logo PTS

Mundo Obrero

ENCUENTRO DE LA CTA

“Hacia una constituyente social”

El fin de semana del 24 y 25 de octubre se llevó a cabo, el encuentro nacional “Hacia una Constituyente Social”; donde los dirigentes de la CTA le comenzaron a dar cuerpo al Movimiento Político y Social de liberación. La organización del mismo la llevó a cabo el movimiento barrial Tupac Amaru de Jujuy, que como anfitriona aportó unas 7.000 personas, y otras 1.000 movilizó ATE Jujuy.

Leandro Sorribas

6 de noviembre 2008

Fumando la pipa de la paz

Aunque cueste creer, pudieron reunirse los bandos hace meses enfrentados por la crisis del campo. Se hizo evidente que limaron sus diferencias tras el acuerdo entre los principales dirigentes de la CTA. Por ese motivo De Gennaro tuvo que aceptar dejar afuera de la convocatoria a la FAA que conduce su aliado Buzzi, mientras que Hugo Yasky debió renunciar a la presencia de Luis Delía y Edgardo De Petri, incondicionales del matrimonio presidencial.

El viejo dirigente de ATE, que había definido su fórmula “ni oficialistas ni opositores” al inicio del gobierno de Néstor Kirchner, y luego apareció del brazo de su viejo aliado de la FAA, Eduardo Buzzi, esta vez prefirió “olvidar” a sus aliados del campo. Este acuerdo se pudo ver en las intervenciones de los referentes nacionales de la central como Pablo Micheli, Baradel, Leopoldo González, Lozano, Julio Fuentes, etc., quienes en todo momento evitaron discutir el conflicto del gobierno con el “campo”, maniobrando en las comisiones para evitar el debate.
Todo esto para volver con elogios y gestos con el gobierno, saludando la estatización de las AFJP, por la cual se movilizaron al Congreso en apoyo al proyecto oficial.

Ante la prueba de la crisis mundial: la Constituyente Social se va a diciembre

El otro acuerdo de los dirigentes de CTA fue dejar la profunda crisis económica mundial y nacional sólo para el análisis.

En momentos en que los capitalistas comenzaron a descargar la crisis, con despidos y suspensiones, el encuentro no definió ni un programa a la altura de la crisis, como el que expresamos en este periódico, ni un plan de acción mínimo que les permita a los trabajadores hacer frente al panorama que se avecina. Sólo resolvieron la convocatoria a una marcha nacional en el marco del slogan, cada vez mas utópico y vació de contenido, “Por la distribución de la riqueza”, mientras dejaron claro que no es una marcha contra el gobierno. Solo pasearan banderas para el armado de un espacio político ni oficialista, ni opositor, para prepararse para las elecciones del 2009. Y los trabajadores bien gracias…

No nos podemos olvidar que los dirigentes de la CTA fueron uno de los sostenes del triunfo de la Alianza y que ante la crisis del 2001, una semana antes de la caída de De La Rua, estaban impulsando el FreNaPo (Frente Nacional contra la Pobreza) junto a personeros como el entonces gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner. Lo que llevó a la parálisis de la central en medio de una de las crisis más grandes en los últimos años.

Una vez más espejitos de colores para los trabajadores

No sólo que la constituyente fue un hecho absolutamente ajeno a los trabajadores, sino que mientras transcurría y a espaldas incluso de los militantes presentes, los dirigentes de la CTA se están preparando para el armado de un espacio electoral, junto a figurones de centroizquierda. Esta es la verdad del movimiento político y social, un rejunte de conciliación de clases, mezclando a los trabajadores con sus verdugos los empresarios “nacionales”, los peones rurales con los “medianos patrones del campo”, etc.

Algo muy lejano de una verdadera herramienta política que nos prepare para enfrentar la crisis económica que los patrones están comenzando a descargar sobre los trabajadores con despidos en la industria y salarios totalmente devaluados por la inflación de los estatales, algo muy lejano a lo que realmente necesitaríamos: un Partido de los Trabajadores.

Pero no, De Gennaro, Lozano y cía. ya están en conversaciones para buscar figurones para las elecciones y se comienzan a barajar nombres, como Sabbatella, actual intendente de Morón, el Partido Socialista de Capital, ex socios de Ibarra en la ciudad de Bs. As. y la ruptura del ARI encabezada por Macaluse y Raimundi. Hasta se baraja la posibilidad de que se sumen los oficialistas de Libres del Sur, como Jorge Ceballos, subsecretario del Ministerio de Desarrollo Social del actual gobierno de Cristina K.

Incluso los dirigentes de la CTA más adictos al gobierno, como Yasky, no ven mal este entramado electoral de “ni oficialista, ni opositores”, ya que todo viene indicando que el kirchnerismo los abandonará y se recostará en el aparato de intendentes y gobernadores del viejo PJ para el armado de las elecciones del 2009.

Más allá de como termine este entuerto electoral, queda claro que los dirigentes de la CTA no están pensando en como preparar a la central para enfrentar los efectos de la crisis que caerán sobre la espalda de los trabajadores y todo el pueblo.

Por eso deberemos cambiar el rumbo a la central, exigiéndole a la dirección de nuestros sindicatos y a la CTA la convocatoria a un congreso de delegados de base de todo el país para discutir un verdadero programa contra la crisis y un plan de lucha acorde a las necesidades del pueblo trabajador.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: