logo PTS

Internacional

CONTRA LA DESMANTELACIÓN DEL SISTEMA SANITARIO

Importante protesta de los trabajadores de la salud en Catalunya

Más de 20.000 trabajadores de la salud y usuarios colapsaron las calles del centro de Barcelona el jueves 14 de abril. Los brutales recortes del Govern de Catalunya -en manos del partido conservador catalanista CiU- contra la sanidad y la educación, han despertado un potente movimiento de rechazo, que tiene su epicentro en los principales hospitales catalanes.

Santiago Lupe

21 de abril 2011

Más de 20.000 trabajadores de la salud y usuarios colapsaron las calles del centro de Barcelona el jueves 14 de abril. Los brutales recortes del Govern de Catalunya -en manos del partido conservador catalanista CiU- contra la sanidad y la educación, han despertado un potente movimiento de rechazo, que tiene su epicentro en los principales hospitales catalanes.
El plan prevé entre otras medidas el cierre de plantas enteras de hospitales, quirófanos... y el despido de 7.500 trabajadores. En educación son 5.000 los profesores amenazados con el despido, y los recortes del presupuesto son de hasta el 30% para los centros públicos. Sin embargo, la plantilla de los Mossos d’Esquadra, la policía catalana, continúa ampliándose.

Desde el día 31, el personal hospitalario de Vall d’Hebrón ha comenzado a realizar cortes cada mañana en una de las vías de entrada más importantes de Barcelona, la Ronda de Dalt. El personal médico se pone camisetas reclamando la dimisión de Boi, el actual Conseller de Sanitat y ex-jefe de la patronal hospitalaria o con el eslogan “No te pongas enfermo, estamos en crisis”. También hubo cortes la semana pasada en la Gran Vía a la altura del Hospital de Bellvitge. El día 6, más de 500 médicos y enfermeras cortaron la principal entrada desde el sur a Barcelona durante unos minutos y el 7 de abril 1.500 manifestantes cortaron durante media hora la Autovía de Castelldefels en los dos sentidos. Otros centros como el Hospital Clínic, el Hospital del Mar, el de Esperan˜ça, el de Tortosa, el de Vic o el Joan XXIII, están también en pie de guerra desde las últimas semanas. En este marco el conjunto de los sindicatos del sector decidieron convocar una protesta unitaria, una concentración a las puertas de la Generalitat, en la Plaza Sant Jaume.

La jornada comenzó sobre las 16hs, con diferentes manifestaciones que salían de los distintos hospitales. Cortejos del Val D´Hebrón, el Clinic o el Hospital del Mar fueron marchando por la ciudad hasta llegar al punto de concentración. Una vez allí las dimensiones de la plaza quedaron completamente desbordadas. Todas las calles cercanas estaban igualmente colapsadas. El fuerte cabreo de médicos, enfermeras, técnicos de ambulancia... y del resto de asistentes no se pudo contener en el lugar de concentración. Cerca de las 19hs varios miles comenzaron a marchar por la Via Laietana en dirección al Parlament. Otros grupos se pusieron a cortar calles y algunas vías de comunicación, mientras el grueso llevaba la protesta a la sede del legislativo catalán. Tras una hora y media frente a esta institución, los manifestantes -entre los que primaban sobre todo enfermeras, estudiantes de enfermería y juventud- nos dirigimos a la Ronda del Litoral, cortándola a las 21hs y realizando una manifestación por su interior bloqueando las dos direcciones. Finalmente la protesta caminó las Ramblas -ante el asombro y expectación de cientos de turistas- y concluyó en la Fuente de Canaletas.

Sin duda se trató de la jornada más importante de las realizadas hasta ahora contra los recortes de CiU. Quedó demostrado que el rechazo al tijeretazo cuenta con el apoyo de la inmensa totalidad de los trabajadores del sector y los usuarios. Al mismo tiempo, como ya indicaban las protestas sostenidas de los centros, quedó claro que estos mismos trabajadores tienen fuerza y ganas de pelear hasta el final. Las direcciones sindicales habían previsto una simple concentración, y ésta por la masividad y el enfado de los asistentes, terminó desbordándose, quedando todo el centro de la ciudad en manos de distintos grupos de manifestantes.

La fuerza de la protesta hace que no esté descartada la posibilidad de que el Govern quiera hacer algún tipo de teatro negociador, al que no podemos descartar se quieran sumar las direcciones de los principales sindicatos de la sanidad. El reciente ejemplo de los dirigentes de CCOO y UGT firmando el pensionazo de Zapatero, o la dócil postura de los sindicatos coorporativos con las medidas privatizadoras de los anteriores Governs de la Generalitat (de CIU y del PSC), nos deben poner en alerta. Por eso es necesario levantar la consigna de ¡¡No a la negociación de los recortes!! ¡¡Por un plan de lucha hasta derrotar los planes de CiU!!

Para todo ello la lucha debe estar en todo momento dirigida por los mismos trabajadores, en coordinación con los usuarios, mediante asambleas por hospital o centro de salud, que discutan las medidas a tomar y elijan delegados revocables en todo momento que se coordinen con los del resto de centros. No hay que depositar confianza en las direcciones sindicales y evitar un posible acuerdo trampa con el Govern que implique recortes al servicio y las condiciones laborales. Toda representación de los trabajadores debe estar sujeta a los centros de trabajo, y ninguna decisión puede tomarse por fuera de las asambleas de centro. Sindicatos de la izquierda sindical como la CGT o la IAC, con presencia importante en el sector, deben poner sus recursos y esfuerzos en la tarea de fortalecer el movimiento con mecanismos de democracia de base como éstos.

Estos recortes están siendo aplicados por el Govern de CiU. La oposición demagógica y electoralista del PSC e incluso del PP no puede ser más cínica. Los conservadores quieren que olvidemos que sus colegas que gobiernan la Comunidad de Madrid son pioneros en desmantelar la salud pública. Y los socialistas esperan que no se sepa que es el Gobierno de Zapatero el que pide los recortes -como demuestra el leal apoyo del portavoz del Gobierno al Govern en este tema- y que el PSOE se prepara a hacer lo mismo en otras regiones después de las elecciones autonómicas y municipales de mayo. Y es que el problema de la sanidad no es otro que los diferentes Gobiernos, central o autonómicos y municipales, llevan toda la crisis desembolsando miles de millones para salvar a la patronal y la banca. El último capítulo de esto lo estamos viendo con las ayudas a las cajas de ahorro para después privatizarlas del todo. Por eso salvar a la sanidad está unido a la lucha por derrotar todos los planes de ajuste que el PSOE, el PP, CIU... y demás partidos patronales, de la mano de la UE y el FMI, quieren aplicar sobre los trabajadores y sectores populares para salvar a los de siempre y que nosotros paguemos su crisis.

Así pues la lucha de los trabajadores de la salud catalanes debe servir de punta de lanza para retomar la pelea contra la Reforma Laboral, el Pensionazo, el recorte del 5%... hay que acabar con la paz social firmada por la burocracia sindical de CCOO y UGT. Para ello es necesario avanzar en coordinar el sector con el resto de trabajadores públicos también amanazados por Mas en Catalunya y por el PSOE y el PP en otras comunidades. Igualmente es necesario extender y sumar a la lucha al conjunto de los usuarios, formando plataformas de vecinos, padres de alumnos, asociaciones... en rechazo al tijeretazo.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: