y el PdL.

Se ha producido un cambio que pone a la figura presidencial como garante del gobierno y cómo respuesta al empantanamiento en el que estaban las coaliciones de centro izquierda y centro derecha a la hora de formar gobierno. Es al mismo tiempo una salida con fuertes rasgos bonapartistas donde Napolitano dicta por encima de los distintos partidos los candidatos para formar gobierno y la continuidad de las políticas de austeridad bajo la justificación de proteger la “unidad nacional”. De esta forma la burguesía logra sortear, por ahora, esta crisis.

Este pacto cerrado a último momento tiene como fin mantener la “gobernabilidad” para aplicar las medidas dictadas por la Unión Europea, darle continuidad a las políticas de flexibilización laboral y fundamentalmente garantizar que la crisis económica se siga descargando sobre los trabajadores y el pueblo pobre.

El apoyo a la “gobernabilidad” profundiza la crisis del PD

En poco más de un mes el PD pasó de prepararse para ser gobierno, en base a las encuestas que lo daban como ganador de las elecciones parlamentarias, a entrar en una gran crisis luego de apoyar en alianza con Berlusconi, la reelección de Napolitano.

Luego de cerrar el acuerdo con Berlusconi, no se hicieron esperar las repercusiones, primero la renuncia de Bersani que había dicho una y otra vez que no pactarían con el ex primer ministro. Como publica Il Manifesto, el “sí” al pacto de gobernabilidad se definió con un buen número de votos en contra y abstenciones, lo que abre la posibilidad de rupturas dentro del mismo.

La crisis del PD es la expresión del fracaso de las coaliciones reformistas que ante la crisis económica y los planes de austeridad en la comunidad europea no ha hecho más que apoyar las medidas que atacan a los trabajadores.

Si en las elecciones parlamentarias perdió un tercio de sus votos luego de apoyar las medidas de austeridad del gobierno “técnico” de Monti, estas últimas acciones aceleraran la experiencia de sectores que todavía veían a la coalición que encabezaba el PD como una variante de izquierda en Italia.

Una salida antidemocrática para garantizar la Italia capitalista

El pacto para garantizar la gobernabilidad tiene como fin buscar fortalecer a un futuro gobierno que tendrá que enfrentar la crisis económica que sigue golpeando a Italia, la economía cayó en lo que va de 2013 un 1,5% y se prevé que la desocupación suba a un 12%.

El acuerdo entre partidos que dio el apoyo a la reelección de Napolitano es también el apoyo a la continuidad del cumplimiento de las exigencias del Banco Central Europeo y sus políticas de austeridad, es el apoyo a las políticas que buscan rescatar a las patronales italianas y consolidar la flexibilización de los contratos laborales.

El escenario no parece fácil, si bien hasta ahora la burocracia sindical actuó garantizando que el movimiento obrero no entre en este escenario de crisis política, importantes sectores comienzan a movilizarse. Luego de la lucha de los trabajadores del sector logística, ahora la CGIL y la FIOM (sindicato de los metal mecánicos) preparan una movilización en rechazo a las leyes de flexibilización laboral y contra los despidos.

Es necesario unir la lucha contra las medidas de austeridad y contra las políticas que descargan la crisis sobre los trabajadores a la denuncia al acuerdo antidemocrático cerrado a espaldas de los trabajadores y el pueblo, para evitar que se fortalezcan sectores como el Movimiento 5 Estrellas (M5E) del millonario Beppe Grillo quien viene sacando rédito de la actual situación. Grillo y el M5E al mismo tiempo que denuncia el acuerdo entre el PD y el PdL de Berlusconi, apoya al gobierno del PD en Sicilia. Si durante la campaña electoral Grillo atacaba los planes de austeridad, en Parma (región que gobierna el M5E) se han comenzado a movilizar los trabajadores estatales contra los planes de ajuste al sector público. Junto con esto Grillo no ha perdido oportunidad de atacar a las organizaciones obreras en cada uno de sus discursos.

Es por eso que la actual situación plantea la necesidad de una salida independiente de los trabajadores que enfrente las medidas antidemocráticas de la burguesía, los planes de austeridad y ajuste y que de respuesta a las demandas de los trabajadores y el pueblo.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: