logo PTS

MOVIMIENTO OBRERO

“Hay que agrupar a los sectores anti-burocráticos y combativos que están contra la tregua de la burocracia”

Entrevistamos a Claudio Dellecarbonara, delegado de la línea B de subtes, y Eduardo Ayala, uno de los referentes de los obreros de Donnelley y dirigente de la Agrupación Gráfica Clasista, ambos dirigente del PTS

20 de febrero 2014

El año arrancó con la devaluación y el aumento de la inflación, ¿Qué están haciendo las centrales sindicales?

Ayala: El gobierno y los empresarios les piden “responsabilidad” a los dirigentes sindicales, y ellos vienen demostrando que van a seguir siendo una parte fundamental del pacto contra el salario que ya se puso en marcha. Ya lo vimos a Caló en la Casa de Gobierno, aunque la burocracia tenga que salir a hacer declaraciones para que no siga aumentando su desprestigio en los lugares de trabajo. Pero el rol que están jugando, tanto la burocracia oficial como opositora, es contener al movimiento obrero. En el caso de los gráficos, la burocracia sacó en su revista un llamado a apoyar al gobierno llevando adelante los “controles de precios” y denunciando a “los capitales que se benefician con la devaluación”. Pero no dicen que el gobierno es quién tomó esas medidas a favor de los empresarios, y tampoco habla de cómo se devalúan nuestros salarios, ni con qué plan de lucha vamos a enfrentar esto. La burocracia opositora despotrica pero no está generando las condiciones para que los trabajadores salgamos a luchar.

Dellecarbonara: Y están demostrando que son una correa de transmisión de la política de los gobiernos, nacionales y provinciales, poniéndoles un tope a las expectativas y a las necesidades de los trabajadores. Ya se conoció el número que quiere imponer como techo el gobierno, empezando con la paritaria docente que es a lo sumo del 25%, muy lejos de la caída que ha sufrido el poder adquisitivo de los trabajadores. Los burócratas, que viven como ricos y sólo les interesa mantener sus privilegios, siempre terminan siendo la primera barrera de contención que utilizan los empresarios para descargar las crisis sobre nuestros bolsillos. Están de acuerdo con el gobierno en seguir garantizándoles a las empresas sus millonarias ganancias a costa del bolsillo de los trabajadores.
 
¿Cómo ven el estado de ánimo entre los trabajadores?

Dellecarbonara: Hay una bronca acumulada que se percibe cada día, cuando uno va a comprar al supermercado y ve que el dinero no alcanza, a pesar de las ridiculeces que se anuncian desde el gobierno como esto de los “precios cuidados”. Entonces el ánimo de los trabajadores es de mucha bronca, pero también de muchas expectativas de cara a las discusiones paritarias que se vienen. Las diferentes medidas tomadas por el gobierno han hecho que los grandes empresarios hayan ganado muchísimo dinero con la devaluación, y ahora aprovechan el enfriamiento de la economía para meter miedo y empezar a amenazar con suspensiones y despidos, lo que genera más bronca todavía. También los intentos de poner topes a las aspiraciones salariales, cuando hace poco a las policías les aumentaron un 60%. Todo esto genera mucho malestar y prepara el terreno para empezar a dar una pelea que tiene que empezar desde abajo, ya que las burocracias han dado una tregua y no quieren pelear.

Ayala: Hay una situación latente. Se puede percibir el descontento, como el salario y la calidad de vida empieza a bajar, pero no hay aún expresiones concretas de cómo salir a luchar. Muchas paritarias empiezan en marzo o abril.
Ahora, cuando hay ataques, como son los despidos en Kromberg, la reacción es de solidaridad. Incluso, con un nivel de conciencia mayor que en momentos anteriores. El conflicto de Kromberg del año pasado fue un estallido, donde muchos trabajadores participaban de acciones. Ahora, estos trabajadores que están luchando hicieron bloqueos, hicieron una coordinación entre toda la vanguardia obrera de la zona norte, y se expresó una solidaridad muchísimo mayor que en el conflicto anterior. Podemos ver a los trabajadores del Parque Industrial que siguen con atención el conflicto, comisiones internas que no conocíamos que se acercan, muchas expresiones de solidaridad en el bloqueo mismo. Incluso en las fábricas donde estamos, es mucho más fácil conseguir la adhesión. En Liliana de Rosario, por ejemplo, se dio una respuesta contundente a los nuevos despidos. Las patronales están buscando, dentro de la vanguardia, los eslabones débiles, para ver cómo empiezan a quebrar esa vanguardia y meter más de lleno el ajuste. Pero está también el proceso que están haciendo los trabajadores ante el inicio del ajuste, como en el caso de Kromberg que les contaba.
 
¿Y qué perspectivas se plantean ante esta situación?

Ayala: Las agrupaciones clasistas que integramos militantes del PTS junto a compañeros y compañeras que no son de nuestro partido en distintos gremios en la industria, los servicios y entre los docentes y estatales, venimos siendo parte de los procesos de lucha que se han dado estos años. Creemos que ante el agotamiento del kirchnerismo, y su plan de ajuste, tenemos que prepararnos para dar una respuesta a la altura del ataque que pusieron en marcha. La burocracia no lo va a hacer porque está de acuerdo con que la crisis laspaguen los trabajadores.
En lo inmediato, lo que planteamos nosotros es algo que se puede concluir de la experiencia misma de los sectores que vienen luchando, por ejemplo en la zona norte. La coordinación de las distintas comisiones internas, delegados, y trabajadores de las fábricas combativas de la zona, ha dado fuerza a un conflicto difícil como el de Kromberg. Por eso es fundamental la unidad de esos sectores, en coordinadoras zonales, que se conviertan en polos de resistencias y lucha, para apoyar a los compañeros que están peleando y enfrentar juntos el ajuste. Estas además pueden coordinarse en un Encuentro Nacional. Eso se podría hacer en Rosario, alrededor del conflicto de Liliana, y así en las distintas concentraciones obreras, o en lo inmediato ante el conflicto que seguro van a entrar los docentes de todo el país.

Hacer un Encuentro Nacional tiene un objetivo defensivo, que es enfrentar el ajuste, pero ofensivo de que puede ser la base para fortalecer los distintos agrupamientos por sector y por rama para recuperar los sindicatos. Conquistar los organismos de masas que nos representan, es una tarea estratégica para que los trabajadores podamos dar finalmente una salida para que la crisis la paguen los capitalistas.
 Dellecarbonara: Como te decía, a nosotros nos parece que desde las burocracias vamos a ver más de lo mismo. Nosotros tenemos que impulsar desde abajo, desde las bases con los delegados combativos, antiburocráticos, los activistas, las comisiones internas y los sindicatos que también estén peleando igual que nosotros por una alternativa de clase. Impulsar un gran encuentro para empezar a discutir y preparar un verdadero plan de lucha, impulsándolo desde todos estos sectores. Un plan de lucha que permita no sólo pelear por aumento de salario, sino también por cuestiones que están pendientes como terminar con las tercerizaciones, con la precarización laboral. Por eso desde el PTS y las agrupaciones que impulsamos nos parece muy importante pelear por un gran Encuentro de Trabajadores de todo el país, en lo inmediato para enfrentar el ajuste y levantar las demandas del pueblo trabajador, pero también para tratar de poner en pie una alternativa a esos burócratas que se han convertido en empresarios, ya no sólo guardianes de las ganancias capitalistas. Agrupar a los sectores antiburocráticos y combativos que están contra la tregua de las centrales sindicales es más necesario que nunca. Y es una responsabilidad de la izquierda, y en primer lugar de las fuerzas que integramos el FIT, hacer todos los esfuerzos para avanzar en este camino.