logo PTS

Nacional

Hay que luchar por un verdadero 82% móvil

El proyecto presentado por la oposición para aumentar las jubilaciones, luego de la votación en el Congreso, se encuentra empantanado en las distintas comisiones.

Armando Mouzo

8 de julio 2010

El proyecto presentado por la oposición para aumentar las jubilaciones, luego de la votación en el Congreso, se encuentra empantanado en las distintas comisiones. El gobierno ejerce toda la presión para que no avance, y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández vuelve a la carga reclamando “racionalidad” al Poder Legislativo para que no se apruebe, y evitar que la presidenta, según sus propias palabras, tenga “que vetar una cosa de estas características, porque es demencial”.

El “progresismo” oficial ha mostrado su límite, le da la espalda al 82% móvil mientras las actuales jubilaciones continúan desvalorizándose producto de la inflación real. Cínicamente afirma que no hay fondos para el aumento mientras paga la fraudulenta deuda externa: entre 2003 y 2009, pagaron 45.000 millones de dólares. Esta es la prioridad del kirchnerismo: pagar la deuda externa, subsidiar a las patronales, como en el caso de las multinacionales automotrices. Al no poder recurrir al endeudamiento externo, apela a todas las arcas disponibles, y en particular a la del ANSES.

No menos cínica es la oposición, que mientras dice que quiere aumentar las jubilaciones, prepara un proyecto para rebajar las retenciones a las patronales del campo, desfinanciado los recursos estatales, con lo que demuestra que su supuesta preocupación por los jubilados es pura demagogia.

Claudio Lozano, de Proyecto Sur, en lugar de denunciar esta contienda entre cínicos, dice que el incremento votado en las comisiones del Congreso puede financiarse con el aumento de las retenciones patronales…pero calla ante los proyectos opositores de reducción las mismas.

Una salida de fondo

El aumento propuesto por la oposición es exiguo frente a las necesidades de los jubilados, ya que se elevaría la jubilación mínima al 82% del salario mínimo, vital y móvil (hoy en $1.500), lo que representa un aumento, de $895 a $1.230. ¿Quién puede creer que un trabajador retirado puede vivir con $ 1.230 mensuales? Con respecto al resto de las jubilaciones buscan aprobar el “Fallo Badaro”, de la Corte Suprema de Justicia. En ese fallo se le reconoció al jubilado Badaro una actualización en su haber, que en su momento representó un incremento del 88,5%.

Hablan del 82% móvil porque es una reivindicación histórica del movimiento obrero. Pero hacen trampa. Porque cuando luchamos por el 82% móvil no es sobre el salario mínimo como dice el proyecto de la oposición, sino que significa que el trabajador retirado debe cobrar el 82% del sueldo actual que cobra un trabajador activo de su mismo oficio y categoría. Esto es lo que permitiría subir sustancialmente los haberes jubilatorios. Para eso hay que poner los recursos del país en función de los trabajadores y el pueblo. Como afirmamos antes, el kirchnerismo pagó en concepto de deuda externa 45.000 millones de dólares, aproximadamente $180.000 millones, o sea unos $20.000 millones más que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de las Jubilaciones. Pero también, “…casi el 100% del superávit comercial de los últimos 2 años y tres meses –¡U$S 40.000 millones!- se esfumaron por la ventanilla de la fuga de capitales” (iEco, 4/7/10), unos $160.000 millones, lo que equivale a otro Fondo de Garantía de Sustentabilidad. ¡Acá esta la plata para las jubilaciones! Si a esto le sumamos la restitución de las contribuciones patronales al 33%, como estaban antes del menemismo (hoy están en 21% para la industria y 17% para los servicios), el gravamen a la especulación financiera (hoy exenta), la eliminación del trabajo en negro, y el impuesto progresivo a las grandes fortunas, tendríamos las fondos más que suficientes para cubrir un verdadero 82% móvil.

En lugar de luchar por estas medidas, la burocracia de la CGT y la CTA se han limitado a realizar declaraciones. Moyano afirmó que “progresivamente deberíamos llegar al 82 por ciento móvil en las jubilaciones. Hay que tener en cuenta que tienen que estar los recursos para realizar un aumento progresivo del salario”. De esta manera, no hace otra cosa que subordinar los intereses de los trabajadores a los del gobierno y la patronal. Por su parte la CTA, por boca de Yasky habla de que el 82% móvil –para la jubilación mínima- debería ser financiado mediante la restitución de las contribuciones patronales, pero no ha convocado a ninguna medida de lucha.

Al revés de lo que hace la burocracia de la CTA y la CGT, hay que encarar una gran lucha independiente de los jubilados y los trabajadores, en las calles, para lograr un verdadero 82% móvil. Como venimos afirmando, sólo los trabajadores y jubilados organizados democráticamente son los que deben administrar los fondos de la ANSES., y no el Estado capitalista o los gobiernos de turno que han saqueado las cajas jubilatorias cada vez que gobernaron.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: