logo PTS

La clase obrera ante el bicentenario

El contenido de clase del Genocidio

En su célebre “Carta abierta de un escritor a la Junta Militar”, escrita en marzo de 1977, Rodolfo Walsh señalaba: “En la política económica de ese gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes, sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada. En un año han reducido ustedes el salario real de los trabajadores al 40%, disminuido su participación en el ingreso nacional al 30%, elevado de 6 a 18 horas la jornada de labor que necesita un obrero para pagar la canasta familiar, resucitando así formas de trabajo forzado que no persisten ni en los últimos reductos coloniales…

PTS

13 de mayo 2010

En su célebre “Carta abierta de un escritor a la Junta Militar”, escrita en marzo de 1977, Rodolfo Walsh señalaba: “En la política económica de ese gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes, sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada. En un año han reducido ustedes el salario real de los trabajadores al 40%, disminuido su participación en el ingreso nacional al 30%, elevado de 6 a 18 horas la jornada de labor que necesita un obrero para pagar la canasta familiar, resucitando así formas de trabajo forzado que no persisten ni en los últimos reductos coloniales…

Congelando salarios a culatazos mientras que los precios suben en las puntas de las bayonetas, aboliendo toda forma de reclamación colectiva, prohibiendo asambleas y comisiones internas, alargando horarios, elevando la desocupación al récord del 9% y prometiendo aumentarla con 300.000 nuevos despidos, han retrotraído las relaciones de producción a los comienzos de la era industrial y cuando los trabajadores han querido protestar los han calificados de subversivos, secuestrando cuerpos enteros de delegados que en algunos casos aparecieron muertos, y en otros no aparecieron”. En numerosas fábricas, las patronales instalaron directamente en acuerdo con los golpistas centros clandestinos de detención, donde se torturaban y desaparecían a los trabajadores que los empresarios identificaban como “subversivos”.

Diversos estudios posteriores muestran como efectivamente en la dictadura de Videla y Martínez de Hoz el genocidio estuvo al servicio de aumentar los niveles de explotación de la clase obrera y las ganancias de los capitalistas. Bajo la dictadura se provocó una fuerte caída del salario real y de la participación obrera en el reparto de la renta nacional, mientras con la nueva ley de regulación de entidades financieras de 1977 se favorecieron todo tipo de negocios especulativos del capital, al tiempo que se tomaban medidas para beneficiar a diferentes grupos empresarios que aumentaron en esos años sus negocios y ganancias, de la “patria financiera” y la “patria contratista” a los “capitanes de la industria”. Para 1977 la participación asalariada en el ingreso total había caído un 30% respecto de los niveles de 1974. Es un porcentaje siete puntos menor que el anterior piso histórico (ocurrido en 1959) señalado en una serie que analiza la distribución funcional del ingreso en Argentina desde 1945 hasta la fecha (Kennedy y Graña, “Salarios y productividad en la industria argentina”). También el salario real experimentó en ese período una fuerte caída. En otro trabajo se muestra que si consideramos para el año 1976, cuando se produce el golpe, una base 100 (que ya implica una fuerte caída de los niveles de 1974), al final de la dictadura el índice del salario real había caído a 79 (Basualdo, “La distribución del ingreso en la Argentina y sus condicionantes estructurales”). En la misma investigación se muestra cómo esta caída se profundizó en los años posteriores, bajo gobiernos radicales y peronistas (Ver Gráfico n° 1 y Tabla n° 1). Así podemos notar que desde la dictadura cada gobierno, aunque hubo en ellos mejoras momentáneas, terminó con una nueva caída histórica del poder de compra de los trabajadores. Esto sigue constituyendo una de las “herencias malditas” de la dictadura que han preservado los posteriores gobiernos civiles.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: