logo PTS

Mundo Obrero

MENDOZA: GRAN ELECCION DE LA MARRON-FUCSIA

Elecciones Sute: la celeste se quedó libre

Maure sigue. No consiguió banco en las escuelas, pero tiene la mesa servida en Casa de Gobierno. La Celeste logró retener la dirección del sindicato contra la expectativa, claramente mayoritaria, de lograr un cambio de la conducción que lleva doce años al frente del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación. Este resultado, impuesto desde afuera” a las escuelas provocó un clima de bronca y decepción, y ha abierto una importante discusión en la oposición del Sute.

Alejandro Cámac

8 de julio 2010

Maure sigue. No consiguió banco en las escuelas, pero tiene la mesa servida en Casa de Gobierno. La Celeste logró retener la dirección del sindicato contra la expectativa, claramente mayoritaria, de lograr un cambio de la conducción que lleva doce años al frente del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación. Este resultado, impuesto desde afuera” a las escuelas provocó un clima de bronca y decepción, y ha abierto una importante discusión en la oposición del Sute. 

La derrota en las elecciones de Juntas de principio de año le había mostrado a la conducción, desvergonzada aliada del gobierno de Jaque y responsable de firmar acuerdos denigrantes para los docentes y celadores, que sería rechazada masivamente en las escuelas. De ello tomaron nota y pactaron con el gobierno concesiones “de última hora” para rearmar su aparato electoral (adjudicación de casas, subsidios, etc.) acompañadas de un despliegue descomunal de prensa y promesas para mantener cautiva su base -que ve al SUTE más como una mutual que un sindicato- a la espera de beneficios “que sólo llegarán si sigue la Celeste”.
 
Pero lo que determinó el resultado electoral fue la desafiliación promovida por la Celeste durante años. Maure no sólo desalentó la afiliación de las nuevas camadas de suplentes sino que tambien promovió la desafiliación voluntaria de los decepcionados con la conducción que la aplicó en forma directa, desafiliando compulsivamente a los suplentes que dejan de cobrar en vacaciones o pierden eventualmente el cargo. Así “lograron” reducir más de 3 mil afiliados activos del padrón electoral del 2007. Hoy, de los 47mil trabajadores activos de la provincia, sólo 12mil están afiliados al Sute. Sólo esta realidad explica que el padrón de 6mil jubilados, relativamente “beneficiados por el 82%” que algunos han empezado a cobrar, tenga un peso decisivo en las elecciones a favor de la Celeste.

La derrota de la Lila

La gran derrotada de estas elecciones es la Lista del Pichi Ginevra, que apostó a ganar cooptando los dirigentes que fueron rompiendo con la Celeste y el apoyo del aparato cobista para una campaña “desde arriba”. Aunque denunciaron correctamente el “pacto Jaque-Maure”, que hoy se demuestra innegable con negociaciones escandalosas por fuera del ámbito paritario, donde acuerdan privilegios para los funcionarios y jerárquicos, al mismo tiempo que dicen que no hay plata para aumentar el presupuesto educativo y los salarios de los que sí trabajamos en la educación.

Estos compañeros, no propusieron una alternativa capaz de entusiasmar más allá de su base tradicional y pagaron caro su ubicación como “garantes” de la antidemocrática elección organizada por la Celeste. Primero se negaron a reclamar asueto para que todos los afiliados pudieran ir a votar, y para coronar su claudicación salieron a “reconocer el triunfo de la Celeste” antes de que la misma junta electoral revisara los escrutinios, ayudando a tapar todas las irregularidades de la elección. La Lila ha demostrado que mientras ellos sean la oposición mayoritaria, Maure nunca se irá del Sute.

 
Gran elección de la Marrón-Fucsia

Un contraste con este escenario electoral “exitosamente” distorsionado por la burocracia, es el notable avance la oposición clasista contra las maniobras fraudulentas de la conducción. La Marrón-Fucsia, que llevó a dirigentes reconocidos como Nora Bruccoleri y Roberto Garcés, creció significativamente, pasando de los 1.300 votos (14%) de la oposición de izquierda del 2007 a 2.150 votos (20%); mientras que la Celeste y la Lila se estancaron en los mismos porcentajes (36 y 34%). La Marrón logró una histórica elección en el Gran Mendoza, ganándole a la burocracia Celeste.
Además, por primera vez en la historia de la oposición de la izquierda docente, ganó el primer lugar en Las Heras y Lavalle (los departamentos del norte provincial). Pero, sin lugar a dudas, la mayor conquista fue la nueva militancia que sumó un programa claramente antiburocrático e independiente de las patronales para transformar desde abajo el sindicato. Casi un centenar de compañeros militaron activamente en la campaña y más de 250 fiscales defendieron los votos opositores el día de la elección. 

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: