Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
4 de junio de 2020

La Verdad Obrera N° 423 (Versión en Internet)

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

LUEGO DE 11 DIAS DE CONFLICTO, TERMINA LA HUELGA GENERAL DE LA COB

Evo Morales enfrenta la primera lucha nacional de la clase obrera

21 Apr 2011   |   comentarios

Luego de 11 días de movilizaciones permanentes a lo largo y ancho de todo el país, junto a la huelga de la Caja Nacional de Salud (CNS), el magisterio, municipales y todo el sistema universitario nacional, el pasado domingo 18 de abril y después de casi 36 horas de negociaciones entre el CE de la COB y el poder ejecutivo, se llegó al acuerdo de un aumento salarial del 11%, -que deberá ampliarse al 12% desde agosto para salud y magisterio- al compromiso de no afectar los fondos de la CNS, la participación de la COB en la reestructuración de la CNS y al compromiso gubernamental de no descontar los días de huelga.

Si el gasolinazo de diciembre fue un punto de inflexión en la situación nacional evidenciando el rol del gobierno como garante de los negocios burgueses y de la estabilidad macro económica, el conflicto de casi dos semanas de la COB es un punto de inflexión en la lucha de clases.

Las causas del enfrentamiento: entre los millonarios negocios y los ajustes crecientes a los trabajadores

El 26 de diciembre pasado ˜álvaro García Linera (AGL), vicepresidente del Estado Plurinacional, anunció una impresionante subida de precios de los hidrocarburos de más del 80%. El resultado inmediato fueron las espontáneas movilizaciones obreras y populares que obligaron a retroceder en una medida de shock típicamente neoliberal. Sin embargo los efectos de semejante medida se prolongaron por los siguientes tres meses, con un aumento sostenido de precios, particularmente de los alimentos que superaron niveles del 30%, junto al desarrollo de tendencias a la especulación y acaparamiento de productos de primera necesidad.

Si bien la crisis económica internacional ha provocado un alza inédita del precio de las materias primas, permitiendo un crecimiento económico moderado pero sostenido, sobre la base de enormes recursos del TGN que han permitido la implementación de un importante gasto social en bonos y rentas asistenciales que aceitaron la paz social en los últimos 5 años, al mismo tiempo son fuentes de conflictos por el aumento del precio de los alimentos, de los hidrocarburos y, por lo tanto, del riesgo de desarrollarse un enorme déficit fiscal que alguien debe pagar.

En los últimos años el capital financiero y bancario se ha visto beneficiado por el aumento también inédito de los depósitos bancarios que bordean los 7.000 millones de dólares, el sector de los importadores que viene llevando adelante pingües negocios gracias a la política de mantener un dólar barato y los sectores empresariales manufactureros que se vienen beneficiando de la subida de precios y la permanente devaluación del salario. Esta situación es la que ha empujado a miles de trabajadores a las calles para defender el poder adquisitivo del salario. Movilizaciones que han contado con la simpatía de importantes franjas de la población.

El gobierno de Evo, garante de los negocios empresariales, ataca a los trabajadores en huelga

Ante este escenario, el gobierno del MAS día a día va evidenciando su rol de garante de los negocios burgueses. Primero lo hizo mediante el gasolinazo, rápidamente derrotado por la movilización popular; y ahora lo hizo gasificando y reprimiendo a las movilizaciones convocadas por la COB. El momento más brutal de la represión antiobrera se produjo el pasado viernes 15 de abril en las afueras de la ciudad de El Alto y dejó 8 maestros gravemente heridos, además de periodistas. Esta represión va a costar la cabeza del comandante departamental de la policía, al filtrarse la filmación de la acción policial. Pese al acuerdo AGL, en conferencia de prensa del martes 19 de abril afirmó que la COB estaría involucrada en “afanes golpistas junto a trotskistas y la oposición de derecha parlamentaria”, afirmando que los campesinos deben ponerse en guardia contra los trabajadores movilizados. Asimismo, anunciaron la aplicación de descuentos a todos aquellos que hubieran acatado la huelga, ya que la misma había sido declarada ilegal por el ministerio de Trabajo. De darse esta nueva provocación gubernamental la COB y el magisterio ya anunciaron la preparación de nuevas medidas de presión.

Un paso en la recomposición de la clase obrera nacional

El elemento más significativo del reciente conflicto no está necesariamente en los acuerdos alcanzados, ya que los mismos, y gracias al rol del burócrata oficialista Pedro Montes, de todas formas implican una pérdida del poder adquisitivo de los asalariados. El elemento clave está dado por la emergencia, después de muchos años, de la clase obrera nacional. Si el año pasado miles de fabriles y maestros protagonizaron lo que hemos llamado la “Rebelión fabril”, focalizados esencialmente en el departamento de La Paz, hoy fueron todas las capitales de departamento las que vieron marchas y movilizaciones de asalariados. En la ciudad de La Paz, delegaciones de cientos de mineros, salubristas, maestros y municipales ocuparon las calles y como hace años, por primera vez, se confundieron en un todo de lucha los cascos marrones de los mineros con los amarillos y blancos de los municipales, los uniformes fabriles y los guardapolvos de los hospitales o de los maestros. Decenas de miles de asalariados empiezan a mostrar el reverdecer de una clase obrera que ideólogos y funcionarios de gobierno, así como la derecha neoliberal, dieron por muerta. Un nuevo sujeto social se está poniendo en marcha aguijoneado por las contradicciones económicas y el rol del gobierno al servicio del empresariado.

Para vencer hace falta barrer a la burocracia: avanzar con una poderosa intersindical

La burocracia sindical de Montes y sus amigos, que durante años estuvieron al servicio del gobierno, compartiendo palcos oficiales y actuando como policía política al interior de los sindicatos, se ha visto rebasada por la fuerza de la movilización. Buscaron una lucha de presión de salida fácil y tuvieron que esperar que el movimiento se desgastara en las calles para poder abrochar un acuerdo que aunque no es garantía de paz social, le da un respiro al oficialismo. Pasaron de reclamar 8.000 bs.
de salario a contentarse con un miserable 15%, luego canjeado por un 11%. Queda como una importante lección de aquí en más, la necesidad de que los trabajadores se doten de formas de organización amplias y flexibles, basadas en la democracia obrera de las asambleas por sector y los delegados con mandato. Desde la LOR-CI hemos impulsado la necesidad de poner en pie un gran pacto intersindical con los sectores combativos, anti-burocráticos y dispuestos a luchar. Sin embargo esto no se logró, lo cual facilitó la labor de Montes en el levantamiento del conflicto. Varios sectores suspendieron las medidas de presión en medio del descontento y las protestas por el acuerdo suscrito. Queda como una valiosa lección para el futuro: los trabajadores no podemos salir del conflicto de la misma manera en la que entramos. Es necesario poner al calor de la movilización, instituciones de la clase obrera que faciliten la lucha y la movilización. El Magisterio de Santa Cruz y de otros departamentos ya anunciaron la movilización para el mes de mayo si no se cumplen las demandas del pliego sectorial, al igual que todo el sector salud que advierte con reiniciar la huelga si se producen los amenazantes descuentos por los días de huelga. Aún continúan algunas empresas en conflicto. No hay tiempo que perder, hay que avanzar en la unidad de los que luchan, en la unidad contra la burocracia, los patrones y el gobierno.

Debemos transformar la fuerza callejera en fuerza política independiente: por un Partido de Trabajadores

No había terminado de enfriarse el conflicto que la prensa ya anunciaba que en el próximo congreso de la COB, y frente al desgaste del MAS y el divorcio creciente entre el gobierno y los trabajadores, la discusión y eventual lanzamiento del primer “partido de los obreros”. Es que mientras el MAS se desgasta y se pone en evidencia la ausencia de alternativas políticas, los sectores avanzados de los trabajadores han empezado a discutir la necesidad de desempolvar algunas resoluciones de la COB y de los mineros para poner en pie un instrumento político de los trabajadores basado en los sindicatos y con plena democracia interna y libertad de tendencias. Consideramos sumamente importante esta discusión y esta perspectiva. Desde la LORCI sostenemos que la única forma de avanzar en la defensa de los intereses de los trabajadores, de dar pasos en serio en la lucha contra el imperialismo y las trasnacionales que aún manejan la política hidrocarburífera, y en dar pasos serios en que la crisis la paguen los banqueros, empresarios y latifundistas es con un partido que sea de la clase obrera, con un programa revolucionario y socialista. Sin embargo consideramos sumamente alentador que los trabajadores construyan su propio partido. En el mismo los revolucionarios pelearemos para que se adopte un programa revolucionario, es decir un programa a la altura de la pelea que va preparando la clase dominante, pero desde ya, llamamos a las organizaciones y grupos que se reclaman de la clase obrera como el POR o el MST, a los sindicatos, federación y confederaciones combativas a dar pasos y a impulsar en forma decidida la construcción de este partido de trabajadores.

Por Javo Ferreira, desde La Paz

Temas Relacionados: Internacional









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota