logo PTS

Comunicados de prensa

Enorme solidaridad de los estudiantes de la UNGS

Esta semana no fue una semana más en la universidad. Al hacerse más crudo las consecuencias del temporal que todos los políticos patronales transformaron en crimen social con más de 50 muertos, desde la Juventud del PTS junto a los compañ[email protected] que militamos en común en la Agrupación Oktubre nos pusimos a la cabeza de impulsar una campaña solidaria entre los estudiantes para juntar alimentos, ropa y otras cosas necesarias para los damnificados que sufrieron esta desidia capitalista.

PTS

10 de abril 2013

Esta semana no fue una semana más en la universidad. Al hacerse más crudo las consecuencias del temporal que todos los políticos patronales transformaron en crimen social con más de 50 muertos por no invertir un peso en infraestructura para el pueblo trabajador y llenarse los bolsillos junto a los empresarios, desde la Juventud del PTS junto a los compañ[email protected] que militamos en común en la Agrupación Oktubre nos pusimos a la cabeza de impulsar una campaña solidaria entre los estudiantes para juntar alimentos, ropa y otras cosas necesarias para los damnificados que sufrieron esta desidia capitalista. Éramos consientes, y nuestra bronca crecía cada minuto más, de que había que romper el hielo y la rutina de la agenda que le impregnan los K como conducción del CEUNGS a la vida política universitaria. Porque no podía continuar todo del mismo modo. A esa rutina fría y pasiva con las que se caracterizan no solo los K (que es más normal ya que defienden este modelo) o grupos reformistas como La Mecha, sino también la izquierda como el PO que se proclaman por la revolución obrera y socialista y pareciera no hervirles la sangre ante semejante crimen social, había que oponerle la intervención en las cursadas y en toda la universidad impulsando una campaña activa y solidaria, realizando asambleas y debates para intercambiar con los estudiantes cuales son las causas de este desastre. A todo esto nos dedicamos. Y al llegar el sábado para irnos a Las Tunas seguían llegando cosas de los estudiantes, ocupando casi todo el micro escolar con alimentos y ropa, quedando poco espacio para que los estudiantes puedan viajar: algunos se fueron viajando por su cuenta, y otros se quedaron. La gestión de Rinessi no quiso poner un micro (en el que fuimos nos enteramos luego que fue un contacto de los K) y se negó a entregar agua para los damnificados. No va a ser cosa que del presupuesto que reciben se destine una parte para las familias pobres que perdieron todo y que los sueldos de las autoridades sigan sin tocarse eh!!!. Hipócritas.

Nuestra pelea por la asamblea y la derrota de los K

A propuesta de nuestra juventud impulsamos un frente único con flexibilidad táctica con todas las corrientes del centro de estudiantes, incluyendo a los propios K, poniendo por delante la gran campaña activa que permitió juntar cientos de cosas, pero a su vez dando una fuerte lucha política con los kirchneristas que conducen el centro para que discutamos en las cursadas y luego en la Asamblea las causas de este crimen social y como planificar la entrega de cosas. Los K, además de que escapaban a todo tipo de debate publico sobre los responsables políticos de este crimen, boicotearon todo tipo de organización desde abajo de los estudiantes a trabes de asambleas o reuniones amplias. En las dos asambleas que se hicieron se terminaban yendo cuando los estudiantes empezábamos a debatir y pronunciarnos contra por el castigo a los culpables. El argumento de los kirchneristas era que queríamos dividir y que lo mas importante era “solidarizarnos” queriendo esconder detrás de sus caretas el cinismo de su gobierno y las causas de este modelo “Nacional y Popular” y de “Inclusión social”. Pero este argumento se caía como un castillo de naipes cada minuto que pasaba, viendo que cientos de estudiantes alcanzaban bolsas de ropa y comida colmando un micro de solidaridad. Porque la Juventud del PTS seguía siendo la que estaba a la cabeza de esta campaña solidaria, éramos quienes interrumpíamos las cursadas, llamábamos a asambleas, interpelábamos a los estudiantes arrastrando a las corrientes que temblaban como un hielo y se preguntaban si lo que hacíamos estaba bien, si no había que esperar y acompañar un proceso y no “forzar las cosas”. La realidad los corrió por izquierda una vez mas.

Nunca dividimos o rompimos el frente único, al contrario, los que se terminaban yendo de las asambleas era la conducción del CEUNGS. Porque se negaban a escuchar que es una farsa eso que dicen de la década ganada. Porque estos son unos jóvenes acríticos, que no cuestionan ni un poquito este orden social y están completamente subordinados al Gobierno de CFK. Pero también porque las mismas asambleas, donde nosotros fuimos los impulsores, es un método al cual las burocracias estudiantiles (como los K, pasando por los reformistas y las burocracias de izquierda) se oponen por el vértice. Son enemigos acérrimos de la autoorganización, y de tomar resoluciones en estos espacios porque le temen al debate y que se les salga de las manos la rutina que quieren imponer.

Pudimos de igual modo ganar esta pelea, además de cambiar la rutina de todos los días para que la universidad deje de ser una burbuja. Porque mas allá del boicot de los K y La Mecha en no querer llamar a asambleas logramos hacerlas junto a un pequeño pero importante activismo donde estudiantes independientes y de las agrupaciones tuvieron la posibilidad de votar. Y votamos que la asamblea se pronunciaba por el juicio y castigo a los responsables políticos del gobierno nacional, provincial y municipales, y por la indemnización a todas los perjudicados por el temporal. Esta asamblea de estudiantes de la UNGS tomo cuerpo y voto además continuar con la campaña solidaria. Y resolvió ir a Las Tunas en caravana junto a los [email protected] de Donelley que también recaudaron cosas a propuesta de la Bordo Grafica.

La Unidad Obrera-estudiantil en el Tigre profundo que Massa esconde

Unos 50 estudiantes confluimos en Henry Ford y Pana junto a los [email protected] de Donelley y su Comisión de Mujeres, esos [email protected] que día a día enfrentan a la patronal y vienen avanzando en desarrollar una corriente antiburocrática y clasista en el Movimiento Obrero de zona norte. En el micro donde viajábamos los estudiantes se subió una compañera de la Comisión de Mujeres de Donelley, madre de 3 hijos y compañera de un trabajador de la fábrica quienes viven en Las Tunas. Y nos contaba la experiencia de estos días, que debió dejar a sus hijos en la casa de una vecina porque le hervía la sangre y quería ayudar. Porque tampoco naturalizo esto, y ante el silencio de los jóvenes K en el micro, denunciaba la hipocresía de Kristina que nunca hizo nada por los trabajadores y el pueblo pobre. Uno de La Campora en el micro le pregunta, al escuchar que no cobraba esta compañera la asignación familiar, cuanto ganaba su marido, y ella le dice “8 mil”. “Ah esta bien” responde el joven K, y mientras ella le explicaba con dialogo que viven con los justo, que no se deje llevar por el indec, un compañero de la JPTS le respondió que si ganan eso no es porque el gobierno y la patronal son buenos sino por la lucha y la organización de esa comisión interna. El micro reventó de aplausos dejando a los “soldados de Perón” en silencio total.

Llegamos al bachiller popular de Las Tunas, y nos despedimos con un abrazo de los [email protected] y de la comisión de mujeres de Donelley que continuaban un par de cuadras más para entregar las donaciones. Discutimos con el referente del bachillerato que relación tenían con Massa y la municipalidad, ya que no queríamos entregar todo lo recaudado y dejárselo en manos de los punteros del PJ. Ante todas las dudas definimos junto al referente recorrer el barrio casa por casa entregando bolsas de comida y poniendo en la puerta del bachiller la ropa, el agua y los pañales para que los vecinos se acercaran y lleven las prendas y calzados necesarios. Y así una delegación salimos a caminar las calles del barrio junto al referente del bachillerato y a entregar la comida. La primera casa a la que fuimos ya hacia que las lagrimas empiecen a recorrer las mejillas y que la bronca contra este sistema aumentara segundo a segundo. La señora madre de un chico discapacitado sale de la casita humilde, y nos cuenta que perdió todo, y que el colchón de su hijo lo tenía todo húmedo. Le preguntamos si necesitaba un colchón que habíamos traído, y nos responde con total sinceridad: “miren que hay gente que también va a necesitar, si quieren pasen a ver como esta mi casa, así ven que no miento”. Le negamos la invitación porque su honestidad sobraba y se metía por las venas de cada uno de nosotros.

Caminamos mas al fondo, en ese Tigre profundo que el parasito de Massa esconde y tapa con los paredones del Country, esos paredones con 3 metros de alto y alambre eléctrico en su cima, que son parecidos a los paredones de Gaza. De un lado gerentes, patrones, funcionarios políticos y grandes comerciantes, algunos curas del alto clero y militares de alto rango, y del otro jóvenes laburantes de la construcción, mujeres sirvientas de los ricachones, familias que juntan cartón y que no tienen ninguna perspectiva de vida. De un lado explotadores y del otro explotados. De un lado los responsables junto a Massa de que el barrio Las Tunas se inunde hasta el cuello y del otro los que perdieron todo por el temporal. Al continuar caminando se lee en esas paredes (obvio del lado de los pobres) “fuera gendarmes de Las Tunas”, expresión del rechazo a los represores que hostigan a los pibes todos los días. En una casa nos ofrecen unos mates. En otra un trago de vino. Sale Dani, un joven laburante de la casa, y nos comenta que ahí, a 10 metros de donde estábamos parados, tiraron el paredón para que el agua baje. Nos cuenta mientras el odio de clase crecía en nuestras tripas a flor de piel y observábamos ese paredón que comienza a un metro y medio de la altura de las calles de Las Tunas. Si, el barrio esta hundido un metro y medio abajo del piso del Country: “Tuvimos que tirarlo porque nos estábamos ahogando. Agarramos picos y partillos los vecinos y lo tiramos. De adentro, la seguridad privada y la yuta nos cagaban a tiros, sin importarle que había niños y mujeres ahí adelante. Nosotros mas vale que respondimos con piedras”. Y cada historia hacia que el nudo en la garganta aumentara. “Ahí, ese zanjon casi chupa a dos pibitos porque el agua corría a full. Los agarre de la campera porque sino se morían”. Una joven madre nos cuenta “desde que pusieron este Country se inunda seguido. Antes no pasaba. Y cuando llueve el agua rebota con el paredón y vuelve. Lo tiramos al paredón para que corra un poco el agua. Esto es culpa de Massa, que solo viene cuando quiere votos. Acá esta llenos de punteros que quieren un beneficio con el dolor de la gente. Y nosotros perdimos todo. El otro día vino un puntero y lo sacamos cagando. No nos escuchan nunca los políticos. Massa el mismo día no dejo entrar a Crónica para que no salga en la tele. Cortamos la ruta 9 para ver si nos dan bola.Y cuando tiramos el paredón, una vieja cheta de ahí adentro salia sobrándonos diciendo que les pasa chicos? Beni y dormí una noche acá adentro con el agua por el cuello le respondí, con tus hijos, y ver si te bancas esto. Mientras tenia que subir a mi chiquito arriba de la mesa para que no se ahogue, los del Country limpiaban los autos nuevos ante la caída de la lluvia”. Veíamos que la bronca de estas familias era profunda, que estaban dispuestos a cortar la ruta 9 de vuelta, y que con los “chetos estos” todo mal. Que no les va a temblar el pulso para tirar el paredón de vuelta. Pero esa bronca era de clase, contra los que se les rien en la cara mientras limpiaban los autos 0km últimos modelos e importados, contra estos funcionarios políticos de los empresarios que no les importante nada de nada de la vida de estas familias. Contra esas balas de la maldita policía y de la seguridad privada que tarde o temprano volverán. Pero la solidaridad entre los trabajadores y pobres, entre esos mismos vecinos, se veía que era enorme. Cuando estábamos por volvernos, luego de llevar cosas y caminar varias cuadras y tomar una gaseosa con unos jóvenes, la ropa casi que se había entregado todo. La comida pudimos entregarla toda.

El Tigre de Massa expresa esta sociedad de clase. Y es una muestra de este sistema social que es tan injusto y tan podrido que merece perecer. Porque al volverme, mientras le preguntaba a los jóvenes K donde esta la inclusión social, me sentía muy emocionado y contento por lo que hicimos en la semana y poder traer esta solidaridad al barrio de Las Tunas, pero para nada me sentía conforme. Porque no hay otro camino que acabe con esta impunidad e injusticias si no es por el camino de la revolución obrera y socialista. Un camino difícil de recorrer y conseguir el objetivo, pero entusiasmante, un camino que vale la pena recorrerlo, mucho mas luego de esta jornada. Como no voy a organizarme y luchar luego de esto?

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837