logo PTS

Actualidad

COMISION ENTRE MACRI, TELERMAN Y EL KIRCHNERISMO

Están pactando el impuestazo

Luego del decretazo e impuestazo de Telerman, aumentando el ABL, entre un 50% y 230% según la zona y en medio de una batahola digna de momentos de campaña electoral, se suspendió el decreto por 30 días.

30 de agosto 2007

Luego del decretazo e impuestazo de Telerman, aumentando el ABL, entre un 50% y 230% según la zona y en medio de una batahola digna de momentos de campaña electoral, se suspendió el decreto por 30 días. Ahora se conformó una comisión bipartita (entre el ejecutivo porteño y miembros de los bloques legislativos del macrismo, kirchnerismo y el ARI hasta el momento), para rediseñar el aumento. Aunque posiblemente no salga tal cual lo había decretado Telerman, está claro que están pactando un impuestazo. Es una demostración más, que estos partidos que gobiernan para los grandes empresarios y negocios inmobiliarios, mienten durante las campañas electorales, ocultando sus verdaderos programas antipopulares.

Hipocresía 1

Bajo un discurso de equidad, Telerman intentó pasar un impuestazo digno de la época de Menem, acordado con Macri. Decía Telerman: “el decreto equilibra un sistema impositivo que estaba distorsionado”. Basándose en que el aumento del ABL era equilibrado según el revaluo de la tierra por barrio. Por ejemplo, si vivís en Parque Chacabuco el aumento sería del 48,17% y si vivieras en Puerto Madero de 227,86%. Lo primero que ocultan es que igualmente en el mejor de los casos te aumentaban el 50%. Y que solo distinguía por barrio y no por vivienda. Por ejemplo, si vivís en una choza en Puerto Madero, pagás más impuesto que si vivís en un palacio en Parque Chacabuco. Esto demuestra a las leguas que este impuestazo no era más que una forma de reducir el déficit fiscal de la Ciudad, y no una forma de “equilibrar el sistema impositivo”.

Hipocresía 2

Ante semejante medida anti popular, salieron al cruce denunciando el impuestazo todo el arco opositor desde el ARI, pasando por los kirchneristas hasta el ibarrismo, actual aliado de K. Es verdad que es un ataque al bolsillo de los porteños, pero lo que no dicen estos personeros es que el ABL como existe hasta ahora es un impuesto totalmente regresivo, o sea que todos pagan casi lo mismo vivas en el Barrio Charrua o en Palermo SOHO. Y lo que es peor, no dicen que incluso este impuesto lo pagan sectores de la ciudad, como Villa Soldati, que no tienen limpieza, ni barrido y con suerte tienen, de alumbrado, un farol por cuadra mientras en los barrios ricos se lustra la vereda y está más iluminado que la cancha de Boca.

Hipocresía 3

Hasta los kirchneristas denunciaron que Telerman hace el “trabajo sucio”, como parte de un acuerdo político más amplio para dejar la Ciudad sin déficit fiscal a Mauricio Macri. Es un hecho que Telerman acelera el trabajo sucio y pretende dejarle a Macri, con quien viene gobernando en armonía, una Ciudad “en orden”. Pero también es un hecho que fue el kirchnerismo el que la semana pasada le dio la posibilidad al macrismo para que tenga su propia policía. Nada más y nada menos que darle “poder de fuego” a quien viene a poner “orden” en la Ciudad contra los trabajadores y el pueblo pobre. “Orden” con el que el propio gobierno nacional colabora, enviando la gendarmería al Hospital Francés, o reprimiendo a los trabajadores del INDEC.

La verdad de la desigualdad

Lo que nadie dice es que más allá de las peleas cuasi electorales todos niegan la verdadera desigualdad social que existe en el país y en especial en la Ciudad. Donde el Alumbrado, Barrido y Limpieza debería ser un servicio del estado para la población pobre, es una forma de “hacer caja” para poder seguir subvencionando a las patronales del transporte, como Metrovías y a las constructoras como las de Puerto Madero, solo para dar dos ejemplos. Constructoras que con el boom inmobiliario están haciendo fortunas, empujando el valor de la tierra a las nubes, que conlleva alquileres costosísimos, que llegan al nivel de ciudades como Nueva York.

Esto conlleva a una crisis habitacional en la ciudad, que hipócritamente tuvieron que reconocer en la legislatura, votando la “Emergencia Habitacional” en 2004. Desde 2005 se crearon 24 nuevos asentamientos cadenciados, según la Defensoría del Pueblo, sin contar los centenares de complejos, cuasi destruidos, ocupados por familias enteras, que no están registrados. Que se suma al incremento de la población en las villas conocidas. Dos de cada 10 habitantes de la ciudad se encuentran en una situación habitacional deficitaria, y unas 600.000 personas no tienen un techo mínimamente digno donde dormir. Desde ya que estos porteños no tienen, ni Alumbrado, ni Barrido, ni Limpieza; y se calcula, según la defensoría del pueblo, que unos 30.000 habitantes de la ciudad ni siquiera tienen cloacas.

A esto se le suma, la crisis edilicia en los hospitales y en las escuelas, donde no tienen calefacción para pasar el invierno y en varios casos, como en el Mariano Acosta, pierden meses de clases porque se caen los techos.

Por todo esto, queda claro, que no podemos esperar nada bueno de la comisión bipartita que acaba de formarse para rediscutir el “impuestazo”, que seguirá en disputa porque todos están en campaña electoral.

Tenemos que pelear por la desaparición del ABL, tal cual existe hoy e imponer un impuesto progresivo a los grandes propietarios urbanos y especuladores inmobiliarios, comenzando por quitar el subsidio estatal al principal terrateniente de la Ciudad, la iglesia católica. Sumando a esto, impuestos progresivos a las grandes fortunas, para aumentar el presupuesto, para crear un plan de obras públicas que bajo control de los trabajadores y el pueblo pobre pueda construir viviendas, hospitales, escuelas dignas, obras viales y llevar Alumbrado, Barrido y Limpieza a todos los trabajadores y el pueblo pobre.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: