logo PTS

Editorial

Es el momento de lanzar una corriente nacional con las banderas de Zanon

El gobierno logró sortear el obstáculo en la Cámara de Diputados que amenazaba con hacerle caer las facultades para fijar las retenciones. Los aliados parlamentarios de la dirección de la CTA, las distintas variantes de centroizquierda que responden a Sabbatella y Pino Solanas, jugaron un rol clave permitiendo el quórum a favor del kirchnerismo, aunque luego se dividieron a la hora de votar la propuesta oficial.

Manolo Romano y Ruth Werner

13 de agosto 2009

El gobierno logró sortear el obstáculo en la Cámara de Diputados que amenazaba con hacerle caer las facultades para fijar las retenciones. Los aliados parlamentarios de la dirección de la CTA, las distintas variantes de centroizquierda que responden a Sabbatella y Pino Solanas, jugaron un rol clave permitiendo el quórum a favor del kirchnerismo, aunque luego se dividieron a la hora de votar la propuesta oficial. “No nos gusta el manejo del INDEC, los tarifazos y otras decisiones de este Gobierno, pero no vamos a arrinconar la gobernabilidad a manos de corporaciones”, sostuvo la diputada Vilma Ibarra. Si de esta acción de la centroizquierda dependiera frenar la embestida de las patronales agrarias, no van a ir muy lejos. Aunque los Kirchner puedan repetir el triunfo en Senadores, lo que no es seguro, sus atribuciones volverán a ponerse en cuestión cuando asuma el “nuevo Congreso”. La UCR, la Coalición Cívica y el PRO, ovacionados por la barra de la Mesa de Enlace, presentaron un proyecto por la vuelta a la potestad del Congreso en fijar los derechos de exportación y la baja de retenciones a la soja del 35% al 25%, unos 3.000 millones de dólares de transferencia a la patronal ruralista. Junto al peronismo disidente, que discrepa de algunos puntos menos en el recorte de ingresos fiscales a favor de los sojeros. La prórroga de “gobernabilidad” es apenas un respiro, y la guerra declarada con el Grupo Clarín, la principal usina de la oposición, en el fabuloso negocio de la televisación del fútbol, anuncia que seguirán los golpes y contragolpes en la crisis política nacional.

Un nuevo movimiento obrero

Sin cerrar las disputas entre los de arriba, el gobierno se vio obligado a retroceder con el tarifazo de gas y luz ante el rechazo popular. Hasta Moyano debió pronunciarse en disidencia con el gobierno. El hecho demuestra que lo que más está cambiando es la relación de fuerzas con los de abajo. Un nuevo estado de ánimo se está extendiendo entre los trabajadores y el pueblo alentado por la debilidad del gobierno, la carestía de la vida, el aumento de los despidos y la inestabilidad del empleo.

“Me parece muy importante que en cualquier hogar del país se pueda ver un partido de fútbol de primera”, dijo Moyano. La justa medida recoge simpatía popular. Pero si -como dijo el escritor Andrés Rivera- bajo el primer gobierno de Perón “el asado era el plato de la democracia argentina”, el kirchnerismo no puede ofrecer más que fútbol televisado como nivelador de “justicia social”.

Son innumerables los ejemplos que se agregan, semana a semana, que dan cuenta del despertar obrero, del inicio de una ebullición que prepara una oleada nacional de luchas.

En el marco de las crisis fiscales que recorren las provincias, los municipales del SEOM de Jujuy han ido al paro reclamando por las condiciones de trabajo, y los hospitales en Tierra del Fuego están paralizados por la lucha salarial, a pesar del acuerdo de paz social firmado por ATSA con el gobierno de Fabiana Ríos. En la misma Ushuaia, hace 5 días están sin transporte de colectivos por la huelga con manifestaciones que reclama la reincorporación de choferes despedidos. En Santa Cruz los desocupados tomaron las oficinas de YPF en el marco de un poderoso paro petrolero, y la aguda crisis en la que acaba de renunciar el histórico ministro de Economía de todos los últimos gobernadores de la provincia de los Kirchner.

Los de Luz y Fuerza de Mar del Plata y otras ciudades del interior de Buenos Aires se movilizaron en Balcarce y cortaron la Ruta 226 contra el vaciamiento de las cooperativas de electricidad y la imposición de un convenio desfavorable. Las cooperativas Textil Quilmes, Esperanza del Plata, La Nueva Aván y Disco de Oro se movilizan a La Plata para exigir la sanción de las leyes de expropiación de inmuebles destinados a generar fuentes de producción y empleo.

En las grandes fábricas del Smata, como en Ford y Volkswagen en el cordón industrial de la zona norte del Gran Buenos Aires donde recientemente se eligieron nuevos delegados, comenzó un quite de colaboración por aumento salarial pese a que la burocracia sindical de la Lista Verde busca calmar el descontento, en especial de los jóvenes.

En la Capital, los trabajadores del subte comienzan a debatir un plan de paros, si esta semana el ministro Tomada no les da una respuesta favorable al reclamo del 25% de aumento salarial y el reconocimiento del nuevo sindicato que pide ser la genuina representación de los trabajadores en las paritarias.

Se va a acabar, la burocracia sindical...

La espontaneidad obrera que empieza a manifestarse, sin duda obedece también a la debilidad en que ha quedado una burocracia sindical aliada al gobierno y sin nada para dar. En la UOM, la dirección del kirchnerista Caló desactivó la lucha unificada del gremio pero no la bronca que recorre la base en todas las fábricas. Los metalúrgicos de la empresa Mahle ingresaron a la sede de la seccional de la UOM Rosario para exigir un congreso de delegados y la realización de un paro nacional en defensa del empleo de 500 familias. En este marco, sectores de la cúpula sindical intentan disciplinar con acciones punitivas al nuevo activismo y los delegados combativos. El Secretario Adjunto de la UOM Campana Abel Furlán y los agentes sindicales de Techint, montaron un “Congreso” para expulsar del gremio a los delegados de base que encabezaron la rebelión salarial en Siderca. Los acusan de “poner en riesgo la unidad de los trabajadores”, “producir desmanes y reprochar por qué no se iba a cortar la ruta” en el reciente conflicto. Pero estas acciones desesperadas de una dirigencia muy desprestigiada se le vuelven en contra y abren la posibilidad de que los delegados rebeldes y combativos se multipliquen.

Así también en la elección de delegados en el ex - ferrocarril Roca, José Pedraza, con el aval del Ministerio de Trabajo, acaba de proscribir a la lista de oposición clasista. Pero la oposición proscripta recoge las más amplias simpatías en un clima de descontento por la imposición de la lista única, en medio de reclamos salariales insatisfechos y un cada vez más desastroso servicio y condiciones de trabajo.

Una fuente de inspiración

La expropiación de Zanon es un triunfo de años de ejemplar lucha de los obreros ceramistas de Neuquén, pero aún más valioso es su sindicato forjado al calor de la crisis capitalista anterior, en duras luchas contra la patronal, los matones sindicales y la represión estatal. “La expropiación es una solución parcial, aunque rescatamos que es muy importante, porque es un paso que nos permitiría seguir por nuestra lucha de fondo, que es la estatización definitiva de la fábrica. Nosotros queremos a Zanon definitivamente al servicio del pueblo y no vamos a parar hasta que esto se logre, aunque reconocemos que sacarle la propiedad a un capitalista como Luigi Zanon y que la fábrica quede en manos de los trabajadores es un paso gigante”, dice nuestro compañero Raúl Godoy en la edición de Página/12.

Con los ceramistas de Zanon, con los delegados del subte, con la oposición clasista de telefónicos, ferroviarios y docentes, con todas las organizaciones antiburocráticas y combativas y junto a los nuevos delegados y activistas, está planteado construir una corriente político sindical -tanto en la CGT como en la CTA- que cobre influencia en una franja importante de la clase trabajadora, que se prepare para disputar la dirección del movimiento obrero con un programa de acción para que la crisis la paguen los capitalistas.

Temas relacionados: