logo PTS

Nacional

LA RIOJA

“El Famatina no se toca”

Bajo la consigna “el agua vale más que el oro”, el pueblo de Famatina y Chilecito se movilizó masivamente cortando los accesos al cerro para impedir la instalación de la transnacional Osisko Mining.

Miguel Raider

19 de enero 2012

Bajo la consigna “el agua vale más que el oro”, el pueblo de Famatina y Chilecito se movilizó masivamente cortando los accesos al cerro para impedir la instalación de la transnacional Osisko Mining, la que se propone extraer oro usando 300 millones de litros de agua por día, mezclados con cianuro, uranio y soda cáustica, provocando consecuencias irreversibles sobre la salud y el equilibrio de medio ambiente. Por eso desde el 2 de enero cientos de activistas ocuparon el camino de ripio en Alto Carrizal y montaron un campamento que obstruye la entrada de las maquinarias y del personal de la multinacional. El proyecto de Osisko es el mismo que trajo la Barrick Gold, expulsada por la resistencia popular en 2006.

Si bien la convocatoria partió de los grupos ambientalistas organizados en la Unión de Asambleas Ciudadanas, rápidamente se transformó en un movimiento en las calles con más de 6.400 personas movilizadas, entre ellos empleados públicos, docentes, viñateros, pequeños comerciantes, que exigen la anulación del convenio firmado por el gobernador de La Rioja. Luis Beder Herrera asumió su cargo prometiendo una legislación contra la minería a cielo abierto, que fue derogada al poco tiempo.

Criminalización de la protesta social

Con el objeto de aislar la lucha, Beder ordenó la interrupción del servicio de colectivos que une Famatina con otras localidades. Para amedrentar, envió cientos de efectivos de la Brigada de Acción Operativa, un grupo de elite de la Policía riojana, que se instaló en el principal acceso al pueblo, controlando los ingresos y los egresos y exigiendo los datos de las personas. El director de Vialidad Provincial de La Rioja, Miguel Angel Bertolino, presentó una denuncia penal y civil contra los asambleístas que cortan el camino sobre la Ruta Provincial 16. Atrás quedaron las promesas del vicegobernador Sergio Casas de no reprimir la protesta social: diez asambleistas fueron procesados bajo el Artículo 194 del Código Penal. Ya previamente la Unión de Asambleas Ciudadanas denunció “la aparición de una lista negra creada por la empresa Osisko Mining Corporation, donde se identifican detallando, datos personales, profesión, etc. de integrantes de estas asambleas”, contemplando la posibilidad real de utilizar “la ley antiterrorista para criminalizar a quienes se oponen a los intereses de las transnacionales” (http://opsur.org.ar/, 19/12/11).

Nacionalización de la minería bajo control de los trabajadores y la comunidad
Hay que apoyar al pueblo de Famatina emprendiendo acciones solidarias con sus legítimos reclamos, exigiendo el retiro de las fuerzas represivas y luchando por el desprocesamiento de todos los activistas. La CGT y las dos CTA deberían llamar a una jornada de movilización nacional para sortear el aislamiento.

Amén de infinidad de exenciones impositivas y nulo pago de regalías, ganancias y derechos de importación, si las mineras viven en el paraíso es gracias a la legislación menemista que mantuvieron los Kirchner, en particular el Código Minero, una legislación proimperialista que garantiza los negocios de los capitalistas y el saqueo más irracional, prohibiendo taxativamente al Estado “por sí solo” la explotación de esta actividad económica. Para acabar con la desidia, es necesario erradicar la minería a cielo abierto y nacionalizar la industria minera para ponerla a funcionar bajo control de los trabajadores y la comunidad en base a un plan racional discutido democráticamente a partir de los genuinos intereses de las grandes mayorías populares.


Un soporte del “modelo”

Con la explotación de minería a cielo abierto en Famatina, Osisko estima obtener 8,97 millones de onzas de oro, poco más de la mitad de las reservas que acumula por 17,41 millones de onzas, un negocio redondo a costa de la salud y la contaminación del medio ambiente. Esta orientación es uno de los soportes del “modelo nacional y popular” del gobierno de Cristina que vetó la Ley de Protección de Glaciares.

Bajo la legislación misma vigente desde el menemismo, el gobierno nacional promueve 141 proyectos de minería metalífera a cielo abierto en 12 provincias. Más de la mitad se concentran en San Juan (22), Catamarca (9), La Rioja (10), Salta (22) y Santa Cruz (21). Ya hay cuatro en estado de explotación en Alumbrera y Agua Rica (Catamarca), Veladero (San Juan) y Cerro Vanguardia (Santa Cruz). El proyecto binacional de Pascua Lama en manos de la Barrick Gold es el de mayor envergadura al utilizar 17 camiones de cianuro por mes, 370 litros de agua por segundo y 200 camiones de explosivos por mes.

A diferencia de la minería tradicional, la minería a cielo abierto recoge los metales remanentes disueltos en las rocas, dinamitando montañas enteras para luego triturar sus restos con sustancias tóxicas como cianuro, uranio y acido sulfúrico, de impacto irreversible en la salud y el medio ambiente. Como sostienen los asambleistas, es necesario erradicar esta forma de producción criminal que impulsan el gobierno y los capitalistas más rapaces.


Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: