logo PTS

MOVIMIENTO OBRERO

Fellner vuelve a entregar La Esperanza a los capitalistas

Nuevo anuncio del gobierno y la directiva del sindicato de un nuevo grupo inversor en La Esperanza. Una nueva estafa hacia los trabajadores!

Fellner vuelve a entregar La Esperanza a los capitalistas
20 de junio 2013

Los meses que han pasado contaron con momentos de lucha de las bases obreras, movilizaciones, paros y cortes de ruta, que se alternaron con un clima de constantes negociaciones entre la dirección sindical, el gobierno de Fellner, funcionarios nacionales, y los Roggio. Los de abajo, los trabajadores, han dado lucha para que se vayan los vaciadores y superexplotadores de la BRA-I (Benito Roggio Agro-industrial). Los de arriba, lamentablemente junto a la dirección sindical, han impulsado un esquema de salida progresiva que le convenga a la patronal. Extendiendo innumerables de veces los plazos del arriendo y “bajando” subsidios millonarios desde hace 4 años. Ahora buscaron tres grupos inversores 1) INSUD, 2) José Cartelone Construcciones y 3) MSU. Estos grupos capitalistas deberían comprar el 100% del paquete accionario que todavía detenta el grupo Jorge, la misma patronal que quebró a fines de la década del 90’ dejando a 2 mil familias obreras en la incertidumbre. ¡Es increíble! La patronal que les quedó debiendo meses de sueldo a los obreros y décadas de impuestos al estado provincial, puede reaparecer como si nada a reclamar una gran tajada de la venta del ingenio La Esperanza. Está claro que por abajo subyace un acuerdo con la patronal saliente, los Roggio. Estos habían partido, hace no mucho tiempo, de anunciar una inversión de 210 millones de pesos en el ingenio-bendecida por el juez de la quiebra y el gobernador- , y la compra de parte del paquete accionario del grupo Jorge. Sin más preámbulos, el gobierno de Fellner al buscar por todos los medios la venta del ingenio a un nuevo postor, no sólo entrega de manera servil un ingenio, que por ser el principal acreedor, pertenece en un 80% al estado provincial, sino que a la vez busca mediante la venta del paquete accionario, una compensación millonaria para capitalistas parásitos como los Jorge, detrás del cual no extraña que también estén los Roggio. Si los $170 millones de inversión para poner a punto el ingenio para la zafra ya los envió el gobierno nacional, no tiene lógica que venga un fondo inversor. Con su llegada Insud, MSU y Cartellone no cumplen ni siquiera con los mínimos principios capitalistas, ya que si la inversión se trata de “una colocación de capital para obtener una ganancia futura”, estos grupos empresarios no invirtieron ni un peso en la inter-zafra. Sin embargo pretenden llevarse la ganancia de la zafra 2013. ¿Qué sentido tiene la llegada de estos capitalistas entonces?

Basta de negociar a espalda de las bases, que se decida todo en asamblea

En medio de estos negociados entre Fellner, los Roggio, el gobierno kirchnerista, los nuevos inversores y la dirección sindical del SOEA, claramente los convidados de piedra son los trabajadores. Las bases obreras han trabajado a destajo, todos estos meses, en la refacción del ingenio para ponerlo a punto para el inicio de la zafra. Al lograr limitar la presencia de empresas tercerizadas y contratistas todas estas tareas han vuelto a manos de los obreros del ingenio. Si bien muchos compañeros, aparte de su salario, están cobrando una diferencia importante a cuenta de los trabajos “por tanto”, lo que de hecho engorda el salario mensual o quincenal, también es cierto que han pasado de trabajar 8hs, a hacerlo por 12hs.y hasta por 16hs. según la tarea de refacción que les hayan encomendado. A la vez por estar tantas horas dedicados a la refacción de la fábrica, las bases han perdido noción de la entrega que se está negociando por arriba. Durante estos últimos 3 meses la comisión directiva ha hecho poco y nada por llamar a asamblea, y cuando lo ha hecho ha sido sólo para anunciar sus gestiones ante el gobierno y las patronales, a través de monólogos de los dirigentes que buscan evitar la participación de las bases. Incluso han llegado directamente a invitar políticos patronales del PJ y la UCR para que vengan a embaucar con discursos a los trabajadores. Así, supuestamente para no dividir al movimiento obrero, la directiva, encabezada por Ortiz y Juárez, se negó a que los veedores obreros-que iban a controlar el uso de los $170 millones que envió el gobierno nacional, verdaderamente se inviertan en la refacción del ingenio-, se voten en asamblea, y propusieron ellos quién tenía que ser el veedor. Luego por presión de los delegados y de las bases del campo tuvieron que nombrar otro veedor que represente a este sector.

En la última asamblea la comisión directiva ha hecho anuncios en relación a la nueva administración que dirigirá el ingenio, los capitales que van a invertir en el ingenio, y los puntos reivindicativos que están levantando para estas paritarias junto a las direcciones sindicales del Ingenio Ledesma, El Tabacal, Rio Grande y San Isidro. La concurrencia, como viene ocurriendo, fue altísima. Muchos trabajadores, jóvenes zafreros, y mujeres colmaron el salón del SOEA La Esperanza, un dato positivo. Sin embargo lo negativo fue que no se pudieron expresar. A esto le llaman asambleas “informativas”. Un equipo técnico de hombres del gobierno provincial, el gobierno nacional, viejos jefes de sección, y Jaime Trejo, un técnico especializado con mucha antigüedad en el ingenio y que goza del apoyo de los obreros, se harán cargo de la administración del ingenio. Una política de hechos consumados, en la que solamente se “informa” a las bases obreras cuando los planes ya están en marcha. La directiva de Ortiz hace todo al revés, potenciando sus rasgos burocráticos. Las bases obreras son las que deben definir en las asambleas el mandato que le van a dar a los delegados y la comisión directiva. Las asambleas deben permitir la participación y la deliberación de todos los concurrentes y ser resolutivas.

Temas relacionados: